El Mundo

Evo rechazó el informe de la OEA sobre las elecciones de octubre

El ex presidente de Bolivia asegura que las actas observadas, aún si fuesen anuladas, no cambiarían el resultado a su favor sobre Carlos Mesa

Sábado 07 de Diciembre de 2019

El ex presidente de Bolivia Evo Morales rechazó las conclusiones del informe electoral de la OEA sobre las cuestionadas elecciones del 20 de octubre pasado, que derivaron en su renuncia y salida del país. Evo aseguró ayer que, incluso anulando las actas observadas por la OEA, su partido Movimiento al Socialismo (MAS) "ganaba en primera vuelta". La afirmación es controversial dado que los auditores de la OEA, que fueron pedidos por el propio Morales cuando vio que los comicios recibían críticas masivas, denuncian en base a su trabajo de campo una "manipulación dolosa" y "acciones deliberadas" que "hacen imposible validar los resultados" de aquellas elecciones.

Mediante su cuenta en Twitter, el ex jefe de Estado, asilado en México, sostiene que "el informe de la OEA señala que encontraron irregularidades en 226 actas. Incluso anulando el voto del MAS en esas actas, la diferencia se mantiene por encima del 10 por ciento", sobre el competidor Carlos Mesa. "El único fraude fue el de @OEA—oficial, cómplice del golpe de Estado, para instaurar un gobierno de facto", acusó Morales, al parecer arrepentido de haber convocado al organismo interamericano.

El reporte conclusivo de los especialistas del organismo internacional ratifica que hubo irregularidades en el sufragio que pretendieron beneficiar al entonces primer mandatario, además de encontrar 12 "acciones deliberadas" que buscaron manipular los resultados de la votación.

El informe preliminar de la auditoría ya indicaba que era "improbable estadísticamente" una victoria en primera vuelta del líder cocalero, recomendando la anulación de la votación y la realización de un nuevo proceso, con otras autoridades electorales. Mientras que el documento final ratifica la existencia de actas con alteraciones y firmas falsificadas que impactaron la integridad del cómputo oficial, además de hacer una mención a la manipulación de los datos de la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP).

Por otro lado, el gobierno interino de Bolivia advirtió que vetará una iniciativa legislativa que le otorgaría una amnistía a Morales si es aprobada por el Congreso. La llamada Ley de Garantías para el Ejercicio Pleno de los Derechos fue aprobada el viernes por la Cámara de Diputados, dominada por el MAS de Morales y pasará el Senado, también de mayoría "masista''.

Entre sus disposiciones establece "la tramitación de salvoconductos para personas que tramitan asilo'', lo que podría favorecer al ex ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, refugiado en la embajada de México en La Paz y en contra de quien el gobierno presentó cargos por "terrorismo y sedición'', los mismos que se imputan a Morales por promover las protestas que dejaron 35 muertos, según el Defensor del Pueblo.

También regula cómo se llevarán a cabo y resolverán los juicios por los delitos cometidos por el presidente, el vicepresidente y otras autoridadesy otorga garantías a dirigentes sindicales, muchos de los cuales son investigados por alentar las manifestaciones. Morales renunció a la presidencia el 10 de noviembre tras ser acusado de fraude electoral en los comicios del 20 de octubre en los que buscaba un cuarto mandato consecutivo.

"Esta es una ley de amnistía para Evo Morales, Juan Ramón Quintana, dirigentes y ex autoridades del MAS. Es un exceso y un insulto al pueblo boliviano porque lo que buscan es que queden impunes de todos los delitos de terrorismo, de sedición, de organización criminal y de lesa humanidad", manifestó el diputado por la Unidad Demócrata, Gonzalo Barrientos.

Se preveía que la iniciativa pasase al Senado anoche. La presidenta interina Jeanine Añez ya había adelantado que no la promulgará si se convierte en ley. "Mi decisión es clara y firme, no voy a promulgar esa ley, no podemos otorgar protección a quienes han sometido, perseguido, engañado y burlado a los bolivianos'', señaló. El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, anticipó que de ser ley podría ser vetada porque es "una norma política que está intentando dividir el país''.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario