El Mundo

ETA asesinó de varios disparos a un importante empresario en País Vasco

La víctima era directivo de una de las empresas que realiza las obras de un tren de alta velocidad. Zapatero condenó el atentado y prometió perseguir sin descanso a los terroristas.

Jueves 04 de Diciembre de 2008

Madrid/Azpeitia. — Dos semanas después de la detención de su presunto máximo jefe, Mikel Garikoitz Aspiazu, alias Txeroki, ETA mató ayer a tiros a un empresario en el País Vasco, en el norte de España. Ignacio Uría, que tenía 70 años, era propietario de la empresa Altuna y Uría, una de las que participan en la construcción del trazado ferroviario de alta velocidad en el País Vasco. Este ha sido objetivo de ataques y sabotajes por parte de ETA y de su entorno en los últimos meses. El empresario recibió varios disparos en un estacionamiento de la localidad guipuzcoana de Azpeitia, de unos 14.000 habitantes, según confirmaron fuentes del Departamento de Interior del gobierno regional vasco.

Impuesto revolucionario. En el momento del ataque se dirigía al restaurante al que solía acudir prácticamente todos los días. Dos hombres se bajaron de un coche y le dispararon, para huir después en el mismo automóvil. Uría no llevaba escolta. Fuentes policiales indicaron que el empresario había recibido amenazas por no pagar el llamado "impuesto revolucionario", como califica ETA sus extorsiones al empresariado.

El jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, expresó ayer la absoluta determinación del gobierno de "perseguir sin descanso" a los terroristas de ETA. "Deben saber —dijo Zapatero durante una comparecencia en La Moncloa— que van a pasar el resto de su vida en la cárcel. Que no duden en ningún momento de que así será". Zapatero, que condenó duramente el "muy cobarde asesinato", expresó su apoyo a los empresarios y trabajadores del País Vasco y destacó la unidad y la resolución de los demócratas frente al terrorismo.

Objetivo. Los terroristas robaron el coche con el que acudieron al estacionamiento de Azpeitia y dejaron a su conductor maniatado. Tras el atentado, quemaron el vehículo para borrar huellas y huyeron en otro vehículo. En agosto, ETA amenazó directamente en un comunicado a las empresas que trabajan en el tren de alta velocidad vasco. Una de ellas era precisamente Altuna y Uría. En marzo de 2007 aparecieron varios de sus vehículos con las ruedas pinchadas, pintadas y con los tubos de escape tapados.

El de ayer fue el primer ataque terrorista de la organización separatista vasca contra un empresario desde hace ocho años, cuando ETA mató al entonces responsable de la patronal guipuzcoana, José María Korta.

Máxima alerta. Las fuerzas de seguridad españolas se encontraban en máxima alerta ante posibles atentados de ETA después de la detención, el pasado 17 de noviembre en Francia, de su presunto máximo jefe. Este hecho y la proximidad de las fiestas navideñas, con motivo de las cuales ETA ha atentado en varias ocasiones, hacían temer al Ministerio del Interior un ataque en estos días. El atentado tuvo lugar además tres días antes de una fecha señalada: el próximo sábado 6 de diciembre se celebra el 30º aniversario de la Constitución Española. Partidos e instituciones condenaron el asesinato de Uría.

Uría es la cuarta víctima mortal que se cobra ETA este año. Dos días antes de las elecciones generales de marzo asesinó a un ex concejal socialista también en el País Vasco. En mayo volvió a atentar en esa región, matando con un coche bomba a un guardia civil. En septiembre mató a un militar en Cantabria con otro coche bomba.

"Vení rápido"

“Manoli, vení para acá rápido que a Ignacio le han hecho algo”. Así se enteraba del atentado la esposa del empresario asesinado por la ETA en un estacionamiento de Azpeitia. Al otro lado del teléfono, la dueña del restaurante Kiruri, al que Uría acudía a diario, informaba de la trágica noticia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario