El Mundo

Europa prepara planes por si Grecia cae en default este mes

Funcionarios se reunieron en Eslovaquia para estudiar la hipótesis, luego de los sucesivos fracasos de las negociaciones con Atenas.

Sábado 13 de Junio de 2015

Mientras Atenas se sigue mostrando optimista en las negociaciones con Europa y el FMI, funcionarios de los países de la Eurozona analizaban en Bratislava, capital de Eslovaquia, estas alternativas y planes de emergencia para el país heleno. La canciller alemana Angela Merkel y sus asesores discutían por su lado cómo encarar un default griego según la prensa alemana. El jueves, el FMI y Atenas rompieron las negociaciones que llevaban adelante en Bruselas y cada delegación se volvió a su casa. Fue un punto de quiebre en semanas de difíciles conversaciones. En el transcurso de junio se definirá el destino de Grecia. Atenas podría caer en default, y la deuda en vilo no es menor: 240.000 millones de euros sólo con los acreedores europeos y el FMI, prestados desde 2010.

Desde Atenas se trató de poner paños fríos y se indicó que era posible llegar a un acuerdo con los acreedores antes el encuentro del Eurogrupo el próximo jueves. Se remarcó además que una delegación griega de alto rango se reunirá con representantes de los acreedores hoy por la mañana en Bruselas. "Estamos más cerca de un acuerdo que nunca antes", dijo un funcionario griego bajo condición de anonimato, quien agregó que su país presentará contrapropuestas "para superar las diferencias remanentes". Pero entre la declaración ante el Parlamento de Atenas del premier Alexis Tsipras el pasado viernes —trató de "irreal y absurda" a la última propuesta europea— y el episodio de este jueves con el FMI, el escenario parece muy oscuro.

Los griegos insisten con el optimismo. "Habrá un acuerdo, porque la bancarrota de Grecia no nos interesa a nosotros ni a nuestros acreedores", dijo a la televisión estatal el ministro Alekos Flambouraris, uno de los más estrechos asesores del primer ministro Tsipras. Y este se mostró alegre y en mangas de camisa a su retorno de Bruselas, donde tuvo difíciles reuniones con la cúpula europea durante el jueves.

Pero los funcionarios europeos no quieren dejar cabos sueltos y discutieron ayer una serie de escenarios en Bratislava. Entre estos estaba el probable default de 1.600 millones de euros que Grecia debe pagar al FMI a fines de junio. Grecia dio otra mala señal también en este aspecto, cuando esta semana tomó una decisión unilateral y dejó de pagar un tramo de 310 millones de euros y acumuló los tres vencimientos de junio a fin de mes. Recurrió a un mecanismo excepcional que el FMI utilizó una sola vez, con la nación africana de Zambia a fines de los años 70.

El buen humor de Tsipras en Atenas, donde participó de la reapertura de un canal de televisión estatal cerrado por el ajuste, contrastó con las duras conversaciones que mantuvo el miércoles con la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Francois Hollande en Bruselas, y con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el jueves. Este mismo día la incapacidad de romper el estancamiento hizo que el FMI enviara de vuelta a su equipo negociador en Bruselas y Grecia hiciera lo propio con sus técnicos.

Otra fecha límite. Ahora, la próxima fecha limite es el 18 de junio, cuando se reunirá el Eurogrupo. La reunión de Bratislava era preparatoria de este encuentro. La mayoría de los funcionarios europeos cree que es improbable que los acreedores EM_DASHentre ellos, el Banco Central EuropeoEM_DASH sellen un acuerdo con Atenas a tiempo para el desembolso de 7.200 millones de euros remanente. Este dinero es el último tramo del segundo rescate que ha recibido Atenas desde 2010, un caso único en Europa y que suma el asombroso monto total de 240.000 millones de euros. Los otros tres países "rescatados" durante la crisis, España, Portugal e Irlanda, ya están en vías de recuperarse y con sus pagos normalizados. Grecia, que recibió mucho más fondos que estos países, se mantiene hundida en una crisis de insolvencia crónica. De hecho, desde 2010 depende de los sucesivos tramos del "rescate" para poder hacer frente a sus gastos ordinarios, como el pago de salarios estatales y jubilaciones. Evitar el default "requeriría progresos en pocos días que no han sido posibles en muchas semanas. La reacción del BCE, el FMI y varios Estados miembros fue extremadamente escéptica", remarcó ayer un conocedor de las discusiones. Merkel instó públicamente ayer a Grecia y a sus acreedores a seguir tratando de alcanzar un acuerdo. "Donde hay voluntad hay un camino, pero la voluntad debe venir de todos los lados, por lo que es importante que sigamos dialogando", afirmó en Berlín. Horas antes, la prensa alemana había informado de las reuniones de Merkel con sus técnicos para analizar un default griego.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS