El Mundo

Evo Morales sufrió su primera derrota en seis años de gobierno

Una elección de jueces por sufragio universal terminó en una avalancha de votos nulos y blancos. El mandatario no admitió el duro revés. El resultado fue interpretado como un rechazo a su gestión.

Martes 18 de Octubre de 2011

La Paz.- El presidente boliviano, Evo Morales, quedó enfrentado a su primera derrota electoral en casi seis años de gestión, tras una avalancha de votos nulos en una histórica elección de jueces nacionales por sufragio universal. El domingo los bolivianos votaron para elegir a los 28 miembros de los cuatro tribunales nacionales, en una consulta que era observada como una medición de fuerzas entre un gobierno que llamó al voto válido y una dispersa oposición que promovía el voto nulo.

Aunque no estaba en escrutinio su popularidad, Morales aceptó el reto de la minoritaria oposición política de convertir la elección de magistrados y jueces en una suerte de plebiscito a su gestión, y anticipó que su reforma judicial ganaría con más del 60 por ciento de los votos.

Sin embargo, los votos nulos alcanzaron un 45 por ciento, los blancos un 15,5 por ciento y los válidos un 39 por ciento, según los conteos rápidos de la encuestadora Ipsos efectuados para la cadena de televisión ATB, la única que difundió proyecciones de resultados. El Organo Electoral anunció que el resultado final se conocerá recién el 29 de octubre.

Negación. El mandatario indígena -que en los días previos al voto se ufanaba de haber acumulado seis victorias consecutivas en las urnas- no admitió explícitamente un revés y, por el contrario, dio por válida la elección con la que, afirmó, "arranca la nueva justicia para Bolivia", siguiendo su proyecto de "refundación".

"Quiero expresar mi respeto y admiración por la votación democrática del pueblo boliviano", dijo un Morales visiblemente apesadumbrado en una breve declaración por televisión, cuando ya la mayoría de los medios locales consideraba válida la proyección de resultados de ATB.

Morales saludó a la masiva participación ciudadana en la votación y proclamó el nacimiento de "una nueva justicia que permita hacer justicia", saliendo al paso de inmediatas demandas opositoras de que el comicio sea declarado nulo por supuesta falta de legitimidad.

Las cifras divulgadas, de confirmarse en el conteo oficial, no invalidarían la elección, ya que resultarán ganadores los candidatos más votados independientemente de los sufragios nulos y blancos. Sin embargo, analistas aseguraron que los resultados podrían poner al país ante un nuevo marco de tensiones políticas.

"No sabe escuchar". Morales logró votaciones históricas desde 2005, cuando fue electo presidente con el 54 por ciento de los votos. Después fue ratificado con el 67 por ciento en 2008 y reelegido para un segundo mandato (2010-2015) con el 64 por ciento. La del domingo fue su primera derrota y los resultados dejan ver un fuerte rechazo.

"Por cinco años Evo Morales fue un Superman de la política boliviana. Ya no lo es, perdió apoyo popular", dijo el analista Jim Shultz del Centro para la Democracia, una organización no gubernamental con base en EEUU y Bolivia. "Dependerá de las acciones que tome en el futuro para recuperarse, pero ya ha mostrado que no sabe escuchar", agregó.

"A ciegas". Eduardo Rodríguez, ex mandatario y ex presidente de la Corte Suprema de Justicia, advirtió que "hay un riesgo de que los resultados puedan generar una crisis de legitimidad. Insisto en que hay que reflexionar y abrir el texto constitucional para mejorar los sistemas de conformar un órgano judicial", opinó. "Las elecciones son buenas en tanto quienes sean elegidos sean conocidos por sus electores. No podemos repetir estas elecciones casi a ciegas", sostuvo Rodríguez.

"Copamiento judicial". Por su parte, Jorge Quiroga, quien gobernó Bolivia entre 2001 y 2002, denunció que los bolivianos fueron "restringidos y limitados a elegir a gente que el MAS (partido de Morales) puso para copar el poder judicial. Lo que están buscando es darle un barniz electoral a lo que es el copamiento judicial y establecer una guillotina para seguir haciendo lo que está haciendo: perseguir adversarios y dar impunidad a los propios", disparó.

Desde otro lugar, el analista Carlos Cordero dijo que "Morales perdió apoyo y tendrá problemas de gobernabilidad. La oposición levantó cabeza, pero todavía el gobierno es fuerte y no está en riesgo su continuidad". Cordero agregó que el ex alcalde de La Paz y ex aliado de Morales Juan del Granado, quien abanderó el voto nulo, es un líder que todavía no tiene alcance nacional.

Un proceso trunco. En las últimas semanas Morales hizo campaña a favor de la participación y el voto válido, en respuesta a la oposición que cuestionaba duramente el proceso, especialmente la preselección de candidatos que hizo la oficialista Asamblea Plurinacional.

La primera elección por voto popular de los 28 jueces de los cuatro altos tribunales es parte de un proceso liderado por el presidente, que en los últimos cinco años abarcó nacionalizaciones de hidrocarburos y otras industrias y un aumento de la presencia de indígenas en órganos de poder.

Sin embargo, el proceso que encaró el mandatario se debilitó a partir de su segundo mandato, en primer lugar por un fallido aumento en los combustibles, y más recientemente por una confrontación con indígenas de la amazonia que se oponen a la construcción de una ruta en medio de una rica reserva natural.

La semana pasada, durante una masiva concentración a su favor, Morales pidió apoyo a sus bases para un tercer mandato y anunció que en diciembre relanzará su gobierno con una nueva agenda, la cual será consultada con sindicatos y organizaciones sociales afines.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario