El Mundo

España recortará 10 mil millones de euros en sanidad y educación

La medida se suma al ajuste de 27.300 millones fijado para los presupuestos de este año. El partido en el gobierno, el PP, aclaró que se mantendrá la gratuidad en el sistema de salud.

Martes 10 de Abril de 2012

Madrid.- El gobierno español expresó ayer su intención de ahorrar más de 10.000 millones de euros en sanidad y educación, algo que busca conseguir a través de "una mayor racionalización, eliminación de duplicidades y eficiencia en la gestión de los grandes servicios públicos". Este recorte, que tendrá carácter anual y se pondrá en marcha este mismo mes, se suma al ajuste de 27.300 millones que ya está contemplado en los presupuestos generales del Estado para 2012.

Los nuevos ahorros, que no se precisaron con mayor detalle, fueron anunciados después de una reunión del presidente del gobierno, Mariano Rajoy, con su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y los titulares de Sanidad y Educación, Ana Mato y Juan Ignacio Wert.

El oficialista Partido Popular aclaró ayer que se mantendrá la gratuidad del sistema de salud a todos los efectos, a la vez que descartó el "copago" por parte de las rentas más altas, algo que había apuntado el ministro de Economía, Luis De Guindos, en términos de "progresividad". Esta idea además fue duramente criticada desde el sector sanitario. Fuentes del PP también revelaron que el recorte en sanidad será de 7.000 millones y el de educación de 3.000.

Privatizaciones. El gobierno de Rajoy presentó hace ya dos semanas los presupuestos generales del Estado para 2012, descriptos como los más austeros en la historia democrática del país y que contemplan ajustes por 27.300 millones de euros o un promedio del 17 por ciento por ministerio, con el fin de cumplir los objetivos de déficit público acordados con la Comisión Europea.

Según un comunicado emitido ayer por el palacio de La Moncloa (sede de gobierno), en la reunión de Rajoy y sus ministros se han definido además los contenidos del plan de estabilidad 2012-2015 que se presentará este mes a la Comisión en Bruselas, así como un calendario de reformas estructurales.

En el texto publicado tras el encuentro, el gobierno español expresó su "firme compromiso" de registrar el próximo año un déficit público equivalente al 3 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI), acorde a los criterios de convergencia de la Unión Europea.

En el programa de estabilidad se insiste además en que las comunidades autónomas se ajustarán al déficit máximo del 1,5 por ciento del PBI en 2012. Las comunidades tendrán que presentar en los próximos días sus planes económicos para ajustarse a estas exigencias.

El gobierno también anunció ayer dos medidas concretas: acelerar la venta de los bancos con participación pública y medidas para ofrecer un mayor volumen de crédito "que reduzca la actual contracción financiera que vive la economía española".

Todas estas decisiones suponen la adopción de un calendario de reformas estructurales para las próximas semanas que incluirán privatizaciones y reformas en distintos ámbitos, como en el sector energético, la unidad de mercado, el mercado de alquiler y el fomento de la actividad emprendedora.

Por su parte, el opositor Partido Socialista (PSOE) anunció que solicitará una comparecencia urgente de Rajoy ante el Parlamento para explicar cómo pretende el gobierno ahorrar más de 10.000 millones en sanidad y educación. En los últimos días, representantes socialistas indicaron que ambas partidas son "líneas rojas" en las que el partido no está dispuesto a negociar.

No convencen. España se comprometió con Bruselas a mantener este año el déficit público por debajo del 5,3 por ciento, después de que en 2011 ascendiera al 8,51 por ciento, frente al 6 por ciento previsto inicialmente por el anterior Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.

Con todo, los exigentes recortes anunciados por España en los presupuestos para este año no han conseguido calmar a los mercados financieros. La semana pasada, los tipos de interés de los bonos soberanos aumentaron considerablemente, acercándose a los niveles récord de noviembre de 2011, cuando todavía seguía en el poder el anterior gobierno del PSOE.

No obstante, habrá que esperar para ver si el anuncio de los nuevos recortes surte efecto y logra aplacar las crecientes dudas de los inversores, ya que ayer los principales mercados europeos permanecieron cerrados. Precisamente, los analistas esperaban medidas de mayor contundencia en las áreas que concentran buena parte del gasto como educación y sanidad, que están en manos de las comunidades, dado que los tijeretazos en la inversión anunciados en los presupuestos no llegaron a convencer.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario