El Mundo

Frenan la investidura de una ministra en Brasil

Un tribunal brasileño de segunda instancia rechazó ayer el recurso presentado por el gobierno del presidente Michel Temer y mantuvo la cautelar que suspendió la ceremonia de juramentación de la nueva ministra de Trabajo, Cristiane Brasil, prevista para ayer, por considerarla inhabilitada para ejercer el cargo por haber sido condenada en un juicio laboral.

Miércoles 10 de Enero de 2018

Un tribunal brasileño de segunda instancia rechazó ayer el recurso presentado por el gobierno del presidente Michel Temer y mantuvo la cautelar que suspendió la ceremonia de juramentación de la nueva ministra de Trabajo, Cristiane Brasil, prevista para ayer, por considerarla inhabilitada para ejercer el cargo por haber sido condenada en un juicio laboral.

La decisión del Tribunal Regional de la Segunda Región, con sede en Río de Janeiro, obligó al gobierno a cancelar la ceremonia que tenía previsto realizar en la tarde de ayer en el Palacio presidencial de Planalto ante el convencimiento de que conseguiría derribar la decisión judicial.

La cautelar inicial que fue reafirmada, dictada en la noche del lunes por un juez federal criminal de Río, suspendió provisionalmente la ceremonia en la que Brasil asumiría el cargo porque fue condenada en un juicio laboral a pagar 60.000 reales (unos 18.750 dólares) de indemnización a dos conductores particulares que le sirvieron durante varios meses sin que formalizara la contratación.

El propio vicepresidente del tribunal, Guilherme Couto de Castro, rechazó el recurso presentado por el gobierno para anular la cautelar inicial por considerar que los hechos denunciados son graves. Según el magistrado, los argumentos que cuestionan la capacidad de Brasil para ejercer el cargo merecen ser analizados con más profundidad por la Justicia ya que, en un análisis inicial de la denuncia, considera que el nombramiento violaría los artículos de la Constitución que tratan sobre la moralidad de la autoridad pública.

Brasil, abogada de 44 años, fue nombrada el pasado martes por Temer como la sustituta del también diputado Ronaldo Nogueira, que renunció como ministro de Trabajo para concentrarse en su campaña para la reelección en los comicios de octubre próximo. La legisladora es hija del ex diputado Roberto Jefferson, presidente del Partido Laborista Brasileño y uno de los condenados en un escándalo de corrupción que sacudió en 2005 al gobierno del entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Jefferson confesó en la época que, así como varios otros parlamentarios, recibía "mesadas" del gobierno de Lula para aprobar en el Congreso los proyectos presentados por el Ejecutivo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario