El Mundo

Evo Morales entra en su tercer día de ayuno sin lograr aprobación del código electoral

Ni la oferta de vuelos especiales y vehículos fue aceptada por los parlamentarios opositores, quienes se resisten volver desde sus regiones a La Paz para un debate sobre el contenido del código electoral transitorio, documento clave para las elecciones generales del 6 de diciembre.

Sábado 11 de Abril de 2009

La Paz- El presidente boliviano, Evo Morales, inició hoy su tercer día de huelga de hambre, acompañado por unas 1.200 personas en varias ciudades bolivianas, pero sin conseguir la aprobación del código electoral ante el abandono de los opositores del Congreso Nacional de Bolivia.

Ni la oferta de vuelos especiales y vehículos fue aceptada por los parlamentarios opositores, quienes se resisten volver desde sus regiones a La Paz para un debate sobre el contenido del código electoral transitorio, documento clave para las elecciones generales del 6 de diciembre.

“Escucharé con paciencia, hasta insultos escucharé, pero vengan a debatir”, imploró el vicepresidente boliviano, Alvaro García Linera, también presidente del Congreso Nacional.

García Linera perdió la calma el jueves ante insultos descalificadores de los parlamentarios de la agrupación opositora Poder Democrático Social (Podemos), liderada por el ex presidente Jorge Quiroga.

La reacción de García Linera fue aprovechada por los opositores, quienes abandonaron en masa el edificio del Congreso Nacional, prometiendo no volver más.

El oficialismo ahora está huérfano e inutilizado mientras el presidente Evo Morales, con una huelga de hambre en el Palacio Quemado de La Paz, juega con las cartas que mejor maneja para ganar lo que parece ser la última batalla para consolidar su prometida “revolución democrática y cultural” en Bolivia.

Un nuevo padrón electoral, veto al voto en el exterior y límite a las circunscripciones especiales para los pueblos indígenas es el planteamiento que hace la oposición política y regional para evitar que el Movimiento al Socialismo (MAS), partido de Evo Morales, cope por completo la futura Asamblea Legislativa Plurinacional.

“Es cuestión de números y una táctica de sobrevivencia política”, calificó el analista político Carlos Cordero la posición de la oposición.

Evo Morales no ocultó jamás su pretensión de tener control absoluto de la Asamblea Legislativa Plurinacional, y reveló su aspiración de ganar las elecciones de diciembre con al menos 70 por ciento de respaldo ciudadano.

La oposición, que atraviesa por una falta de liderazgo y de unión, pretende evitar ello oponiéndose al código electoral transitorio, el último documento que Evo Morales requiere del actual parlamento. De aprobarse, los opositores quedarán literalmente desempleados y a la espera de los resultados de las elecciones de diciembre. (DPA)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS