El Mundo

ETA sacudió la Semana Santa con un coche bomba en el norte de España

 Dos semanas después de cobrarse su última víctima mortal, ETA irrumpió hoy en plena Semana Santa en España, haciendo explotar un coche bomba junto a un cuartel de la Guardia Civil en el centro de la localidad riojana de Calahorra, en el norte del país.

Viernes 21 de Marzo de 2008

Madrid.-  Dos semanas después de cobrarse su última víctima mortal, ETA irrumpió hoy en plena Semana Santa en España, haciendo explotar un coche bomba junto a un cuartel de la Guardia Civil en el centro de la localidad riojana de Calahorra, en el norte del país.

En esta ocasión no hubo que lamentar víctimas mortales ni heridos de gravedad, ya que el cuartel había sido desalojado rápidamente después de que ETA alertase de la colocación del vehículo con una llamada a la asociación vasca de ayuda en carretera DYA. Un guardia civil resultó herido leve, con una contusión, al tirarse al suelo para protegerse de la explosión, y ocho personas fueron atendidas por cortes que no revestían importancia, según fuentes sanitarias.

Sí se vivieron escenas de pánico. Las inmediaciones estaban llenas de gente, ya que acababa de celebrarse la procesión de Viernes Santo en la localidad, de unos 23.000 habitantes. Decenas de personas quedaron aterrorizadas. El cuartel y edificios cercanos sufrieron cuantiosos daños materiales, de tal forma que habrá vecinos que posiblemente tengan que pasar la noche en albergues habilitados por la administración por los desperfectos sufridos en sus viviendas.

Tras la explosión, la policía local temió que pudiera haber un segundo coche bomba en la zona, por lo que amplió el perímetro de seguridad, si bien posteriormente quedó descartada la existencia de otro vehículo con explosivos.

Como es habitual en algunos de sus atentados, ETA avisó de la colocación del coche con una llamada a la asociación vasca de ayuda en carretera DYA media hora antes de que éste, un Honda Civic de color azul, explotase a las 14:00 horas (local) junto al cuartel.

El complejo de la Guardia Civil ya sufrió un atentado similar sin víctimas en 1983.
El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, se mantuvo en contacto con el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, desde Doñana, en el sur de España, donde pasa las vacaciones de Semana Santa con su familia, informaron fuentes gubernamentales.

La repulsa del atentado no se hizo esperar por parte de los partidos políticos. El presidente de La Rioja, Pedro Sanz, del Partido Popular (PP), advirtió a los terroristas de que “con los demócratas nunca van a poder” después de constatar, en declaraciones a Radio Nacional de España (RNE), que la bomba “podría haber causado una masacre”.

El pasado 7 de marzo, dos días antes de las elecciones generales en España, ETA mató a tiros a un ex concejal socialista en el País Vasco. El de hoy, perpetrado justo dos semanas después, es el primer atentado de la organización armada desde entonces.

ETA ha matado a más de 800 personas desde 1968 en su pretensión de lograr un País Vasco independiente.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario