El Mundo

Enviaron bombas a Hillary, Obama y el canal CNN

Fueron interceptadas sin ocasionar daños físicos en un día lleno de ansiedad que agravó las tensiones políticas.

Miércoles 24 de Octubre de 2018

Una serie de bombas caseras enviadas por correo a Hillary Clinton, al expresidente Barack Obama, a otros prominentes demócratas y al canal de noticias CNN, fueron interceptadas sin ocasionar daños físicos en un día lleno de ansiedad que agravó las tensiones políticas y miedos dos semanas antes de las elecciones de mitad de periodo en Estados Unidos.
Ninguna de las bombas detonó, y las autoridades se las llevaron para revisarlas y destruirlas.
La primera bomba rudimentaria que fue encontrada había sido enviada el lunes a la casa de George Soros en Nueva York, el filántropo multimillonario que es uno de los principales contribuyentes a las causas de los demócratas. El FBI indicó que otro paquete había sido enviado al exsecretario de Justicia Eric Holder, pero que terminó en la oficina de la representante demócrata Deborah Wasserman Schultz, ubicada en Florida, debido a que esa era la dirección del remitente.
Por la noche, un paquete enviado a la representante Maxine Waters con características similares a los que contenían otros dispositivos fue interceptado en una instalación de procesamiento de correo de Los Ángeles.
Los blancos de los artefactos fueron algunas de las personalidades que han sido criticadas en repetidas ocasiones por el presidente Donald Trump, quien sigue atacando a Clinton durante mítines mientras sus simpatizantes corean "enciérrenla", dos años después de que la venció y ella se ha apartado de la escena política.
Trump acusa a Soros de financiar protestas y describe a los canales de noticias como CNN como medios de "noticas falsas".
Los ataques se apoderaron de la atención de la prensa en un entorno político que ya era tenso y que podría reconfigurar el Congreso y servir como un referendo sobre los dos primeros años de la presidencia de Trump.
Las acciones —que provocaron evacuaciones de edificios y reportes de otros explosivos que luego fueron declarados falsos— aumentarán los temores de que una retórica acalorada podría conducir a una violencia mortal mientras los partidos entablan discusiones sobre cuestiones de inmigración, la Corte Suprema y el trato hacia las mujeres.
La Casa Blanca condenó los ataques dirigidos a demócratas y a otras personas consideradas como enemigos del gobierno de Trump. "Actos o amenazas de violencia política no tienen cabida en Estados Unidos", aseveró Trump. "Esta conducta atroz es repugnante".
Otros dirigentes republicanos dijeron lo mismo. Sin embargo, los líderes demócratas en el Senado y la Cámara de Representantes, Chuck Schumer y Nancy Pelosi, manifestaron que dichas declaraciones "suenan huecas" viniendo de Trump. Destacaron que el presidente recientemente elogió a un congresista del Partido Republicano que golpeó a un periodista.
Funcionarios judiciales señalaron que todos los paquetes eran parecidos: estaban colocados en sobres grandes con interior de plástico de burbujas con seis sellos y la dirección del remitente era la de la representante Schultz.
Schultz es la expresidenta del Comité Nacional Demócrata y fue acusada por los rivales de Clinton de haber ayudado en secreto a la eventual candidata presidencial del partido.
El dispositivo dirigido a Holder tenía la dirección incorrecta y fue devuelto a la dirección del remitente: la oficina de Schultz.
Todos los dispositivos fueron enviados a un laboratorio del FBI ubicado en el estado de Virginia para ser revisados. Las autoridades no proporcionaron detalles sobre un posible sospechoso o motivo.
"Basta decir que parece que un individuo o varios individuos enviaron varios paquetes similares", dijo John Miller, director de inteligencia y antiterrorismo del Departamento de Policía de Nueva York.
El Servicio Secreto de Estados Unidos interceptó una bomba que estaba dirigida a la casa de Hillary Clinton, ubicada en Chappaqua, Nueva York, en la que vive con el expresidente Bill Clinton. Otro paquete fue enviado al hogar de Obama en Washington.
Un escuadrón antiexplosivos de la policía retiró otro dispositivo de las oficinas de CNN en Nueva York y el inmueble fue evacuado. El paquete encontrado en CNN estaba dirigido al exdirector de la CIA John Brennan, quien se ha enfrentado públicamente con Trump y es un colaborador regular de la televisora.
Tomas de televisión aéreas mostraron un camión que trasladaba el dispositivo. El paquete enviado a CNN contenía un explosivo, con cables y un tubo negro, además de un sobre con polvo blanco, informaron las autoridades y agregaron que estaban revisando el polvo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});