El Mundo

Encontraron muerto al gobernador colombiano secuestrado por las Farc

El cadáver de Luis Francisco Cuéllar apareció con impactos de bala y rodeado de explosivos. Horas antes, Uribe había ordenado el rescate militar de todos los rehenes de la guerrilla.

Miércoles 23 de Diciembre de 2009

Bogotá.— El gobernador del departamento colombiano de Caquetá, que había sido secuestrado por las Farc el lunes por la noche, fue encontrado muerto ayer en una localidad cercana a Florencia, capital de Caquetá, y a unos 380 kilómetros al suroeste de Bogotá. El cadáver de Luis Francisco Cuéllar, de 69 años, presentaba varios impactos de bala y estaba rodeado de explosivos, según versiones del ejército.

El crimen fue considerado como uno de los más graves cometidos por la guerrilla desde que el presidente Alvaro Uribe asumió el poder, en agosto de 2002.

Horas antes del hallazgo del cadáver, Uribe había ordenado a las Fuerzas Armadas rescatar al gobernador y a todos los rehenes de las Farc. El gobierno además había ofrecido una recompensa equivalente a unos 500.000 dólares a quien suministrara informaciones sobre el paradero de Cuéllar. Unos 2.000 efectivos militares y de la policía habían sido desplegados para buscar al funcionario.

Cuéllar —que pertenecía al movimiento independiente Alianza Social Indígena y gobernaba desde enero de 2008— fue sacado de su casa en la noche del lunes por unos 10 hombres que mataron a un policía y dejaron heridos a otros dos agentes que custodiaban la vivienda.

Los secuestradores, vestidos con uniformes militares, arrastraron por las manos al funcionario hasta una camioneta, que partió rauda. El vehículo se estrelló en las afueras de Florencia, la capital provincial, y fue incinerado, al parecer para borrar evidencias.

Un ataque de esa dimensión sólo puede ser comparado con el secuestro de Guillermo Gaviria, gobernador del departamento de Antioquia, quien en abril de 2002 fue hecho rehén junto con su asesor Gilberto Echeverri. Los dos murieron en mayo de 2003 en una operación de rescate. Según la versión oficial, ambos fueron asesinados por guerrilleros.

En el peor momento. El asesinato de Cuéllar se produjo en momentos en que se espera que las Farc liberen a dos militares de un total de 24 que mantienen secuestrados actualmente, y que buscan intercambiar con el gobierno por cientos de guerrilleros presos a través de un acuerdo humanitario.

Las Farc anunciaron en abril pasado la entrega del sargento Pablo Emilio Moncayo y del soldado Josué Calvo, que no se ha concretado en medio de acusaciones mutuas entre los guerrilleros y el gobierno en torno a obstáculos para que se cumpla el plan. Moncayo, secuestrado hace 12 años, es el rehén que más tiempo lleva en manos de las Farc.

El grupo guerrillero —considerado una organización terrorista por EEUU y la Unión Europea— llegó a tener más de 60 rehenes entre militares y políticos, pero la mayoría fueron liberados, mientras que otros se fugaron de campamentos en medio de la selva o lograron ser rescatados por las fuerzas de seguridad.

Demostración de poder. El secuestro y asesinato del gobernador de Caquetá fue interpretado por analistas como una demostración de poder de las Farc, al ser cometido en una de las regiones del país con más presencia de efectivos de las Fuerzas Armadas.

En la ofensiva militar impulsada por Uribe desde que asumió el poder en 2002 han muerto importantes comandantes rebeldes, mientras que miles de combatientes han desertado debilitando la capacidad militar de las Farc.

Sin embargo, el grupo rebelde —que cuenta en la actualidad con alrededor de 9.000 hombres— aún mantiene su capacidad de realizar golpes de gran impacto. Según el gobierno, su propósito es ganar protagonismo en la antesala de las elecciones generales de 2010.

Zona estratégica

El departamento de Caquetá, donde fue secuestrado el gobernador, es una región selvática del sur de Colombia donde las Farc todavía mantienen una importante presencia. Caquetá fue justamente escenario del frustrado proceso de paz entre el grupo guerrillero y el gobierno del presidente Andrés Pastrana (1998-2002).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS