El Mundo

España: la crisis y el PP le propinan una derrota histórica al socialismo

Las elecciones municipales y regionales expresaron el malestar social por el alto desempleo. Los “populares” se impusieron con 37,54% de los votos contra 27,79% del socialismo.

Lunes 23 de Mayo de 2011

Madrid.- El gobernante Partido Socialista (PSOE) de José Luis Rodríguez Zapatero sufrió una histórica derrota en las elecciones municipales y regionales de ayer en España, al recabar apenas el 27,79 por ciento de los votos frente al 37,54 por ciento de su rival conservador, el Partido Popular (PP). Con el trasfondo del movimiento de protesta juvenil (ver página 28), el socialismo pagó el costo de la crisis económica que estalló en 2008 y que no ha podido remontar, especialmente en lo que se refiere al desempleo. "Era de esperar que el PSOE recibiese hoy un castigo en las urnas", admitió anoche Zapatero, mientras los militantes del PP celebraban en las calles de Madrid.

Con el 99,96 por ciento de los votos escrutados, el PP obtenía 37,53 por ciento y el PSOE, 27,79 por ciento. En votos, los populares subieron medio millón de sufragios y los socialistas perdieron un millón y medio respecto a 2007, las anteriores elecciones autonómicas y municipales. Los conservadores se llevan unos 24.300 concejales en todo el país, mientras que los socialistas se quedaron con cerca de 20.000 ediles. Esto supone el peor resultado del PSOE en unos comicios municipales desde el lejano 1995.

Marea azul. El color azul del PP cubrió casi todo el mapa de España y ahora prepara lo que puede ser el desembarco de su líder Mariano Rajoy en el gobierno nacional el próximo año. Por su parte, el PSOE dará inicio a la puja interna para elegir su nuevo líder en unas primarias. "Zapatero se despide dejando a su partido noqueado y sin apenas poder territorial" analizó el diario El Mundo. Efectivamente, la era "ZP", que se había iniciado en 2004 con políticas de alto per fil que marcaban un cambio tajante respecto a los años del conservador José María Aznar, termina de la peor manera.

"Era de esperar que el PSOE recibiese hoy un castigo en las urnas. Lo asumimos y lo entendemos. No ha sido fácil explicar los orígenes y la naturaleza de la crisis y no hemos sabido llegar a nuestros conciudadanos", manifestó Zapatero en el desierto cuartel general socialista, en una comparecencia no prevista inicialmente. Con gesto fúnebre, reiteró que no adelantará las elecciones generales de 2012.

En contraste, el PP celebró con euforia. "Hoy es un día muy hermoso para nuestro partido. Hemos conseguido el mejor resultado de la historia en unas elecciones municipales y autonómicas", manifestó Mariano Rajoy desde el balcón de la sede del PP en Madrid ante miles de simpatizantes que pedían a gritos "Zapatero, dimisión" y ondeaban las banderas azules del partido.

El PP amplía su base electoral respecto a las municipales de 2007, cuando se detuvo en el 35,62 por ciento. Los socialistas, en cambio, verifican un retroceso de más de 7 por ciento, ya que en 2007 obtuvieron un 34,92 por ciento. Según el diario conservador ABC, "los comicios de hoy han terminado por favorecer el trasvase de votos de izquierda de las filas socialistas a las de la coalición Izquierda Unida", que se consolida como tercera fuerza política del país, con 6,33 por ciento.

La abstención ha rozado el 34 por ciento, dos puntos inferior a 2007. El voto en blanco ha superado el récord de 2007 y llegó a 2,55 por ciento), el más alto de la democracia española

Autonomías. El mapa autonómico o regional pasó a estar dominado por los conservadores. Frente al hundimiento del PSOE, el PP revalidó sus mayorías absolutas en comunidades como Madrid, Valencia y Castilla-León. Y con su secretaria general María Dolores de Cospedal de candidata, arrebató a los socialistas su feudo de Castilla-La Mancha, donde el PSOE gobernó casi 30 años ininterrumpidamente. En su bastión de la comunidad de Madrid el PP sumó 52 por ciento contra 26 del PSOE; en la comunidad Valenciana, el PP logró 49 por ciento y el PSOE, 28 por ciento.

Además, se votaba a nivel municipal en muchas grandes ciudades, como Madrid, Bilbao, Valencia y Barcelona, entre otras. En la capital catalana, los nacionalistas conservadores de CIU se imponían con 29 por ciento a 22 por ciento del socialismo. El PP recababa un 17 por ciento en esa plaza, que le es tradicionalmente hostil. En Valencia, el PP venció con amplitud, por 53 por ciento contra un lejano 22 por ciento del PSOE. En una derrota muy simbólica, el PSOE perdió Sevilla a manos del PP. Los populares además se impusieron por primera vez en cantidad de votos al PSOE en Andalucía, tierra socialista por definición. Este aluvión conservador indica sin dudas que el electorado español no sólo dejó de lado al PSOE por el costo de la crisis, sino que también selló el fin de la era Zapatero.

Alvarez Cascos

En Asturias venció por la mínima diferencia el ex PP Francisco Alvarez Cascos, quien abandonó esa formación peleado con la cúpula. El partido de Álvarez-Cascos obtuvo el mayor número de escaños regionales, 16, superando en uno al PSOE. El ex hombre fuerte del PP superó a su antiguo partido por más de 58 mil votos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario