El Mundo

Ex abogado de Trump admite que compró el silencio de actriz porno

El ex abogado personal del presidente Donald Trump, Michael Cohen, se declaró culpable ayer de violar la ley de financiamiento de campaña.

Miércoles 22 de Agosto de 2018

El ex abogado personal del presidente Donald Trump, Michael Cohen, se declaró culpable ayer de violar la ley de financiamiento de campaña y de otros cargos, y afirmó que él y Trump arreglaron comprar el silencio de la actriz porno Stormy Daniels y la ex modelo de Playboy Karen McDougal para influir en los comicios presidenciales. La afirmación de Cohen parece implicar a Trump en un delito, aunque la cuestión sobre si el presidente puede ser enjuiciado y cuándo podría serlo continúa siendo tema de debate.

La declaratoria de culpabilidad se produjo casi al mismo tiempo que el ex jefe de campaña de Trump, Paul Manafort, fue declarado culpable de ocho delitos financieros en Alexandria, Virginia, en el que fue el primer juicio surgido de la pesquisa del fiscal especial Robert Mueller sobre la injerencia de Rusia en el proceso electoral.

Como parte de su acuerdo, Cohen, de 51 años, se declaró culpable de ocho cargos, incluyendo evasión de impuestos y haber hecho una declaración falsa a una institución financiera. Podría recibir una condena de entre cuatro y cinco años en prisión en su audiencia de sentencia programada para el 12 de diciembre.

En la declaratoria de culpabilidad, Cohen no mencionó a las dos mujeres ni a Trump por su nombre, y en su lugar indicó que trabajó con un "candidato no identificado". Sin embargo, las cantidades y las fechas coinciden con los pagos hechos a Daniels y a McDougal semanas y meses antes de las elecciones presidenciales de 2016.

Sin nombres

Con la voz temblorosa, Cohen respondió las preguntas de un juez federal y dijo que el primer pago fue realizado "en coordinación y por instrucción de un candidato a un cargo federal" y que el segundo fue hecho "por instrucción del mismo candidato". Mientras las televisoras mostraban una cobertura simultánea de los juicios de dos ex allegados de Trump, el mandatario abordaba el avión presidencial y se dirigía a un mitin en Virginia Occidental. No atendió las preguntas de los reporteros sobre sus ex colaboradores y se retiró a su habitación privada en el avión. Cohen salió de la corte y se dirigió a una camioneta negra con vidrios polarizados. Un par de personas que estaban afuera gritaron: "Enciérrenlo!", mientras grababan la escena con sus teléfonos.

La declaratoria de Cohen se produjo después de meses de investigaciones federales y de haberse distanciado del presidente, por quien —dijo alguna vez— "recibiría una bala".

En abril, el FBI allanó su habitación de hotel, su casa y oficina e incautó más de 4 millones de objetos. Las autoridades buscaban registros bancarios, comunicaciones con la campaña presidencial de Trump e información sobre un pago de 130.000 dólares realizado a Daniels y otro de 150.000 dólares a McDougal. Ambas mujeres afirman haber sostenido un amorío con Trump, lo cual el mandatario niega.

Trump negó en abril que supiera algo sobre los pagos que Cohen realizó a Daniels, aunque la explicación del presidente y de su actual abogado Rudy Giuliani han cambiado varias veces desde entonces.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario