El Mundo

Escándalo en Petrobrás: un nuevo revés a la reelección de Rousseff

Las denuncias de corrupción afectan a la presidenta brasileña, que presidió el consejo de administración de la petrolera estatal entre 2003 y 2011. Partieron del ex director de Abastecimiento y Refinería.

Lunes 08 de Septiembre de 2014

Las declaraciones de un ex director de la compañía estatal brasileña Petrobras denunciando que decenas de políticos oficialistas formaban parte de una red de corrupción en el ente podrían convertirse en un dolor de cabeza para la presidenta Dilma Rousseff y su aspiración a un segundo mandato. Las denuncias partieron del ex director de Abastecimiento y Refinería de Petrobras Paulo Roberto Costa, actualmente preso por mantener presuntos nexos con una red de lavado de dinero, contrabando, narcotráfico, corrupción y evasión de divisas e impuestos. Costa acordó suministrar información a cambio de que se le reduzca la pena, que en virtud de los cargos que se le asignan podría llegar a los 30 años de cárcel.

El sábado la revista Veja informó que Costa denunció a aproximadamente 60 legisladores, entre ellos los presidentes de la Cámara de Diputados, Henrique Eduardo Alves, y del Senado Nacional, Renan Calheiros, ambos del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), principal aliado del gobierno del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT). También integraba la lista de acusados el ex candidato del Partido Socialista Brasileño (PSB), Eduardo Campos, fallecido en un accidente aéreo el 13 de agosto. De acuerdo con Costa, los políticos recibían el 3 por ciento de comisión sobre el valor de cada contrato firmado durante su gestión en la estatal, que se extendió entre los años 2004 y 2012.

Las denuncias vinculadas a la mayor empresa pública del país afectan directamente a Rousseff, quien presidió el consejo de administración de la estatal entre 2003 y 2011. En ese período fueron aprobados negocios que ocasionaron millonarias pérdidas al ente y que están siendo investigados. Las irregularidades llevaron a que la empresa "modelo" de Brasil acumulara en los últimos tres años pérdidas estimadas en unos 80.400 millones de dólares. Este aspecto atenta directamente contra la imagen de "gestora eficiente" con la que el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva promovió a su sucesora en la presidencia de Brasil. Las revelaciones de Costa constituyen el segundo "vendaval" que sacude la campaña política de Rousseff, cuando falta sólo un mes para la primera vuelta de las elecciones generales del 5 de octubre.

La aparición de Silva. El primer revés para Rousseff se produjo de forma inesperada, tras la muerte de Campos, cuando la ambientalista Marina Silva fue proclamada candidata a la presidencia en su lugar, iniciando una debacle en la hasta entonces virtualmente "segura" reelección. Sondeos realizados tras la proclamación de Silva indican que ambas candidatas empatarían en primera vuelta, con un 34 por ciento de votos, y que la ecologista vencería en segunda vuelta, el 26 de octubre, con 10 puntos sobre la mandataria.

Si bien los resultados de las urnas son por el momento imprevisibles, las presentes denuncias seguramente acapararán la atención en la recta final de la campaña. De hecho la oposición ya adelantó que hará lo necesario para que las revelaciones sean discutidas en una comisión parlamentaria que investiga las irregularidades en Petrobras, lo que mantendrá el asunto en el tapete durante los próximos días.

En tanto, todos los citados por Costa rechazaron las acusaciones, al tiempo que Rousseff, que ayer presidió los desfiles por el Día de la Independencia de Brasil, dijo que aguardará ser informada en forma "oficial" para adoptar "todas las medidas" que sean necesarias".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario