El Mundo

Fidel Castro: "El G20 sólo pareció pedirle al lobo que no devore a Caperucita"

El líder histórico cubano, Fidel Castro, afirmó hoy que la Cumbre del Grupo de los Veinte (G20) realizada el sábado en Washington pareció un encuentro para pedirle al lobo “que no se devore a la Caperucita Roja”. En sus nuevas “Reflexiones del compañero Fidel”, publicadas en el diario “Granma”, Castro califica de “increíble demagogia” a la declaración final del encuentro consensuada por todos los presentes.

Lunes 17 de Noviembre de 2008

La Habana.- El líder histórico cubano, Fidel Castro, afirmó hoy que la Cumbre del Grupo de los Veinte (G20) realizada el sábado en Washington pareció un encuentro para pedirle al lobo “que no se devore a la Caperucita Roja”. En sus nuevas “Reflexiones del compañero Fidel”, publicadas en el diario “Granma”, Castro califica de “increíble demagogia” a la declaración final del encuentro consensuada por todos los presentes.

En la reunión “no fueron rozados ni con un pétalo de una flor los privilegios del imperio”, dice en el artículo, titulado “El parto de los montes”.

El ex presidente, alejado de su cargo a causa de problemas de salud, señala que “lo increíble es la propia declaración final aprobada por consenso de los participantes en el cónclave”.

El texto final fue simplemente “una apelación piadosa a la ética del país más poderoso del planeta” (...) y puede ser entendida “como quienes ruegan al lobo que no se devore a la Caperucita Roja”.

En la primera parte del editorial, el aún primer secretario del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC) se refiere a los lugares donde se sentaron algunos de los asistentes a esa cumbre, según sus relaciones con Estados Unidos, el organizador.

“Bush se mostraba feliz con tener al presidente del Brasil, (Luiz Inacio) Lula a su diestra en la cena del viernes. Al (presidente chino) Hu Jintao, al que respeta por el enorme mercado de su país, la capacidad de producir bienes de consumo a bajo precio y el caudal de sus reservas en dólares y bonos de Estados Unidos, lo sentó a su izquierda”, dice Castro.

Añade que “el mandatario ruso, Dmitri Medvedev, a quien Bush ”ofende con la amenaza de ubicar radares y la cohetería estratégica nuclear no lejos de Moscú“, fue ubicado en un asiento distante.

”Al presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, víctima del resentimiento personal de Bush y asistente al cónclave de Washington, ni siquiera lo vi en las imágenes televisadas de la cena“, dice el líder cubano.

De acuerdo con Castro, ”en el documento no se dice una palabra de lo absurdo de la política de convertir los alimentos en combustible que propugna Estados Unidos, del intercambio desigual de que somos víctimas los pueblos del Tercer Mundo“.

Tampoco se menciona ”la estéril carrera armamentista, la producción y comercio de armas, la ruptura del equilibrio ecológico y las gravísimas amenazas a la paz que pone al mundo al borde del exterminio“.

Para el ex gobernante de la mayor de Las Antillas ”sólo una fracesita perdida en el largo documento menciona la necesidad de afrontar el cambio climático, cuatro palabras“.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario