El Mundo

Europa profundiza la integración económica sin el apoyo de Londres

Se acordó un nuevo pacto fiscal con reglas más estrictas contra el déficit público. El premier inglés David Cameron mantuvo su negativa, haciendo fracasar el consenso de los 27.

Sábado 10 de Diciembre de 2011

Bruselas. — Europa llegó ayer a un acuerdo histórico para la redacción de un nuevo tratado que profundice la integración económica de la zona euro, pero el Reino Unido rechazó sumarse a los otros 26 países de la Unión Europea (UE) en una unión fiscal y quedó aislado. El resultado de la cumbre de la Unión Europea de dos días dejó a los mercados financieros en la incertidumbre de si habrá medidas decisivas para frenar la crisis de deuda que comenzó en Grecia en 2009 y se propagó a Portugal, Irlanda, Italia y España, y ahora amenaza a Francia e incluso a la poderosa Alemania. Un nuevo tratado tardaría tres meses en negociarse y podría requerir riesgosos referendos en países como Irlanda. Ante el veto británico, los 17 países de la zona del euro y otros seis de la UE decidieron sellar el pacto fiscal propuesto por Alemania y Francia, que se traducirá en un tratado intergubernamental.
  El Reino Unido mantuvo su negativa a unirse a la propuesta, haciendo fracasar el consenso.”Lo que se propuso no está acorde a los intereses del Reino Unido y por eso no lo apoyo”, explicó el premier David Cameron. Frente a la postura británica, los 23 países restantes apuntaron a la elaboración de un tratado intergubernamental como solución intermedia, que estará terminado para marzo próximo. Cameron perdió durante la jornada el único apoyo que tenía en su estrategia fallida de vetar el nuevo pacto fiscal de la eurozona: Hungría decidió sumarse al grupo y lo dejó solo junto a los euroescépticos, ahora más aislados que nunca.
  La primera en expresar su satisfacción fue la canciller alemana, Angela Merkel, artífice del acuerdo junto a su “delfín” en el eje franco-alemán, el presidente francés, Nicolas Sarkozy: “Es un buen acuerdo, hemos recuperado credibilidad (...) Hemos creado una nueva base de confianza” en la eurozona, comentó. Merkel ganó así el pulso que había mantenido con Cameron durante horas de ardua negociación, en las cuales el líder “tory” reclamó una excepción a ese acuerdo fiscal: “No podemos hacer compromisos irresponsables” subrayó la líder democristiana alemana. “Cameron pidió lo que todos considerábamos inaceptabe”, apostilló Sarkozy.
  Los 17 socios de la eurozona más otros seis países —Dinamarca, Lituania, Letonia, Bulgaria, Polonia y Rumanía— se sumaron al acuerdo para endurecer las normas de control presupuestario, con poderes fiscalizadores para la Comisión Europea sobre los presupuestos nacionales, sanciones automáticas a los socios infractores y la posibilidad de denunciarles ante la justicia europea. Hungría lo someterá a votación parlamentaria, como Suecia y República Checa, pero no lo vetará como había anunciado en principio.
  Ahora, hasta marzo de 2012 como más tarde, se inicia un proceso de redacción, firma y aprobación parlamentaria del nuevo tratado intergubernamental, una fórmula más rápida, de emergencia, que evita tener que reformar a fondo los Tratados de la UE, lo cual dilataría al menos un año la solución de la crisis. “Los británicos siempre han estado fuera del euro (con una cláusula «opt out», desde el Tratado de Maastricht, en 1992) así que es algo conocido por nosotros”, agregó Merkel. “Lamentablemente, no fue posible lograr la unanimidad”, comentó el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. “Son 26 frente a uno. Por lo tanto somos una unión y somos fuertes”, aseguraba el presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek.
  Por otra parte, los líderes europeos lograron concretar otras medidas, como acelerar al año que viene (uno antes de lo previsto) la entrada en vigor del fondo de rescate permanente (Mecanismo Europeo de Estabilidad, MES, con un capital suscrito de 700.000 millones de euros y una efectividad de 500.000 millones), y transferir al FMI, unos 200.000 millones de euros para países en crisis.
  Los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 decidieron reforzar los dos fondos de rescate actuales: el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), con 440.000 millones de euros, y el Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (MEEF), con 60.000 millones, combinando su fuerza, manteniéndolos en paralelo, a modo de ariete por si fuera necesario usarlos para proteger a economías grandes o medianas, como Italia o España.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario