El Mundo

Europa pierde la paciencia con la endeudada Grecia

El líder de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, rechazó una llamada de Tsipras por falta de progreso en las negociaciones.

Domingo 07 de Junio de 2015

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, declinó ayer atender una llamada telefónica del premier griego, Alexis Tsipras, debido a que Atenas todavía no envió las propuestas de reforma que prometió presentar el jueves, dijo un funcionario de la Unión Europea, a la vez que el vicecanciller alemán advirtió a Atenas que Europa llegó al límite. Según una autoridad de la UE, “el premier griego pidió hacer un llamado telefónico el sábado (por ayer), pero Juncker declinó responder porque no hubo progreso en las discusiones y las propuestas que Grecia prometió enviar el jueves no llegaron”por lo que no había bases para sostener nuevas discusiones.

   El punto muerto en la crisis de la deuda griega, que está afectando a los mercados financieros y podría dañar la recuperación económica mundial, penderá sobre la cumbre que reúne a los líderes del G7 en Alemania a partir de hoy, bajo la presidencia de Merkel. Un portavoz alemán dijo que Tsipras no fue invitado a la cita del Grupo de los Siete países más industrializados del globo. “No hubo nuevos desarrollos así que no había nada que discutir”, agregó. Tsipras también tenía previsto volver a Bruselas para sostener nuevas discusiones en persona el viernes, pero no lo hizo. En cambio, rechazó ese día como “absurdos” los términos de ayuda propuesta por los acreedores del país y retrasó un pago de deuda al Fondo Monetario Internacional.

   En un discurso desafiante dirigido a buscar el respaldo del Parlamento a su rechazo al paquete de austeridad a cambio de ayuda financiera, Tsipras equilibró la indignación con la confianza de que un acuerdo para mantener a su país en el bloque de la moneda única estaba “más cerca que nunca”. “Sabemos que es en parte un teatro, pero no tenemos que jugar un rol en cada escena del drama”, dijo el funcionario de la UE. Al centrar su ira sobre dos de las principales demandas de los acreedores —la eliminación de un suplemento de ingresos para los pensionistas más pobres y el alza del IVA a la electricidad— Tsipras dejó abiertas posibles alternativas a esas medidas.

Al límite. Al respecto, el vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, advirtió ayer a Grecia en una entrevista a un periódico local que ya no hay más espacio en las negociaciones para lograr un acuerdo sobre financiamiento a cambio de reformas. Al ser consultado sobre si espera un acuerdo pronto, Gabriel dijo al diario Stuttgarter Nachrichten que “eso depende únicamente del gobierno heleno. Europa llegó al límite”.

   Gabriel agregó que actualmente el ánimo en Alemania es dejar que los griegos abandonen la zona euro. “Pero es seguro que sería muy costoso”, dijo, agregando que Grecia seguiría siendo un Estado miembro en la UE sin importar lo que suceda. “Así que todavía habría la necesidad de asistencia”, dijo. Gabriel, que es ministro de Economía y también presidente del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), criticó al premier. “Su problema es que no está dispuesto a abordar los problemas que necesitan ser resueltos. Prefiere colocarlos sobre los hombros de los contribuyentes europeos. Pero eso no funcionará”, dijo.

   Gerda Hasselfeldt, una importante miembro de los aliados conservadores de la canciller Angela Merkel en Baviera, dijo al diario alemán Passauer Neue Presse que el gobierno de Atenas tiene que elaborar ahora propuestas detalladas de reformas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS