El Mundo

España deja atrás a las fuerzas tradicionales, PP y PSOE, y elige a Ciudadanos

El partido liberal y centrista va primero en los sondeos. Supera por primera vez a la formación conservadora de Rajoy y al socialismo

Lunes 02 de Abril de 2018

El partido liberal español Ciudadanos ha dado un salto adelante en los sondeos, al parecer gracias al rechazo de los españoles al separatismo catalán. El diario El Mundo publicó un sondeo que ubica en cabeza a Ciudadanos, actualmente la cuarta fuerza en el Congreso.

Si se votara hoy, la agrupación liberal duplicaría los votos que logró en junio de 2016 y se situaría por primera vez en su corta historia como el partido preferido de los españoles, con un 26,7 por ciento de respaldos. Segundo quedaría el gobernante Partido Popular, con 23,3 por ciento de apoyos, seguido por el socialista PSOE (19,7 por ciento) y por el izquierdista Podemos (18,4 por ciento). El partido liberal ya había dado la nota al salir primero en las últimas elecciones catalanas, el pasado 21 de diciembre.

La formación que lidera Albert Rivera protagoniza el "sorpasso" sobre el Partido Popular (PP) del jefe de gobierno Mariano Rajoy, al que supera en casi tres puntos y medio. Ambas fuerzas aglutinarían hoy al 50 por ciento de los votantes frente al bloque de izquierda —PSOE y Podemos—, que congregaría al 38 por ciento. Esta última formación, pese a la intensa cobertura que recibe de los medios internacionales, se mantiene estancada en un cuarto lugar, por debajo del PSOE de Pedro Sánchez.

El ascenso de la formación liberal es de 13,6 puntos desde las generales de 2016 y 10 desde la última encuesta de la misma consultora, Sigma Dos, realizada en octubre, poco antes del estallido de la crisis catalana. El avance se produce "a costa de populares y socialistas", señala El Mundo. Los primeros pierden casi 10 puntos respecto a las elecciones generales de 2016 y 8 desde el pasado octubre. En cuanto a los socialistas, frenan el ascenso que les dieron los sondeos tras la vuelta de Pedro Sánchez a la secretaría general y ahora van en baja: el PSOE sacaría hoy tres puntos menos que en las elecciones de 2016 y seis respecto a los resultados que lograba en octubre.

Doble traspaso

Hay así un traspaso de apoyos desde la derecha neta del PP hacia las posiciones más centristas y liberales que representa Ciudadanos, mientras que el flujo desde la izquierda es más moderado aunque también importante.

Entre la encuesta de octubre y la de ahora se produjo la eclosión de la crisis política catalana, incluida la fuga de varios líderes independentistas catalanes, la acción judicial contra el proceso soberanista y las elecciones catalanas del 21 de diciembre pasado, en las que Ciudadanos fue el partido más votado.

Fuera del ámbito catalán, el gobierno de Mariano Rajoy (PP) padece en otros frentes, como las manifestaciones de jubilados o la movilización de mujeres del 8-M, mientras continúa el "bloqueo político" en el Congreso: la ley de presupuesto siguen sin aprobarse "y ya no es que no se alcancen grandes pactos, sino que los que parecían que iban a ser viables se rompen", reseña El Mundo.

Con este panorama, el PP perdería su condición de fuerza más votada y el PSOE la suya como primer partido de la oposición. A los socialistas, la factura les llega "por sus vaivenes en relación con el modelo de Estado, sus continuas discrepancias internas y la falta de un proyecto claro para el país", sumado al recuerdo de la herencia económica que dejaron bajo la gestión de José Luis Rodríguez Zapatero. La ausencia de su líder, Pedro Sánchez, del Congreso de los Diputados es "un obstáculo difícil de superar porque abona el terreno a la cacofonía de voces y las batallas intestinas". Por todo esto, el PSOE se desploma por debajo del 20 por ciento y corre el riesgo de ser la cuarta fuerza.

Frente a ambos líderes —Rajoy y Sánchez—, la figura de Rivera gana puntos. "Ciudadanos coloca con facilidad su mensaje a base de emplear un lenguaje directo y empático que cala bien en las clases medias y no chirría demasiado ni en las más acomodadas ni en las más vulnerables". Sin duda en el despegue que registra Ciudadanos influye la posición ante el reto catalán, un asunto que acapara la atención pública y condiciona decisivamente estrategias y políticas. Ciudadanos (Cs) ha exhibido una oposición frontal a los independentistas y esto le ha servido para catalizar en su favor el rechazo de un buen número de votantes a propuestas como las del "Estado plurinacional" o a estrategias de comprensión hacia las demandas secesionistas. Su triunfo en las elecciones catalanas ha generado además una suerte de inercia a nivel nacional. Es quizá el fenómeno inverso al que padece Podemos, que se aleja de la cota que logró en 2016. Ahora lograría un respaldo del 18,4 por ciento, casi tres puntos por debajo. El sondeo pone de hecho a Pablo Iglesias muy cerca de Pedro Sánchez: sólo los separan 1,3 puntos.

felices. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, e Inés Arrimadas, celebran la victoria en Cataluña, el 21 de diciembre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario