El Mundo

España: Sánchez no incorporará a Podemos a su flamante gobierno

El nuevo gobernante socialista nombró en Exteriores al histórico Josep Borrell, un enemigo declarado de los separatistas catalanes.

Martes 05 de Junio de 2018

El gobierno del socialista Pedro Sánchez, cuyo gabinete está en formación, no incluirá a miembros de Podemos, la formación de izquierda radical que permitió que el dirigente del PSOE hiciera caer al anterior Ejecutivo de Mariano Rajoy. A la vez, se supo que el histórico dirigente socialista Josep Borrell será el titular de Relaciones Exteriores, gesto que cayó como un balde de agua fría entre los separatistas catalanes, otros de los que en el Congreso votaron a favor de Sánchez para derribar a Rajoy. Borrell es un socialista de la generación histórica del PSOE que rechaza de plano los planteos separatistas catalanes.

Interrogada en la televisión estatal TVE sobre la posibilidad de nombrar ministros a miembros de Podemos, la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, respondió con un "no". "En un par de días se hará público quién forma parte del gobierno", indicó Lastra, evocando "un gobierno paritario, esencialmente socialista". La prensa española ya había adelantado que no habría figuras de Podemos en el gabinete del nuevo Ejecutivo socialista. Pedro Sánchez, un economista de 46 años, juró el sábado frente al rey Felipe VI como presidente de un gobierno que aún debe formar, un día después de desalojar del poder a Rajoy (Partido Popular, PP) con una moción de censura en el Congreso de los Diputados.

Con 85 de 350 diputados en el Congreso (84 del PSOE y uno de la izquierda canaria), la iniciativa tuvo éxito gracias sobre todo al apoyo de los 71 escaños de Podemos y al voto de los separatistas catalanes y los nacionalistas vascos conservadores (PNV), así como a la izquierda vasca radical derivada de ETA, Bildu.

Lastra insistió en que los socialistas no tienen la intención de finalizar la legislatura en 2020, sino que prevén convocar a elecciones anticipadas, aunque sin hablar de fechas. Durante una conferencia de prensa de Podemos, rival directo del PSOE por el electorado de izquierda, la portavoz Noelia Vera confirmó: "Pedro Sánchez no nos ha llamado de momento". Podemos ha hecho saber a Sánchez que "está la posibilidad de construir un gobierno valiente, sólido" con 156 diputados, dijo, reiterando la oferta que ha hecho en los últimos días Pablo Iglesias, líder de Podemos. Pero "parece ser que eso no va a ser la opción de Pedro Sánchez y que va optar por un gobierno mas débil, con más dificultades para sacar adelante ciertas medidas progresistas", agregó Vera. Una promesa de vetos y votos negativos a los proyectos que presente el Ejecutivo socialista.

En tanto, Sánchez también desahució a sus circunstanciales aliados catalanes. Es que designó en Relaciones Exteriores al histórico dirigente socialista Josep Borrell. Este rechazó ir en las listas del socialismo catalán, PSC, en las pasadas elecciones autonómicas. Pero es uno de los fieles a Sánchez de más prestigio, experiencia y trayectoria internacional. Fue ministro de Felipe González y presidente del Parlamento Europeo. Y jugó un papel clave en la campaña de los socialistas catalanes contra el separatismo el año pasado. Fueron muy celebradas sus intervenciones ante las multitudinarias manifestaciones convocadas por Sociedad Civil Catalana a favor de la Constitución y contra el intento ilegal llevado adelante por el entonces presidente catalán Carles Puigdemont, quien en octubre pasado debió huir al exilio para evitar la prisión. Sánchez ya había incluido a Borrell en su "gabinete en la sombra" antes de las elecciones de junio de 2016.

La reacción del nacionalismo catalán no tardó y vino del propio Puigdemont, a través de Twitter. Desde Alemania, donde está a la espera de que la justicia de ese país decida sobre su extradición, ha tuiteado que Borrell es una figura "de otro tiempo que se ha significado en la escalada de odio" contra Cataluña. "¿Este es el gesto que tenían pensado para enviarnos un mensaje de fraternal de desescalada?", se ha preguntado el exiliado Puidgemont, imputado por delitos de sedición y malversación de fondos en España. Puigdemont se ha mofado de los sectores más moderados de Cataluña, que recibieron con satisfacción la llegada de los socialistas a la Moncloa, y los ha llamado "apologetas, satisfechos y pomposos". Desde Esquerra Republicana de Cataluña, el otro partido separatista junto con el de Puigdemont que votó a favor de Sánchez, el diputado Gabriel Rufián ha tildado de "vergüenza" la designación de Borrell.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario