El Mundo

Familiares de las 17 víctimas exigen a Trump que imponga el control de armas

El presidente ignoró el tema y se dedicó a la "salud mental". Ayer, en medio de los funerales, las familias se indignaron con él y los republicanos.

Sábado 17 de Febrero de 2018

Decenas de estudiantes y padres protestaron en diversos puntos del condado de Broward, al que pertenece Parkland, el pueblo en donde el miércoles murieron asesinadas 17 personas por un joven de 19 años armado con un fusil de asalto, para exigir al gobierno del Donald Trump una regulación del uso de las armas. A la vez, las imágenes de dolor se multiplicaban en la televisión estadounidense, porque ayer se comenzaron a realizar los funerales de los jóvenes estudiantes caídos. La nueva matanza ha reavivado el debate nacional sobre la gran libertad que existe en casi todo Estados Unidos para comprar armas de gran poder letal, como el rifle AR-15 usado por el asesino Nikolas Cruz en la escuela secundaria de Parkland.

Las protestas —previas a la llegada del presidente a Parkland— fueron organizadas por alumnos de varias escuelas secundarias de la zona, ubicada a unos 58 kilómetros al norte de Miami, en respuesta a la forma cómo el mandatario estadounidense encaró el tema centrando su atención en "problemas mentales" y no en las armas. "¿Dónde está nuestra seguridad?", gritaron los alumnos de la secundaria Broward, cercana a la Marjory Stone Douglas, en donde ocurrió la masacre. Los jóvenes salieron a las calles con carteles en los que cuestionaron el papel de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), la organización que defiende la libre posesión y portación de armas.

"Ni uno más", "Hablemos de armas", "Podría ser su hijo", "Suficiente", "Protejan a nuestros niños", "Su silencio nos está matando" y "Somos el futuro" fueron algunos de los mensajes que se leyeron en la manifestación que se extendió por varios kilómetros.

Asimismo, en la multitudinaria vigilia que se celebró la noche del jueves en Parkland, en la que se escuchó al unísono "No más armas", padres de algunas víctimas exigieron cambios en la legislación que permite a cualquier estadounidense mayor de edad adquirir legalmente un arma, tal como hizo el asesino de los jóvenes de Parkland.

"Jamie recibió una bala y está muerta. No me digan que no existe la violencia armada", declaró desde la tarima Fred Guttenberg, padre de una pequeña de 14 años , una de las víctimas mortales del tiroteo. El nombre de Jamie fue leído en voz alta junto al de los demás fallecidos antes de un conmovedor minuto de silencio.

El senador demócrata Bill Nelson consideró ayer desde Parkland que es "momento de empezar esfuerzos serios" contra el uso de armas. "Tenemos que cambiar el hecho de que tengas 18 años y puedas comprar un fusil AR-15—con el que Nikolas Cruz perpetró el ataque este miércoles—, que tiene el mismo calibre que un AK-47, es un arma de asalto", aseveró Nelson al recordar otras masacres en Florida como la del club gay Pulse en Orlando y el aeropuerto de Fort Lauderdale.

Pese a que la evidencia en favor de prohibir o al menos limitar las armas es abrumadora, en EEUU los partidarios de su libre tenencia llevan las de ganar. Ayer, el senador republicano Marco Rubio, dijo por ejemplo que "la regulación no sería una forma efectiva de prevenir los tiroteos. Yo entiendo el dolor, pero quiero estar seguro de que si hacemos algo sea algo que funcione", dijo Rubio en el Senado, poco después de que Trump dijera en un discurso a la nación que el tiroteo demuestra la necesidad de trabajar para "ayudar a asegurar las escuelas y afrontar el difícil tema de la salud mental". Trump simplemente ignoró el asunto de la compra de armas y se dedicó a la salud mental. También prometió que "asegurar mejor las escuelas será una prioridad máxima", durante un próximo encuentro con los gobernadores y fiscales de todo el país.

Visita en la noche

En este difícil contexto, anoche el presidente Donald Trump llegó a Florida con su esposa Melania en un vuelo especial. Su auto blindado lo llevó a visitar el hospital donde se encuentran internados los 14 heridos de la matanza.

"Mi hija de 14 años recibió una bala en la cabeza y está muerta. ¡No me digan que no hay violencia armada!"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario