El Mundo

España y el Vaticano se enfrentan por la inhumación de Franco

La Santa Sede negó un pacto con el Ejecutivo de Pedro Sánchez para evitar que los restos del dictador sean enterrados bajo la catedral de Madrid.

Miércoles 31 de Octubre de 2018

El gobierno español del socialista Pedro Sánchez anunció ayer que recurrirá a medios legales para impedir que los restos del generalísimo Francisco Franco sean inhumados bajo la catedral de Madrid, algo que atentaría contra los esfuerzos por librar al país de la larga sombra del dictador. Pero en una señal de lo delicado que se volvió el asunto, Madrid y el Vaticano emitieron declaraciones contrastantes sobre la mejor manera de proceder tras exhumar el cuerpo embalsamado de Franco del mausoleo enaltecedor en las afueras de la capital.

Franco, quien murió en 1975, fue enterrado en un lugar prominente del Valle de los Caídos, donde yacen unos 34.000 combatientes de ambos bandos de la Guerra Civil. Meses atrás el gobierno de centroizquierda decidió exhumar los restos, pero tiene dificultades para encontrar un lugar donde enterrarlo. El gobierno trata de convencer a la familia que acepte enterrarlo junto a su esposa en el cementerio de El Pardo, en las afueras de Madrid, pero los nueve nietos del dictador acordaron recibir el cuerpo solo si lo entierran en un sepulcro familiar bajo la Catedral de la Almudena, en el centro de Madrid. Los opositores temen que sepultar los restos de Franco allí convertiría al lugar en un destino de peregrinación para ultraderechistas y otros nostálgicos de la dictadura. Según la vicepresidenta del gobierno, Carmen Calvo, el secretario de Estado del Vaticano aceptó durante una reunión celebrada el lunes que si bien los restos de Franco deben reubicarse en un lugar "en condiciones de dignidad", el Ejecutivo "tiene que garantizar en todo el territorio español que no se enaltece a Franco". Pero la oficina de prensa de la Santa Sede dijo luego que si bien no se oponía a la exhumación de Franco, Pietro Parolin dijo que correspondía al gobierno español y los herederos de Franco acordar el lugar donde enterrarlo.

El Vaticano dijo que Parolin solo consideró "oportuno" el deseo de Calvo "de explorar otras alternativas, también en diálogo con la familia". Dijo que el cardenal "no se opone a la exhumación de Franco si las autoridades lo decidieron, pero en ningún momento hará declaraciones sobre el lugar de entierro". La jerarquía católica española había dicho que no podía oponerse a los deseos de los herederos porque el espacio en la cripta de la catedral pertenece a la familia, que lo adquirió por 30.000 euros hace más de 20 años.

El gobierno reconoció que no podía impedir la inhumación, pero ayer Calvo insinuó que el gobierno apelaría a la Ley de Memoria Histórica para "garantizar en todo el territorio español que no se enaltece a Franco en ningún sitio, en ningún punto del territorio".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});