El Mundo

Francia copó las calles para homenajear al profesor asesinado por un terrorista islámico

Sindicatos docentes, partidos políticos y medios de comunicación coincidieron en que deben mostrar unidad y que "no tienen miedo" ante la amenaza integrista.

Domingo 18 de Octubre de 2020

Miles de personas salieron este domingo a las calles de las principales ciudades francesas para recordar al profesor de historia Samuel Paty, asesinado el viernes a las afueras de París por un terrorista islámico en represalia por mostrar a sus alumnos las caricaturas de Mahoma. Las viñetas fueron publicadas por el semanario Charlie Hebdo hace años. Paty daba un seminario sobre libertad de expresión y medios de comunicación. Varios padres de alumnos lo denunciaron y algunos lo amenazaron. Un clérigo islámico radicalizado alimentó las denuncias y el clima de odio contra la víctima. Finalmente, un joven checheno de 18 años lo degolló y decapitó a la salida del colegio donde enseñaba. Desde inicios de 2015, el extremismo islámico ha asesinado a más de 230 personas en Francia.

Las concentraciones fueron convocadas por la revista satírica Charlie Hebdo y luego se sumaron los principales partidos políticos de Francia, SOS Racismo y los sindicatos de la educación. Charlie Hebdo sufrió un terrible atentado contra su Redacción en enero de 2015, que dejó a la publicación sin su director y sus mejores dibujantes, todos asesinados por un comando islámico. Fue uno de los varios ataques terroristas de signo islámico que ha sufrido Francia en los últimos años.

Entre los políticos que participaron en los actos están el delegado del oficialista La República En Marcha, Stanislas Guerini; el líder de Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon; el secretario general del Partido Socialista, Olivier Faure, y el de Europa Ecología-Los Verdes, Julien Bayou. También estuvo la alcaldesa de París, la socialista Anne Hidalgo, el expresidente François Hollande y el ex primer ministro Manuel Valls.

“No tenemos miedo. No nos dividirán”, ha publicado el primer ministro, Jean Castex, en Twitter. “Somos Francia! Libertad, igualdad, fraternidad. Homenaje a Samuel Paty”, ha proclamado Castex en un mensaje acompañado por imágenes de la multitud coreando La Marsellesa.

“Cualesquiera sean nuestras diferencias políticas, sindicales o de otro tipo, debemos demostrar unidad y demostrar que no tenemos miedo ante los enemigos de la República. La unidad es la condición para el éxito”, ha afirmado por su parte el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer.

2020-10-18 paris 76526509.jpg
2020-10-18 paris 76530662.jpg

Mélenchon ha destacado embutido en un pañuelo con la bandera tricolor que es “nuestro deber como los republicanos estar presentes” frente a los asesinos. “El propósito de estos criminales es dividirnos”, ha subrayado. “El gobierno debería hacerse preguntas” sobre lo que pudo haber llevado al asesinato de Samuel Paty. “Pido unidad nacional (...). Nos olvidamos de todo, de todas las demás batallas, y nos centramos en la necesidad de estar juntos”, ha remachado el líder de izquierda. Valls, sin embargo, ha arremetido contra Mélenchon, quien tiene “una responsabilidad muy grande en esta cobardía de la izquierda” frente al islam radicalizado, que desde inicios de 2015 ha asesinado más de 200 personas en Francia.

Destacó la ausencia de Los Republicanos, principal partido de derecha, y del ultraderechista Unión Nacional de Marine Le Pen. “Ha habido demasiados ataques sin represalias reales. Demasiadas marchas seguidas de demasiados reveses. Demasiados homenajes sin coraje”, ha publicado en Twitter el portavoz de Los Republicanos en el Senado, Bruno Retailleau. Por parte de Unión Nacional piden “acción política, trabajando en algo más concreto” porque “están un poco hartos de la política de velas”, ha señalado una fuente del partido.

“ Yo soy profesor"

La primera convocatoria fue la de París, promovida por Charlie Hebdo en la plaza de la República, pero también hubo citas en Lyon, Toulouse, Nantes, Lille y Marsella.

El 11 de enero de 2015 la plaza de la República de París fue escenario de una concentración de repulsa por el ataque terrorista islámico contra Charlie Hebdo tras la publicación de las caricaturas de Mahoma, ahora mostradas en clase por el profesor asesinado. Entoces se congregaron 1,5 millones de personas tras el asesinato de doce personas en la redacción del semanario.

Entonces se popularizó la frase 'Je suis Charlie' (Yo soy Charlie) en apoyo a la revista y sus trabajadores. Ahora ha surgido la frase 'Je suis enseignant' (Yo soy profesor) en apoyo a la docencia y la libertad de expresión.

Según 'Le Journal du Dimanche', el presidente francés, Emmanuel Macron, habló el sábado con los padres del profesor, de 47 años, así como con su viuda y hermana. Era padre de un niño. Además, el Gobierno ha anunciado un homenaje nacional se rendirá el miércoles en un lugar todavía por concretar.

La Asociación de Alcaldes de Francia (AMF) ha pedido a todos los municipios que rindan homenaje a la víctima, proponiendo “exhibir en sus edificios el hashtag #JeSuisEnseignant (Yo soy profesor), para respetar un minuto de silencio en la próxima reunión de los ayuntamientos y elegir un día para que la bandera del Ayuntamiento descienda a media asta”.

“Como cualquier maestro, buscaba preparar a los jóvenes para el ejercicio del pensamiento crítico, condición esencial para la ciudadanía plena”, analizó Charlie Hebdo en su página de Facebook. El profesor había mostrado las imágenes durante una lección sobre libertad de expresión y medios de comunicación a principios de octubre. Las imágenes de Mahoma están prohibidas en el islam y en muchas naciones árabes y musulmanas, donde rige la ley penal Sharía, de origen medieval, publicar esas imágenes se castiga con la muerte, muchas veces por decapitación.

La publicación de las caricaturas de Mahoma Charlie Hebdo en 2014 derivó en el ataque terrorista contra la redacción y oficinas del semanario en enero de 2015. Una serie posterior de ataques en Francia, muchos reivindicados por la organización terrorista Estado Islámico, costaron más de 230 vidas en 2015 y 2016. Las grandes comunidades islámicas de Francia son el caldo de cultivo y la vez el lugar donde estas células pueden hallar escondites seguros y son adoctrinadas. Cientos de clérigos no autorizados por el Estado francés dan sermones de odio y cargados de las doctrinas más intransigentes. Muchos "centros culturales islámicos" funcionan como centros de transmisión de mensajes de odio. La escuela musulmana sunita más ortodoxa no acepta reglas de convivencia en igualdad con otras religiones o con ateos. Estas normas se aplican en países como Arabia Saudita e Irán, pese a que pertenecen a ramas enfrentadas del islam. Un cuadro similar al que sufre Francia se observa en otros países, como Bélgica y Reino Unido.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS