El Mundo

Frontal advertencia de la UE a Bolsonaro, Trump y Boris Johnson

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, reiteró que los incendios amazónicos hacen peligrar el acuerdo con el Mercosur

Domingo 25 de Agosto de 2019

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, no tuvo pelos en la lengua, tal cual es su estilo. Desde la cumbre del G-7 en Francia, ha trazado las líneas rojas europeas, en la primera intervención de un dirigente antes del comienzo oficial del G-7. El presidente del Consejo Europeo ha amenazado al presidente de EEUU, Donald Trump, con represalias si impone aranceles al vino francés y a Brasil con frenar la ratificación del acuerdo con el Mercosur si Jair Bolsonaro no afronta con decisión el fuego de la Amazonia. Añadió dos "no" más, y bien rotundos: al Brexit duro y a la vuelta de Rusia al club de los 7 países más ricos del planeta.

Tusk nunca ha dado vueltas para decir las cosas. Menos ahora que su mandato concluye el 31 de octubre. Será sustituido por el liberal belga Charles Michel. Tusk es la única voz de las constituciones comunitarias, ausente Jean-Claude Juncker. El presidente de la Comisión se recupera de una reciente intervención quirúrgica. Si los siete grandes lo siguen, Putin puede esperar sentado su readmisión al club, del que fue parte cuando existía el G-8. "Las razones de la salida de Rusia en 2014 siguen siendo válidas", apuntó. La principal, "la agresión a Ucrania". Tusk discrepó de Trump que en la cumbre del año pasado en Canadá sugirió la readmisión de Rusia "justificando parcialmente la anexión de Crimea". Para el europeo, "bajo ninguna condición" se puede aceptar esa lógica. Trump es un conocido aliado y amigo de Putin, y de allí el "Rusiagate", la monumental investigación sobre la complicidad de Putin y sus servicios de inteligencia en favor de Trump cuando en 2016 era un candidato que tenía una campaña cuesta arriba. Tusk recordó también que la entrada de Rusia en el club tenía por objeto apoyar la transición de Moscú hacia la democracia liberal. Algo que no se ha producido. En su lugar, el polaco propuso invitar a Ucrania.

El segundo "no" de Tusk fue para el Brexit "duro". Hoy se reunirá con Boris Johnson. "Será el tercer primer ministro conservador con el que discuto el Brexit", ironizó. "La UE siempre ha estado abierta a la cooperación: con David Cameron cuando quiso evitar el Brexit, con Theresa May que quería evitar el Brexit duro... Pero no cooperaré con un Brexit sin acuerdo. Confío aún en que Johnson no quiera pasar a la historia como 'Mister No Deal (Señor Sin Acuerdo)'".

Y hubo más. Tusk respaldó "rotundamente" a Macron, que quiere que los incendios de la Amazonia (ver pags. 27 y 28) se aborden en el G-7, y lanzó una advertencia al presidente brasileño Jair Bolsonaro. "Apoyamos el acuerdo UE-Mercosur, que también implica la protección del clima, pero es difícil imaginar una ratificación armoniosa por los países europeos mientras el presidente brasileño permite la destrucción de los espacios verdes del planeta", tronó Tusk. Un discutible enfoque idéntico al que planteo Macron horas antes. Muchos en Brasil y el resto del Mercosur sospechan que Francia y la UE se apresuran a dar de baja un acuerdo firmado hace poco tiempo no por nobles motivos ambientales, sino por temor a provocar la ira de los agricultores europeos. El movimiento de los "chalecos amarillos", que zamarreó a Macron impidiadosamente durante casi un año fue una clara advertencia desde ese sector, reacio a la globalización y el libre comercio.

Vinos vs. Google

Finalmente, el líder europeo dio un "toque "a Trump. Si impone aranceles al vino francés, la UE "responderá del mismo modo". El presidente de EEUU respondía con su amenaza a la decisión francesa de imponer una tasa del 3 por ciento sobre su ventas a los grande del negocio por Internet. La llamada tasa GAFA por Google, Amazon, Facebook y Apple. "Pese a que lo último que necesitamos es confrontación, especialmente con nuestro mejor aliado, Estados Unidos, tenemos que estar preparados para ese escenario" dijo Tusk.

En cuanto a Donald Trump, tuvo un almuerzo con Macron y luego volvió a su método favorito de comunicación: escribió en Twitter que "están pasando muchas cosas buenas" entre Francia y Estados Unidos. Pero no mencionósu amenaza de imponer aranceles a las importaciones de vino francés en represalia por el impuesto francés a las grandes tecnológicas, el llamado impuesto GAFA (por Google, Apple, Facebook y Amazon), un asunto que lleva meses de polémica. El Palacio Elíseo contó un dato central: se sirvió vino en el almuerzo, aunque Trump _que es abstemio_ volvió a elegir una gaseosa bajas calorías.

sin eufemismos. El polaco Tusk, presidente del Consejo Europeo, disparó a 360 grados desde Biarritz.

El primer ministro británico, Boris Johnson, planteará hoy a Bruselas la amenaza de retener 30.000 millones de libras --unos 33.000 millones de euros-- de los que debe Londres a la UE para forzar así una renegociación del Acuerdo de Retirada del Brexit, según informa el diario Mail on Sunday.

"Boris quiere un acuerdo justo para la salida de Reino Unido a cambio de los miles de millones que pagaría", ha explicado una fuente del Gobierno en declaraciones al periódico. "El primer ministro siempre ha dicho que fue un gran error" cerrar unas cifras concretas antes de que se terminara de concluir el acuerdo.Johnson presentará su postura durante la cumbre del G7 en Biarritz, Francia, lo que supone reducir sustancialmente los 39.000 millones de libras, la cantidad que se comprometió a pagar la antecesora de Johnson, Theresa May.

La propuesta, que previsiblemente será rechazada de plano por la UE, tiene que ver con las especulaciones lanzadas desde el propio Gobierno sobre la convocatoria de elecciones anticipadas en otoño que supondrían una campaña agresiva con promesas de rebaja de los impuestos a los carburantes.

Las cifras son el resultado de los estudios de los expertos legales del gobierno británico que creen que en caso de Brexit sin acuerdo Reino Unido tendría solamente obligación de pagar 9.000 millones de libras porque no habría costes asociados con el periodo de transición previsto en el Acuerdo de Retirada de May, rechazado reiteradamente por el Parlamento británico.

Johnson se ha mostrado contrario a un Brexit sin acuerdo, pero ha advertido de que si no se renegocia y se elimina el 'backstop' o plan de emergencia, saldrá igualmente de la UE el 31 de octubre, sin acuerdo.Johnson se ha mostrado contrario a un Brexit sin acuerdo, pero ha advertido de que si no se renegocia y se elimina el 'backstop' o plan de emergencia, saldrá igualmente de la UE el 31 de octubre, sin acuerdo. Johnson replicó a Donald Tusk. Mientras viajaba a Francia, le dio una réplica a Tusk. Johnson dijo que los destinos de ambos estaban atados por el espinoso asunto de la frontera de Irlanda del Norte con Irlanda. Todo el mundo quiere mantener la frontera abierta, pero no se ponen de acuerdo sobre cómo hacerlo. "Les digo a nuestros amigos de la UE que si no quieren un Brexit sin acuerdo, entonces tenemos que deshacernos del `backstop' (salvaguarda) del tratado", dijo Johnson. "Si Donald Tusk no quiere ser considerado como el "Señor Brexit Sin Acuerdo', espero que él también lo tenga en cuenta".Horas antes Tusk había apodado de esa forma a Johnson, que usa la amenaza de un Brexit sin acuerdo como instrumento de negociación al límite. Un juego peligroso que puede terminar mal si llega la fecha fatídica del 31 de octubre sin acuerdo entre la UE y Londres.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario