El Mundo

Estados Unidos niega la libertad bajo fianza al director del FMI

Dominique Strauss-Kahn seguirá en prisión al menos hasta el próximo viernes. Por el cargo de intento de violación podría enfrentar una sentencia de hasta 25 años de cárcel.

Martes 17 de Mayo de 2011

Nueva York.— Un juez de Nueva York denegó ayer la libertad bajo fianza al director del FMI, el francés Dominique Strauss-Kahn, acusado por la fiscalía de asalto sexual contra una empleada de un hotel de la ciudad. La jueza Melissa C. Jackson fijó para el viernes la próxima comparecencia del jefe del FMI en la corte.

La parte acusatoria pidió a Jackson que denegara la libertad bajo fianza, establecida en un millón de dólares, alegando el “riesgo” de que el acusado huyera del país tomando un avión, y ante la falta de un tratado de extradición entre Francia y EEUU.

La fiscalía lo acusó ayer de seis cargos, entre ellos de intento de violación, con lo que afrontaría una sentencia máxima de 25 años de prisión. Según la documentación, se acusa a Strauss-Kahn de llevar a cabo una conducta de “sexo oral y anal con otra persona por el uso de la fuerza”.

Los cargos son por acto criminal sexual en primer grado, el más grave; el de delito violento por intento de violación en primer grado, el de delito por abuso sexual en primer grado, el de privación ilegal de la libertad en segundo grado, otro por detención forzosa y otro por abuso sexual en tercer grado.

Uso de la fuerza. La fiscalía acusó a Strauss-Kahn de cerrar la puerta de la habitación del hotel donde se hospedaba, el Sofitel, situado en Times Square, cuando entró la empleada, a la que le dijo que no se marchara. Entonces, agarró el pecho de la mujer, le intentó quitar la ropa interior y forzadamente le agarró la parte vaginal. La fiscalía detalló que el pene de Strauss-Kahn tuvo contacto con la boca de la mujer dos veces con el uso de la fuerza.

El abogado de Strauss-Kahn, Benjamin Brafman, defendió durante la comparecencia la inocencia de su cliente, que apareció en la corte visiblemente afectado, con el rostro marcado por el cansancio.

Brafman alegó para defender la inocencia del acusado que el vuelo que intentó tomar el sábado, día del incidente, estaba reservado desde hacía tiempo, y que desde allí llamó al hotel para avisar que iba a tomar el vuelo y que se había dejado el celular en la habitación.

Strauss-Kahn fue detenido el sábado en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York, acusado de agresión sexual, cuando estaba a punto de partir en la primera clase de un avión de Air France con destino a París.

Los abogados también señalaron que Strauss-Kahn accedió a someterse a un análisis de ADN, con el cual buscará aclarar las acusaciones en su contra. “El accedió voluntariamente a un pedido de las autoridades de más pruebas físicas”, dijo el letrado William Taylor en un informe que publicó ayer el sitio lefigaro.fr. Allí se comprobará, entre otras cosas, si el director del FMI tiene rasguños o rastros de ADN de la presunta víctima, por ejemplo, bajo las uñas.

La coartada. Entretanto, la cadena de radio francesa RMC informó ayer que Strauss-Kahn tiene una coartada para responder a la acusación de agresión sexual. Según habrían explicado a la emisora los abogados del político francés, éste salió del hotel neoyorquino sobre el mediodía —una hora antes de la supuesta agresión— y se reunió con su hija para comer. La defensa tendría pruebas y testimonios de esa comida.

El diario Le Monde asegura que el jefe del FMI pagó en la recepción del hotel a las 12:28 hora local. Tras comer con su hija, Strauss-Kahn se dirigió directamente al aeropuerto, donde pagó por un vuelo con dirección a París a las 15:40 horas.

Según la CNN, la policía aseguró que la mucama del hotel entró en la habitación sobre las 13:00, sin saber que el gerente del FMI se encontraba allí. La radio RMC afirma que los abogados de Strauss-Kahn intentarán demostrar que la presunta víctima tuvo intereses financieros para acusar al político francés.

En las últimas horas se conocieron algunos detalles personales de la mucama del hotel Sofitel. Según el New York Times, se trata de una mujer de origen africano de 32 años que vive en el Bronx y tiene una hija adolescente. Le Figaro asegura que trabaja en el hotel desde hace tres años, y que es considerada una empleada ejemplar.

Rescates

A pesar de la ausencia en Bruselas de Strauss-Kahn, los ministros de Finanzas del Eurogrupo lograron aprobar ayer el paquete de rescate para Portugal, por valor de 78.000 millones de euros. De ese rescate, la Unión Europea aportará 52.000 millones de euros y el FMI 26.000. Sobre la mesa también figura la posibilidad de conceder a Grecia un segundo rescate, por una cantidad que podría situarse entre 30.000 y 60.000 millones de euros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario