El Mundo

Fuerte respaldo de Francia al premier del Líbano Hariri

El mandatario libanés viajó desde Arabia Saudita, donde se cree estuvo en cautiverio

Domingo 19 de Noviembre de 2017

El primer ministro libanés, Saad Hariri, anunció desde París que la próxima semana volverá al Líbano para tratar sobre su dimisión, que anunció hace dos semanas desde Arabia Saudita. "Discutiremos en Líbano (mi) dimisión. Dejaré clara mi posición sobre todos estos asuntos tras hablar con (el presidente libanés Michel) Aoun", dijo Hariri en París, donde fue recibido por el presidente francés, Emmanuel Macron. Este ha seguido la crisis libanesa con atención y luego de visitar Ryad invitó a Hariri a París. Fue una manera de que Arabia Saudita demostrara que no lo mantenía cautivo, aunque se sospecha que el premier libanés es sojuzgado de alguna manera por sus aliados y anfitriones sauditas.

Hariri confirmó que viajará a Líbano y estará allí el miércoles para las celebraciones del Día de la Independencia. Hariri llegó a primera hora a París. Poco después fue recibido con un abrazo por Macron en el Palacio del Elíseo y después ambas familias almorzaron juntas. En las imágenes se pudo ver al hijo mayor de Hariri con ellos, mientras que, según la prensa, otros dos de sus hijos siguen en Arabia Saudita, donde según la versión oficial deben rendir exámenes. El trasfondo de la extraña situación es la lucha geopolítica en el mundo árabe-musulmán entre Arabia Saudita, máxima potencia del islam sunita, e Irán, de la rama shiíta. Esta tiene una fuerte presencia en Líbano a través de la milicia terrorista Hezbolá, enemiga interna de Hariri.

Cuando Hariri presentó su renuncia, aseguró que lo hacía porque temía por su vida y responsabilizó de ello a Hezbolá, respaldada por Irán y por la vecina Siria. El presidente Aoun no aceptó la renuncia de Hariri y exigió que volviera al país. Aseguró que Hariri estaba siendo retenido en Arabia Saudita, algo que también dijo Hezbolá. Hariri lo desmintió desde Ryad. Pese a su dimisión, Hariri sigue siendo legalmente jefe de gobierno, porque su renuncia no se ha presentado oficialmente en Beirut y tampoco ha sido aceptada por el presidente.

Francia intervino para intentar desactivar la crisis, y Macron viajó a Ryad la semana pasada e invitó a Hariri a pasar "algunos días" en su país. Hariri agradeció ayer a Macron la invitación: "Demostró una amistad infalible y nunca lo olvidaré". Francia volvió a mostrar "la grandeza de su papel en el mundo y en la región y su compromiso muestra sus lazos con el Líbano y su estabilidad", agregó Hariri.

La anómala situación de Hariri provocó un enfrentamiento diplomático entre Alemania y Arabia Saudita. El titular de Exteriores germano, Sigmar Gabriel dijo que "desde Europa debería salir una señal de que no estamos dispuestos a tolerar el aventurismo que se ha extendido allí en los últimos meses. Tras la crisis humanitaria en Yemen y el conflicto con Qatar, ahora se ha llegado al límite con la forma "en la que se trata a Líbano", declaró el ministro alemán.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario