El Mundo

Evo llamó al diálogo a la oposición mientras crece una rebelión policial

El mandatario debió hacer una conferencia de prensa desde un hangar, dado que el palacio de gobierno estaba rodeado de policías amotinados.

Domingo 10 de Noviembre de 2019

La rebelión policial en Bolivia ayer se extendió a todo el país. En este contexto crítico, el presidente Evo Morales convocó al diálogo a las fuerzas políticas que obtuvieron representación legislativa en las elecciones del 20 de octubre, pero a la vez llamó a sus militantes y organizaciones a movilizarse “para defender la democracia”, ante lo que considera un intento de “golpe de Estado”.

Policías que custodiaban los exteriores del palacio presidencial en La Paz se replegaron a sus cuarteles y los manifestantes ingresaron pacíficamente hasta las puertas de la casa de gobierno. Morales habló ayer en conferencia de prensa desde el hangar de su avión presidencial, dado que el palacio de gobierno no daba garantías de seguridad.

El presidente convocó desde ese lugar a una mesa de diálogo a las fuerzas políticas que obtuvieron representación legislativa en las elecciones del 20 de octubre. “Para preservar la nueva Bolivia, la vida misma la democracia, convoco al diálogo a los partidos que han obtenido asambleístas en las últimas elecciones nacionales. Convoco con agenda abierta a debatir para pacificar Bolivia. Convoco a una reunión de manera urgente e inmediata”, ha afirmado Morales durante un acto en el hangar presidencial en El Alto. Pero a la vez llamó a sus militantes y organizaciones a movilizarse “para defender la democracia”, ante lo que considera un intento de “golpe de Estado”.

Morales también pidió a la policía de todo el país que retorne a cumplir sus funciones de seguridad pública. La crisis boliviana estalló al día siguiente de las cuestionadas elecciones del pasado 20 de octubre. El cuadro general muestra a un presidente Morales debilitado en las últimas 48 horas, y el llamado a una mesa de diálogo parece una señal de esa debilidad, más allá de un intento de dividir a la oposición entre el sector moderado, liderado por el ex canditado presidencial Carlos Mesa, y el más radicalizado, que conduce el movimiento cívico de Santa Cruz. Este exige la renuncia incondicional del presidente Morales.

   Desde el viernes a la noche, un motín policial estalló en varias regiones, y ayer tomó dimensión nacional. La Paz quedó sin patrullaje en las calles y con los agentes del orden replegándose a sus cuarteles. Ello obligó a que fueran evacuados los funcionarios del edificio presidencial, que sólo quedó bajo custodia de la guardia presidencial militar en sus interiores.

   Desde que estalló la crisis tras los comicios, tres opositores han muerto en violentos enfrentamientos callejeros con seguidores del mandatario y más de cien resultaron heridos. Desde el viernes en la noche, los manifestantes opositores que reclaman nuevas elecciones y la renuncia de Morales optaron por no enfrentarse con la policía y, por el contrario, los alientan a amotinarse y les entregan refrescos. Un policía con el rostro cubierto dijo al momento de ingresar a su cuartel: “vamos a frenar a este gobierno dictador”.

   En Santa Cruz, bastión opositor, policías amotinados salieron a marchar por las calles acompañados de manifestantes opositores. Un agente que custodiaba el perímetro del edificio presidencial declaró que los policías decidieron “replegarse” para hacer escuchar sus demandas. “No es un motín, estamos replegándonos porque tenemos nuestros propios pedidos”, dijo. Los amotinados reclaman mejoras salariales, mejores condiciones de trabajo y la renuncia de su comandante. En uno de sus pedidos demandan “independencia política para no ser instrumento de ningún gobierno”.

   El líder cívico de la oposición Luis Fernando Camacho, respaldó a los policías amotinados.”Están apoyando a su pueblo, todos queremos la unidad, la pacificación del país y la defensa de la democracia”, señaló. Camacho, presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, llegó a La Paz y se propone entregar una carta de renuncia a Morales. Este ha llamado a la OEA a hacer una auditoría electoral. La oposición rechaza la auditoría, y recuerda que la propia misión de observadores electorales de la OEA desechó el resultado del 20 de octubre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario