El Mundo

Francia declara alerta máxima luego del atentado terrorista en Niza

La sucesión de ataques "yihadistas" sumó además dos intentos de acuchillamiento en otras ciudades y un ataque contra un consulado en Arabia

Jueves 29 de Octubre de 2020

Francia elevó la alerta de seguridad antiterrorista al máximo, después del atentado islamista contra una iglesia de Niza que dejó tres fieles asesinados, dos de ellos decapitados. El fanático atacante, que gritaba "Alá es grande", fue abatido por la polícía. Dos intentos similares de atentados con cuchillos fueron abortados en otras ciudades de Francia y frente a un consulado francés en Arabia Saudita. Ante esta escalada, el primer ministro, Jean Castex anunció que ha puesto en marcha un nuevo nivel de alerta, que se llama "urgencia atentado". Es el más alto del plan Vigipirate, el dispositivo francés de lucha contra el terrorismo. Francia ha sufrido 375 asesinatos perpetrados por fanáticos islamistas o "yihadistas" desde el inicio de 2015.

Se puede activar después de un atentado terrorista, como el de ayer, o si un grupo identificado y no localizado entra en acción. Este nivel se activa por un periodo de tiempo limitado: el de la gestión de la crisis. Sobre todo, permite garantizar la movilización excepcional de medios, pero también difundir informaciones susceptibles de proteger a los ciudadanos en una situación de crisis.

Castex también anunció que la respuesta del Gobierno a los atentados islamistas que se repiten va a ser "firme e implacable". El presidente, Emmanuel Macron, se desplazó a Niza, donde el alcalde exigió que se tomen medidas para frenar el avance del islamismo violento.

>> Leer más: Ataque terrorista en Niza dejó tres muertos

Con tres muertos, dos mujeres y un sacristán de la basílica, todos degollados o decapitados por el agresor, un inmigrante musulmán llegado como refugiado desde Italia, el atentado se suma a la lista de otros recientes, después de dos heridos a finales de septiembre en la plaza de la Bastilla de París, donde se situaba la antigua redacción del semanario Charlie Hebdo, y de la decapitación del profesor Samuel Paty, asesinado por un fanático musulmán checheno a las puertas de su colegio de Conflans-Sainte-Honorine, un suburbio de París. Paty había mostrado a sus alumnos las caricaturas de Mahoma publicadas en 2014 por Charlie Hebdo durante un seminario sobre libertad de expresión.

La reacción del primer ministro Castex llega luego de un día donde al atentado en Niza se añadieron un intento de ataque en Aviñón y otro contra un guardia del consulado francés de Yedda, en Arabia Saudita.

Desde 2015, el peligro del terrorismo islamista se agrava en Francia, donde centenares de personas han muerto en numerosos atentados, como el perpetrado contra la revista Charlie Hebdo en enero de 2015, contra bares y terrazas de París en noviembre de ese año y contra los asistentes al desfile de la Fiesta Nacional en Niza, el 14 de julio de 2016.

El atentado de Niza es el tercero de caracter islamista en apenas cuatro semanas. Después de conocerse el ataque en Niza, la Policía ha "neutralizado" en Aviñón a otro hombre que gritaba "Alá es grande", armado con un cuchillo y con la intención de apuñalar a los peatones. Además, los agentes también detuvieron a un hombre armado con un cuchillo de una hoja de 30 centímetros en Lyon, cerca de la estación de trenes, antes de que el sujeto cometiera un ataque. En el consulado francés de Yedda, en Arabia Saudita, un hombre también fue detenido después de herir a uno de los guardias de la sede diplomática. Ante estos sucesos, el primer ministro Jean Castex decidió elevar al máximo la alerta antiterrorista.

El 25 de septiembre pasado, un pakistaní refugiado en París atacó con cuchillos e intentó asesinar a varias personas a las puertas de la antigua redacción del semanario Charlie Hebdo. El 16 de ese mismo mes de octubre, un islamista checheno decapitó al profesor Paty a las puertas de su escuela, en Conflans-Saint-Honorine. En el homenaje nacional al profesor asesinado, el presidente Emmanuel Macron insistió en una defensa a rajatabla de la libertad de expresión, la educación y la cultura, confirmando esta decisión nacional: "Seguiremos publicando caricaturas". El profesor fue asesinado porque había organizado un curso sobre libertad de expresión en el que mostró las caricaturas de Mahoma que en 2015 publicó Charlie Hebdo y que fueron la excusa para que una célula terrorista islámica asesinara a sus principales figuras al atacar la sede del semanario, a inicios de ese año.

Ante la reivindicación del derecho a la libre expresión y a publicar las caricaturas que se deseen hecha por Macron ante el ataúd del profesor asesinado, siguieron manifestaciones de protestas y amenazas contra Francia en muchos países musulmanes, comenzando por Turquía y Pakistán. El presidente de Turquía, Recep Erdogan, un musulmán ultraconservador, encabezó una ola de protestas amenazantes en las que se llamaba a la venganza.

11 mil yihadistas

El domingo pasado, la Presidencia de Francia reseñaba que hay unos 11.000 potenciales yihadistas, "lobos solitarios" errantes distribuidos en 700 suburbios "multiculturales", muy conflictivos, según los servicios de seguridad del Estado. Gérard Collomb, ministro del Interior, afirmó el pasado fin de semana: "La amenaza terrorista sigue siendo alta. Debemos hacer frente a un terrorismo endógeno, local, nacional, que puede ser manipulado desde fuera".

A finales de febrero, el Ministerio del Interior tenía fichados a 19.745 individuos, susceptibles de ser "radicalizados". De estos, unos 11.000 son "seguidos" por los servicios de seguridad, desbordados por una amenaza semejante. La mayoría de los sospechosos viven de manera errante en unos 700 barrios "multiculturales", siempre al borde del estallido social.

Jean-Charles Brisard, director del Centro de Análisis del Terrorismo, dependiente del Ministerio del Interior, hace el siguiente análisis de la nueva amenaza terrorista endógena que se cierne sobre Francia: "Durante los años 80 del siglo pasado, la tendencia dominante fue la centralización de la información y los servicios de seguridad. La nueva amenaza reclama una reordenación de la estrategia. Los triunfos contra el ISIS en Siria no permiten erradicar el terrorismo de raíz endógena, nacional. Debemos aprender a "peinar" de mejor manera la nueva amenaza territorial, difusa, inquietante. La información centralizada debe ser utilizada sobre el terreno, a través de nuevas sucursales locales".

Los responsables de la lucha antiterrorista estudian nuevas formas de despliegue de las fuerzas de seguridad. En este sentido, el presidente Macron ha anunciado un próximo refuerzo de 2.000 nuevos gendarmes y antidisturbios.

Durante los dos últimos años, desde las matanzas del invierno de 2015 (130 muertos), sucesivas olas de atentados islamistas se han cobrado otras 245 muertes.

Coro de condolencias

Líderes del mundo condenaron el ataque con cuchillo que causó tres muertes en Niza, entre ellas la de una ciudadana brasileña de 40 años, en una iglesia católica de la ciudad francesa. “El presidente Jair Bolsonaro, en nombre de toda la nación brasileña, presenta sus profundas condolencias a los familiares y amigos de la ciudadana asesinada en Niza, así como a las demás víctimas, y extiende la solidaridad al pueblo y al gobierno franceses”, expresó la cancillería de Brasil.

La canciller alemana, Angela Merkel, declaró que se siente profundamente conmovida ante los crueles asesinatos y reafirmó la solidaridad de su país con Francia. “Me siento profundamente consternada por los crueles asesinatos en la catedral de Niza. Acompaño en el sentimiento a los familiares de los fallecidos y heridos”, escribió Merkel en Twitter. Asimismo, el primer ministro británico, Boris Johnson, expresó su conmoción por el “bárbaro ataque” ocurrido en la ciudad del sureste de Francia. “Estoy conmocionado tras oír la noticia del bárbaro ataque en la basílica de Notre Dame en Niza”, escribió en Twitter en inglés y francés. “Nuestros pensamientos están con las víctimas y sus familias, y el Reino Unido apoya incondicionalmente a Francia en la lucha contra el terror y la intolerancia”, agregó.

Por su parte, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, envió sus condolencias a su par francés, Emmanuel Macron. “El líder ruso comentó en un telegrama que los ciudadanos de Rusia comparten el dolor del pueblo de Francia y pidió transmitir su pésame a los seres queridos de los fallecidos”, señala una nota, en la que Rusia se ofrece a cooperar con Francia en la lucha antiterrorista. Moscú tiene una extensa experiencia en la lucha contra el terrorismo islámico.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS