El Mundo

Fuerte repudio del sector de Evo Morales a la presidenta interina

El MAS y la comunidad indígena lanzaron una ofensiva contra Jeanine Añez. Desde México, el ex presidente dijo que está dispuesto a volver.

Jueves 14 de Noviembre de 2019

Al día siguiente de haber asumido como presidenta interina, Jeanine Áñez chocó de frente con una ofensiva lanzada por el Movimiento al Socialismo (MAS) y sus aliados, especialmente la comunidad indígena, que pidieron el regreso del exmandatario Evo Morales, refugiado en México.

Una masiva marcha de la comunidad indígena de El Alto bajó a La Paz para reivindicar sus derechos y repudiar la asunción de Añez por considerarla "ilegítima". Esto ocurrió horas después de que Evo Morales diera una conferencia de prensa en México y afirmara que está dispuesto a regresar "si el pueblo lo quiere". También había calificado de "ilegítimo" el nombramiento de Añez porque la sesión no tenía el quórum suficiente ya que no habían participado los legisladores del MAS.

La zona de Plaza Murillo, donde se encuentra el Parlamento y la sede del gobierno, estuvo cercada por efectivos combinados de la policía y las Fuerzas Armadas. El despliegue fue enorme.

Los policías no dejaron ingresar al grupo, y hubo choques. Pero donde se produjeron enfrentamientos más importantes fue frente a la Basílica de San Francisco, donde estaba el grueso de la concentración. Allí la policía intentó dispersarlos con gases lacrimógenos y hubo corridas. Los indígenas, indignados, replicaban cada embestida policial.

Todos los comercios de la zona debieron cerrar, y la gente abandonó rápidamente el lugar.

La presidenta interina, Jeanine ñez, llamó a reponer la paz y el orden constitucional.

Poco antes, la mandataria anuncio que tendrá dos tareas: convocar a nuevas elecciones en tres meses y anular la sentencia del Tribunal Constitucional que permitió a Morales postular a un cuarto mandato en los comicios del 20 de octubre. Si logra esto último, Morales no podría participar de los próximos comicios.

En tanto, los parlamentarios de su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), que controla la mayoría en Asamblea Legislativa, iniciaron una ofensiva política destinada a anular la autoproclamación de Áñez, que tildan de ilegal, según dijo el diputado Juan Cala.

Los legisladores alegaron que la sesión del Senado que permitió a Áñez colocarse en la línea de la sucesión no tuvo quorum.

En tanto, la policía debió usar gases para dispersar una protesta que pretendía ingresar hasta la Asamblea para pedir el regreso del ex mandatario. Morales renunció el domingo cercado por las protestas por supuesto fraude electoral y la presión de las fuerzas armadas.

Ayer la policía le dio su reconocimiento a la mandataria. En su primera acción y antes de nombrar ministros, Áñez cambió al alto mando militar y designó al general de Ejército, Carlos Orellana, como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas en reemplazo del general William Kalimán, hombre de confianza de Morales.

La Fiscalía informó que ha habido al menos siete muertos y más de cien heridos desde los comicios del 20 de octubre.

Más temprano, cocaleros del Chapare, bastión de Morales, tomaron una vital carretera que une el occidente con Santa Cruz, en el oriente. "Exigimos el regreso de nuestro líder", dijo la dirigente cocalera Segundina Orellana. Campesinos de otras regiones iniciaron protestas similares.

En La Paz los manifestantes exigían que Morales complete su mandato, que expiraba el 21 de enero de 2020.

El senador Arturo Murillo, ahora colaborador de Áñez, denunció al exministro Juan Ramón Quintana de estar operando desde la clandestinidad para articular las protestas contra el nuevo gobierno.

Desde la Ciudad de México, Morales llamó a los actores del conflicto a participar en un diálogo nacional acompañado por países "amigos" y organismos internacionales. También acusó a la Organización de Estados Americanos (OEA) de servir más los intereses de Estados Unidos que a los de los pueblos latinoamericanos.

Ese organismo reveló irregularidades en el conteo de los votos de las elecciones presidenciales, lo que atizó las protestas y aceleró la renuncia del mandatario el domingo.

Áñez sumó apoyo de Estados Unidos y Brasil, pero su proclamación fue cuestionada por líderes afines a Morales.

marcha. El momento de mayores disturbios en el centro de La Paz, en cercanías de la Basílica de San Francisco.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS