El Mundo

Evo debió archivar su reforma penal por la ola de protestas que causó

Retirará el proyecto del nuevo código. Culpó del rechazo general a "la derecha", pese a que los sindicatos son los mayores adversarios del texto

Lunes 22 de Enero de 2018

El presidente de Bolivia, Evo Morales, debió anular el nuevo Código Penal que impulsaba y que generó protestas sociales y sindicales de vastos sectores en los últimos meses, que iban a continuar hoy en La Paz. "Decidí abrogar todo el nuevo Código del Sistema Penal", informó Morales a la prensa. y agregó que tomó esa medida para "evitar que la derecha use el código para una conspiración política". Más allá de la manida referencia a "la derecha", lo cierto es que la marcha atrás con un código claramente represivo es una derrota política para el presidene boliviano,que cumple 12 años continuados de poder y pretender continuar en el cargo.

"Ojalá rápidamente puedan consensuarlo (aprobarlo) la Asamblea Legislativa. Lamentablemente ganó la mentira", afirmó más tarde en una entrevista televisiva, en la que acusó a la oposición de alimentar los reclamos sólo para debilitar a su gobierno. El mandatario contó que recibió llamadas de allegados, militantes y dirigentes sociales, que le manifestaron que "hay que abrogar" el nuevo Código Penal y que finalmente aceptó, pese a que sigue considerando que se trata de un paquete de leyes "bueno y favorable" para su gobierno.

Morales hizo una autocrítica al afirmar que "hubo un descuido de la Asamblea (Parlamento), también del gobierno", porque hubo una "falta de socialización al pueblo", una falta de explicación e involucración popular en el nuevo código. Morales siempre habla en estos términos sobre sus iniciativas, dando por sobreentendido que "el pueblo" es su base social y electoral.

Morales formalizará su decisión con una carta dirigida al Poder Legislativo, en la que pedirá que se consideren los artículos observados por los numerosos sectores, principalmente profesionales, cívicos, los sindicatos y las iglesias Católica y Evangélica, entre muchos otros.

Esta decisión llega después de una serie de protestas en varios departamentos bolivianos que amenazaba con extenderse a un paro nacional y a una marcha hacia La Paz convocada para hoy, el mismo día que el presidente presentará su informe anual en el Poder Legislativo.

La primera huelga de esta serie de protestas la motorizaron los médicos y duró 47 días. Uno de los artículos penalizaba potencialmente su trabajo y, por eso, realizaron una de las huelgas más extensas de la historia reciente del país. En paralelo, también se movilizaron los sectores de transporte y gremialistas, mientras que la oposición política instaló una huelga de hambre en el Legislativo.Para hoy iba a salir a la calle la poderosa Central Obrera Boliviana (COB) a la que Morales nunca ha podido controlar del todo. Habían anunciado para esta semana "un paro con bloqueos esporádicos en ciudades".

Inicialmente, Morales decidió derogar los artículos 137 sobre homicidio culposo en accidentes de tránsito y el 205 sobre mala praxis médica. Pero las protestas también eran en contra a la habilitación del Tribunal Constitucional a Morales para las elecciones nacionales previstas para el 2019 y pedían que se respete el resultado del referéndum del 21 de febrero de 2016 en el que ganó el "No" a eliminar el límite al número de mandatos presidencial.

Las protestas se masificaron en los últimos días con suspensiones de las actividades comerciales en al menos siete regiones del país. Morales dará hoy un informe al país como parte de la conmemoración de los doce años de su gobierno y de creación del Estado Plurinacional de Bolivia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario