El Mundo

Fricciones en el gobierno británico tras la cumbre para salvar al euro

El viceprimer ministro Nick Clegg criticó abiertamente a David Cameron por vetar el pacto de la UE Aseguró que el Reino Unido ahora corre el riesgo de quedar marginado dentro del bloque

Lunes 12 de Diciembre de 2011

Londres.- El gobierno de coalición de Gran Bretaña mostró ayer una profunda grieta, cuando el viceprimer ministro Nick Clegg arremetió contra el premier David Cameron por su decisión de bloquear los cambios en el tratado fundacional de la Unión Europea (UE), y alegó que ahora el Reino Unido corre el peligro de quedar aislado y marginado dentro de la UE.

Clegg dijo en una entrevista para la BBC que la decisión de Cameron contra los cambios diseñados para salvar el euro fue algo "malo para Gran Bretaña". También admitió estar "muy decepcionado" por el resultado de la cumbre de la UE de la semana pasada, en la que Gran Bretaña fue la única nación que rechazó una alianza fiscal más restrictiva en el bloque para poner fin a la peor crisis financiera de Europa en décadas.

"Ahora existe el peligro de que Gran Bretaña quede aislada y marginada dentro de la Unión Europea", dijo Clegg, quien advirtió que el país "se está replegando más a las márgenes de Europa".

El viceprimer ministro renovó sus críticas a los miembros euroescépticos del Partido Conservador, que están presionando a Cameron para que mantenga su veto sobre un cambio en el tratado de la UE con un referendo para finalizar la membresía de Gran Bretaña al bloque de 27 naciones. "Una Gran Bretaña que deja la UE será considerada irrelevante por Washington y como un pigmeo por el mundo, cuando yo busco que permanezcamos en lo alto del mundo", afirmó.

Clegg había dicho inicialmente que respaldaba la decisión de Cameron, debido a que el propuesto nuevo tratado europeo no contenía suficientes garantías para el Reino Unido y porque haberlo apoyado habría sido en contra de los intereses del país.

Sin embargo, durante la entrevista, Clegg reconoció que cuando Cameron le comunicó su decisión en una llamada telefónica a las cuatro de la madrugada, le exteriorizó su decepción sin paliativos. "Le dije que era malo para Gran Bretaña", contó a la BBC. "Le indiqué claramente que era imposible que me alegrara", añadió.

Nick Clegg es el líder de los liberales demócratas -un partido a favor de la integración europea- que subió al poder en mayo de 2010 gracias a su alianza con el Partido Conservador de Cameron. Los conservadores siempre han sido de tradición euroescéptica.

La alianza continúa. A pesar de los desacuerdos con respecto a la última cumbre de la UE, Clegg negó ayer que la coalición de gobierno fuera a colapsar. "Sería incluso más perjudicial para nosotros como país si la coalición se desintegrara ahora. Eso crearía un desastre económico para el país en momentos de gran incertidumbre", manifestó.

El secretario de Relaciones Exteriores, el conservador William Hague, reiteró esa postura, y dijo que era vital continuar porque Gran Bretaña tambaleaba al borde de otra recesión.

"Aunque algunos de estos puntos de vista diferentes con respecto a Europa han pasado a primer plano en los últimos días, los liberales demócratas tienen claro, como nosotros, que la coalición sigue, y que eso está en el interés vital de este país", explicó Hague a Sky News.

Cameron rechazó una invitación para unirse a sus 26 socios europeos en una alianza financiera más estrecha que permitiría salvar el euro, al no poder obtener salvedades y exenciones para el sector financiero británico.

La medida aísla a Cameron de la UE y plantea dudas sobre si Gran Bretaña puede seguir siendo miembro de la Unión, poniendo en duda la supervivencia del bloque que conforman 27 naciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario