El Mundo

Francia: el Parlamento aprobó el proyecto de "pase sanitario" de Macron

El Senado introdujo reformas al texto del presidente y atenuó sus propuestas más extremas.

Domingo 25 de Julio de 2021

La Cámara Alta de Francia, de mayoría conservadora, aprobó el proyecto de ley del presidente Emmanuel Macron, que consagra un uso extendido del “pase sanitario”, muy resistido por amplios sectores de la población y de la oposición de extrema derecha. Pero el Senado, donde el partido de Macron no tiene mayoría, introdujo una serie de modificaciones importantes. De todas formas, ya es un hecho el uso obligatorio del “pase sanitario” en Francia.

El sábado hubo más de 160 mil personas en las calles de más de cien ciudades de Francia que protestaban contra el “pase sanitario” y la vacunación obligatoria para el personal de Salud que impulsa el presidente Macron, ante la persistencia del Covid-19 y el avance de la variante Delta.

La Cámara Alta posee una mayoría conservadora que ha rebajado muchas de las exigencias que el Gobierno impuso en el proyecto original. El proyecto de ley fue aprobado por 199 votos a favor y 123 en contra. El objetivo es que pueda entrar en funcionamiento a partir de agosto, pero antes se tiene que celebrar una comisión parlamentaria mixta de diputados y senadores para ratificar los cambios introducidos por los senadores. Aunque el partido de Emmanuel Macron tiene mayoría en la Asamblea Nacional (Cámara baja), carece de ella en el Senado, donde el partido conservador Los Republicanos manda.

  Varios son los puntos modificados. El principal es que el nuevo texto circunscribe el uso del certificado sanitario solamente hasta el final del “estado de alarma” en el país, que actualmente está previsto que dure hasta el 31 de octubre. Esto quiere decir que si el Gobierno no consigue ampliar el estado de alarma, apenas tendrá un uso de tres meses.

  La tendencia general de las modificaciones ha sido para hacer una ley más permisiva y no tan estricta con los usuarios que decidan no vacunarse. Por ejemplo, para entrar a centros comerciales ya no sería obligatorio estar vacunado. La entrada a eventos culturales, museos, bares, restaurantes o eventos deportivos sí que estaría restringida a aquellos que no tengan la pauta de vacunación completa, y en consecuencia, el pase sanitario. Pero las personas que no estén vacunadas podrían acceder a terrazas de bares y restaurantes, ya que los senadores consideraron que el riesgo de contagio en estos lugares es “mínimo”. El texto original restringía el acceso a cualquier tipo de establecimiento a quienes no estuvieran inmunizados.

  El proyecto de ley presentado por el gobierno de Macron era uno de los más exigentes y restrictivos, en comparación con otros países de Europa con medidas similares. El presidente francés expresó su pleno convencimiento de la necesidad de evitar que el virus se extienda por medio de aquellas personas que no quieran vacunarse voluntariamente. Por ello aseguró que se tendría que volver a la normalidad para los vacunados, restringiendo muchos aspectos cotidianos a estos ciudadanos que han rechazado inmunizarse.

 El sábado, hasta 160.000 personas salieron a las calles de más de 100 ciudades del país expresando su oposición a lo que denominan una “dictadura” sanitaria. El movimiento antivacunas en Francia es uno de los más potentes de Europa, a pesar de que una mayoría de franceses apoya el pase sanitario.

  Otro de los puntos polémicos de la ley era la obligatoriedad de la vacunación de trabajadores de la Salud y la carta blanca que se daría a un posible despido justificado si se negaran a vacunarse. El Senado ha tumbado este último punto. A aquellos que no quieran vacunarse antes del 15 de septiembre se les impondrán sanciones, pero el despido nunca estaría contemplado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario