El Mundo

España, cerca de las urnas: falló otra negociación entre Sánchez e Iglesias

El líder de Podemos llamó al socialista y ofreció sin éxito una coalición temporal. El rey convocó a una última ronda de consultas para el lunes.

Viernes 13 de Septiembre de 2019

El presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, rechazó ayer un último intento del jefe de Podemos, Pablo Iglesias, para llegar a un acuerdo de coalición y formar finalmente una mayoría de gobierno. El rey Felipe VI anunció que el lunes iniciará una última ronda de consultas con los partidos, luego de la cual, si no se llega a formar una mayoría, no quedará más alternativa que convocar nuevamente a elecciones anticipadas. España votó por útlima vez el pasado 28 de abril. Fue la tercera elección general desde diciembre de 2015. Todo parece indicar que habrá una cuarta vez antes de fin de año.

Iglesias llamó ayer a la tarde al presidente en funciones (interino), Pedro Sánchez, para proponerle nuevamente una coalición. La novedad ofertada por Iglesas es que esa experiencia sería"evaluada" dentro de un año, al momento de elaborar el presupuesto. "Si después de la aprobación de los presupuestos Pedro Sánchez considera que la coalición no ha funcionado, Unidas Podemos se compromete a abandonar el gobierno manteniendo el apoyo parlamentario", externo, explicaron fuentes de Podemos. Pero pese a esta rebaja de posiciones, la respuesta de los socialistas ha vuelto a ser negativa. "No se dan ni las bases mínimas de confianza ni un planteamiento de un gobierno cohesionado, coherente y con una única dirección, en una legislatura estable, algo que necesita con urgencia España", habrían respondido los socialistas. Fuentes socialistas han precisado que la conversación telefónica ha durado apenas diez minutos, e insisten en que Sánchez "ha manifestado su deseo de tener un gobierno sólido y una legislatura estable y no ir a elecciones generales el 10 de noviembre", pero sin cambiar su planteo.

"El PSOE ha puesto sobre la mesa cinco distintas propuestas, incluido el gobierno de coalición, rechazadas todas por Iglesias", acusan desde el PSOE. Pero lo más relevante es que se rechaza de plano la nueva propuesta de Iglesias. El presidente del gobierno ha respondido a Iglesias que tras su investidura fallida por rechazo de Podemos, y su rechazo a la coalición ofrecida por el PSOE en julio pasado, ya no existen esas "bases mínimas de confianza". La incógnita entonces es si en julio ya no existían bases de negociación por qué se continuó hasta ahora en un verdadero "ballet" de declaraciones y señales entre ambos líderes y sus partidos.

Desde Podemos admiten que podrían aceptar una coalición que "sea inferior" a la vicepresidencia social y los tres ministerios (Sanidad, Vivienda e Igualdad) que les ofreció en julio el PSOE. Esta fórmula serviría para arrinconar a Sánchez y evitar otras elecciones el 10 de noviembre. Sin embargo, insisten que no aceptarán una oferta "humillante" y piden, al menos, tener competencias para desarrollar "una o dos políticas".

Pero Sánchez ha vuelto a decirle a Iglesias que el espacio de negociación son las reuniones de equipos designados por ambos. Se han celebrado dos reuniones en la última semana, de nueve horas de duración, sin que se produzca ningún avance. El presidente en funciones ha transmitido que el PSOE está abierto a dialogar "siempre y cuando se aparquen propuestas que se demostraron inviables, como la coalición". Iglesias ha respondido que si hay repetición electoral volverá a pedir una coalición, pero esta vez "sin exclusiones". Algo que significa que Iglesias no volverá a aceptar el veto personal que Sánchez le impuso en julio y que en estos momentos el líder de Podemos sigue asumiendo. Sánchez e Iglesias llevaban sin hablar desde el pasado 20 de agosto, el día que Unidas Podemos presentó un base programática y cuatro alternativas de gobierno de coalición.

En este contexto, el rey Felipe VI anunció que el lunes abrirá una nueva ronda de consultas políticas para sondear si Pedro Sánchez cuenta con el respaldo para ser reelegido por el Parlamento. El rey debe constatar si las negociaciones entre los partidos surtieron algún efecto y si algún líder tiene el apoyo necesario para ser el próximo jefe de gobierno. En ausencia de ello, el rey "procederá a la disolución de ambas Cámaras y a la convocatoria de nuevas elecciones generales", lo que llevaría a los españoles a las urnas el próximo 10 de noviembre.

Una encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas reveló que el PSOE de Sánchez vencería con claridad en unas nuevas elecciones, al lograr un 29,7 por ciento de votos, seguido del Partido Popular (PP), con un 11,6 por ciento, Podemos y aliados con un 8,9 por ciento. El liberal Ciudadanos obtendría un 7,4 por ciento y Vox, 3,3 por ciento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario