El Mundo

Escriben un mensaje de paz de 2.600 metros sobre el muro que levantó Israel

¡ “Mis queridos hermanos y hermanas palestinas, he estado en vuestra tierra y he reconocido sombras de la mía”. El comienzo de una larga carta puede leerse ya en grandes letras negras sobre el muro levantado por Israel. Un mensaje de paz, no exento de polémica, que firma el intelectual sudafricano Farid Esack y que quedará plasmado a lo largo de 2.600 metros.

Sábado 18 de Abril de 2009

Ramallah- ¡ “Mis queridos hermanos y hermanas palestinas, he estado en vuestra tierra y he reconocido sombras de la mía”. El comienzo de una larga carta puede leerse ya en grandes letras negras sobre el muro levantado por Israel. Un mensaje de paz, no exento de polémica, que firma el intelectual sudafricano Farid Esack y que quedará plasmado a lo largo de 2.600 metros.

“Ahora toca escribir 'derecho', pasadme una erre”, grita en lo alto de la escalera uno de los voluntarios con un bote de pintura en spray. Desde abajo, sus compañeros rebuscan en la montaña de plantillas en busca de la letra indicada, bajo la curiosa mirada de los niños de Al Ram. Hay pocas diversiones para ellos en esta localidad cisjordana partida literalmente en dos por el muro.

Es allí donde se inicia la misiva, que terminará junto al control militar israelí de Kalandia, donde cada día cientos de palestinos esperan para poder llegar a Jerusalén Este. “La carta más larga es otra forma de resistencia”, explica Faris Arouri, uno de los iniciadores del proyecto financiado con aportaciones llegadas de todo el mundo y que quedará plasmado en un documental.

Sobre una franja blanca trazada en lo alto del muro quedará grabado el mensaje de Farid Esak en contra de la ocupación. El académico sudafricano comienza recordando los tiempos del apartheid en su país, cuando “algunos creyeron que podían fundamentar su propia seguridad en la inseguridad de otros” y pensaron que eran “el pueblo elegido de Dios”.

El teólogo musulmán asegura que la moralidad es la capacidad de comprometerse con el sufrimiento ajeno. “Palestina es la muestra de que nuestra propia lucha no ha terminado”, subraya.

La polémica no se ha hecho esperar. Y es que algunos medios israelíes critican las comparaciones establecidas en la carta, que habla del “apartheid israelí” como un sistema “mucho más brutal, implacable e inhumano” que el sudafricano.

Pero los promotores del proyecto no tienen dudas. “Esack es un intelectual conocido por su defensa de los derechos humanos que además sufrió en su propia piel la opresión y la dominación; él sabe lo que dice, porque lo ha vivido”, comenta Arouri.

Además la carta es objetiva y no instiga a la violencia, según explica el activista palestino.

Arouri es ya todo un experto en pintadas sobre el muro. Este joven y un grupo de amigos palestinos e internacionales dedican su tiempo libre a plasmar los comentarios que ciudadanos de todo el mundo envían a través de la página web “Send a message” (manda un mensaje).

“La gente nos hace llegar eslóganes políticos, pero también felicitaciones de cumpleaños o propuestas de matrimonio”. Y ellos se encargan de grabar sus palabras en el muro a cambio de pequeñas donaciones destinadas a proyectos sociales.

La carta surgió precisamente de esa iniciativa. “Nuestros compañeros holandeses pidieron Esack que redactara su propio mensaje y él respondió con nada menos que 1.998 palabras”, cuenta Arouri.

Aceptaron el desafío y se pusieron manos a la obra, con pocos medios, pero muchas ganas.  Esperan poner el punto final de la misiva dentro de tres semanas durante un acto al que están invitados diplomáticos, periodistas y activistas. Para ellos no se trata de batir un récord del mundo, sino de reclamar justicia a lo largo de dos kilómetros y medio de palabras. (DPA)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS