El Mundo

Escalada verbal entre EEUU y Rusia por el conflicto en Ucrania

John Kerry reclamó al Kremlin que tome "medidas concretas" y cumpla el acuerdo de Ginebra firmado el jueves pasado. El canciller ruso lanzó una amenaza de intervención en el país vecino. Washington invocó nuevas sanciones a Moscú.  

Martes 22 de Abril de 2014

Estados Unidos y Rusia se hicieron reclamos y advertencias recíprocas para hacer aplicar en Ucrania el acuerdo de Ginebra que debe poner fin a la crisis en el este del país. Al mismo tiempo, Rusia aumentó sus amenazas de una intervención militar directa a un nivel más alto que nunca, mientras las milicias prorrusas dominan el este de Ucrania y reclaman una intervención de Moscú para "protegerlos" de la presunta agresión ucraniana.

El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, declaró que Estados Unidos debe presionar a Kiev —adonde ayer llegó el vicepresidente Joe Biden— para que respete los acuerdos de Ginebra del jueves pasado. En comunicación telefónica con su par estadounidense John Kerry, Lavrov "pidió al secretario de Estado que presione a Kiev para evitar que algunos demasiado impetuosos provoquen un conflicto sangriento y llamó a los dirigentes ucranianos a cumplir estrictamente sus obligaciones", según un comunicado ruso. De su lado, John Kerry reclamó a Rusia tomar "medidas concretas" para implementar el acuerdo cuatripartito de Ginebra sobre Ucrania. En la llamada telefónica a Lavrov, Kerry "solicitó a Rusia tomar medidas concretas para ayudar a aplicación del acuerdo de Ginebra", como llamar "públicamente a los separatistas a desocupar edificios", señaló la portavoz Jen Psaki. La vocera del Departamento de Estado agregó, consultada por una radio rusa vía Twitter, que Estados Unidos evalúa sanciones contra funcionarios de Rusia. Psaki comentó: "Es importante que haya consecuencias. Estados Unidos puede sancionar a personas, compañías y sectores. El objetivo no es aplicar sanciones en sí, sino la distensión". Estados Unidos ha impuesto prohibiciones de viajes y congeló activos de numerosos funcionarios y legisladores rusos que participaron en la anexión de la región ucraniana de Crimea el mes pasado, y también ha penalizado a empresarios relacionados con el presidente Vladimir Putin. Washington ha amenazado con más sanciones, incluyendo medidas que afectan a sectores completos de la economía rusa, si el Kremlin no cumple con su parte del acuerdo alcanzado el jueves pasado en Ginebra con Ucrania, Estados Unidos y la Unión Europea.

El intercambio de advertencias y la comunicación telefónica tuvieron lugar pocas horas después de la llegada a Kiev del vicepresidente Joe Biden. Antes de la llegada de Biden y de la comunicación de Lavrov con Kerry, el propio canciller ruso acusó a las autoridades ucranianas: "El acuerdo de Ginebra no solamente no es respetado, sino que es violado de manera flagrante por las medidas adoptadas por los que usurparon el poder en Kiev", afirmó Lavrov. Moscú no reconoce a las autoridades de Kiev, pese a haber firmado el acuerdo de Ginebra con ellas. El domingo se registró un confuso tiroteo en un puesto de control carretero de las fuerzas irregulares en Ucrania. Lavrov fue aún más lejos en sus advertencias. "Los que deliberadamente buscan una guerra civil, con el inicio de un serio y sangriento conflicto, cumplen una política criminal. Y nosotros no sólo condenaremos esa política sino que la detendremos". Esta frase sugiere una acción militar directa en Ucrania. Moscú acusa a Kiev de recurrir a la fuerza contra "manifestantes", en referencia a los muy armados milicianos. Pero en las ciudades tomadas por estos no se observa presencia policial alguna, ni del ejército ucraniano.

La afirmación recurrente en Ucrania, de que soldados rusos —conocidos como "hombres de verde"—se han infiltrado entre los rebeldes prorrusos se vio confirmada con material fotográfico presentado por Kiev. La CNN y el diario New York Times publicaron informes en los que aparecen estas fotos, en las que se resalta el equipamiento y las insignias de las fuerzas especiales rusas. Es "el mismo equipo y estilo de las fuerzas especiales rusas que operaron en Crimea en febrero", señala el Times. "Algunos de los hombres fotografiados han sido identificados en otras fotos, claramente tomadas entre tropas rusas".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario