El Mundo

Fuerzas aliadas bombardearon Libia

Una coalición de cinco países, que incluye a Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Canadá e Italia lanzaron ataques sobre objetivos libios destinados a paralizar a las fuerzas leales a Muammar Kaddafi. La operación "Odisea al amanecer" se mantendrá hasta que el líder libio ceda el poder, mientras miles de seguidores custodian su residencia en Trípoli.

Sábado 19 de Marzo de 2011

Una coalición de cinco países, que incluye a Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Canadá e Italia lanzaron esta tarde ataques sobre objetivos libios destinados a paralizar a las fuerzas leales a Muammar Kaddafi, confirmó el Pentágono.

Los ataques aéreos tuvieron como objetivo principalmente las defensas antiaéreas en torno a las ciudades libias de Trípoli y Misrata, dijo el funcionario a la prensa que pidió no ser identificado, en una operación conjunta denominada “Odyssey Dawn” (Odisea al Amanecer), que se mantendrá hasta que el líder libio ceda el poder.

Unos 25 buques de la coalición, entre ellos tres submarinos estadounidenses con misiles Tomahawk, están a la espera en el mar Mediterráneo, según una imagen militar. Cinco aviones de reconocimiento estadounidense están sobre el área, agregó. Un oficial dijo a Reuters que Estados Unidos ya había lanzado misiles crucero desde un buque contra objetivos libios.

Aviones franceses comenzaron hoy a bombardear Libia luego de desoír el llamado de Trípoli al envío de observadores para verificar el cumplimiento de la tregua iniciada ayer, y tras dar por hecho que el líder libio Muammar Kaddafi violó una resolución del Consejo de Seguridad que exige un alto el fuego.

El Ministerio de Defensa galo informó que la aviación francesa “destruyó su primer objetivo en Libia”. Fue en la zona sur de Bengasi, y destruyeron al menos cuatro tanques militares.

Más tarde, los Estados Unidos y Gran Bretaña lanzaron misiles cruceros contra fuerzas de Kaddafi en Trípoli. El Pentágono informó que 112 misiles de crucero fueron lanzados desde buques de guerra estadounidenses, buques británicos y submarinos en el Mediterráneo, los cuales lograron impactar 20 objetivos.

Un alto mando del organismo dijo que el ataque se realizará por etapas contra instalaciones de defensa aérea cerca de Trípoli y en la zona costera próxima a Bengasi, el bastión de los rebeldes que había sufrido los ataques de las fuerzas de Muamar Kaddafi. Estados Unidos tiene diversas fuerzas y buques en la zona, incluyendo también submarinos, buques destructores y vehículos anfibios así como naves de aterrizaje.

Por su parte, el presidente español José Luis Rodríguez Zapatero explicó que el ejército español va a participar en dos misiones: el establecimiento de una zona de exclusión aérea y el embargo de armas al régimen libio. En la primera misión participan varios aviones, que se trasladarán en la tarde de este sábado a bases aéreas italianas y que ya estarán este domingo a disposición de la coalición. En total, España mandó a Libia 6 aviones, 1 fragata y 1 submarino

Apenas se produjeron las denuncias de violación por parte de Trípoli, el vocero gubernamental Musa Ibrahim sostuvo que “no se están produciendo ataques en absoluto sobre Benghazi. Son los  rebeldes quienes están atacando los pueblos y las ciudades para  instigar la intervención militar externa”. Por su parte, los rebeldes afirmaron que expulsaron a tropas  de Kaddafi de la ciudad de Benghazi, último bastión rebelde en el este del país.

Además, Kaddafi aseguró que la resolución de Naciones Unidas  que permite la zona de exclusión aérea responde “a un colonialismo  descarado (...) que tendrá serias consecuencias para el  Mediterráneo y Europa”. Alemania, en tanto, afirmó que no participará de las  maniobras militares en Libia, pero se negó a enviar veedores  internacionales, indicó la agencia de noticias española Europa  Press.

“Los revolucionarios hemos tomado el control de cuatro  tanques dentro de Benghazi. Las fuerzas rebeldes echaron a las  fuerzas de Kaddafi y están buscando a sus tropas en el área de  acceso occidental” de la ciudad, dijo Nasr al Kikili, un abogado  que trabaja en el centro de prensa rebelde. La costera Benghazi, ubicado de lado este de la medialuna  libia sobre el Mar Mediterráneo, es el último bastión rebelde en  pie.

La cadena de noticias qatarí Al Jazeera difundió que, según  fuentes que no identifica, al menos 26 personas han muerto y otras  40 han resultado heridas por los enfrentamientos entre rebeldes y  tropas leales a Kaddafi en Benghazi. A su vez, los aviones de la fuerza aérea francesa están  impidiendo que las fuerzas de Trípoli ataquen Benghazi, dijo hoy el  presidente francés, Nicolas Sarkozy.

En una conferencia de prensa al cabo de la cumbre celebrada  hoy el palacio del Eliseo, Sarkozy dijo que su aviación sobrevuela  el territorio libio para impedir ataques aéreos de parte de las  fuerzas de Kadafi, y agregó que están “listos para intervenir  contra los blindados”.

Los rebeldes se levantaron contra Kaddafi hace poco más de un  mes en exigencias de cambios políticos y de la caída de un régimen que lleva 41 años y que consiguió el mayor desarrollo humano de  Africa, según datos de Naciones Unidas. Esta insurrección tuvo lugar tras las caídas de Zine El  Abidine Ben Ali en Túnez (23 años de presidencia) y de Hosni  Mubarak en Egipto (30 años en el poder). Aunque en estos casos no hubo sublevación de unidades  militares y las manifestaciones fueron completamente pacíficas,  hubo centenares de muertos sin que la OTAN interviniese en ninguno  de los dos países. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario