El Mundo

ETA volvió al ataque con atentados en localidades turísticas

Madrid.— ETA emprendió ayer una campaña de atentados veraniegos con la colocación de varios artefactos explosivos en localidades turísticas del norte de España. Las bombas causaron destrozos pero no dejaron víctimas.

Lunes 21 de Julio de 2008

Madrid.— ETA emprendió ayer una campaña de atentados veraniegos con la colocación de varios artefactos explosivos en localidades turísticas del norte de España. Las bombas causaron destrozos pero no dejaron víctimas.

La primera explosión se produjo a las 12.12 horas en la playa de La Salvé, en Laredo. La segunda, a las 12.50, junto al mástil de la bandera de los guardavidas en la playa de Ris, en Noja. La tercera, sobre las dos de la tarde, en la misma playa de Laredo. Y la cuarta, casi a las tres de la tarde, en el campo de golf de Noja. Previamente, un mensajero en nombre de la banda avisó de los atentados a los bomberos de Vizcaya.

Los dos atentados registrados en Laredo fueron de baja intensidad. Los artefactos se encontraban colocados a unos 300 metros de distancia. La zona donde se encontraba el primer artefacto, que estaba escondido en una duna, había sido desalojada unos 45 minutos antes. Aunque en ese momento las playas no estaban muy transitadas, debido al mal tiempo, el desalojo colapsó la ruta de salida del pueblo en dirección a Bilbao, el lugar de procedencia de la mayoría de los turistas.

Bajo las dunas. La detonación se escuchó en todo el pueblo de Laredo, uno de los principales puntos turísticos de Cantabria, y provocó una columna de humo de unos 25 metros.

El primer artefacto que estalló en Noja (Cantabria) lo hizo en las dunas de la playa de Ris, junto al mástil de la bandera de los guardavidas. Es una zona situada a unos 50 metros del estacionamiento. Esta bomba era de muy baja potencia, o bien estaba muy enterrada bajo las dunas.

Onda expansiva. La segunda explosión en la zona, la última de las cuatro de las que avisó ETA, se registró en el campo de golf de Noja, que ya se encontraba desalojado y acordonado. En esta ocasión, la ubicación de la bomba hizo que la onda expansiva lanzase por encima de la valla diversos objetos. Uno de ellos fue una piedra que cayó en un chalet cercano e hirió levemente a una vecina, que se encontraba junto a una mujer embarazada que no resultó afectada.

Un comunicante anónimo, que habló en nombre de ETA, informó de la colocación de los cuatro artefactos explosivos. El aviso, a través de una grabación en la que se oía la voz distorsionada de una mujer, tuvo lugar a las 10.30 horas.

"ETA constituye un absurdo y un anacronismo sin sentido en la Europa del siglo XXI", sentenció Mikel Cabieces, delegado del gobierno en el País Vasco. "Los terroristas están contra nuestra economía, contra nuestro desarrollo y bienestar", agregó.

En diciembre de 2006 la organización terrorista interrumpió un cese de hostilidades voluntario al hacer estallar una potente bomba en el aeropuerto internacional de Madrid.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario