El Mundo

En una tregua, bombarderos sirios destruyen un hospital de Alepo

Al menos 27 civiles, entre ellos niños, murieron durante el ataque al centro sanitario controlado por rebeldes armados.

Viernes 29 de Abril de 2016

Ataques aéreos y de artillería contra la devastada Alepo destruyeron ayer uno de los pocos hospitales que aún funcionaba en esa ciudad siria y mataron a decenas civiles, entre ellos el último pediatra que quedaba en esa región controlada por rebeldes, que según la Cruz Roja está "al borde de una crisis humanitaria". El hospital al Quds era apoyado por Médicos Sin Fronteras (MSF) y, por lo tanto, todas las partes beligerantes en Siria habían recibido las coordinadas del edificio y sabían que ahí funcionaba un centro de salud, una práctica que la organización médica internacional repite en todos los países donde opera. Según el testimonio de trabajadores del hospital Al Quds, el edificio fue alcanzado por al menos un proyectil durante un ataque aéreo y mató a 14 civiles, entre ellos dos médicos, informó MSF en un comunicado.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una organización pro opositora con sede en Londres, informó, en cambio, que rescatistas y activistas de la zona contabilizaron a al menos 27 muertos, entre ellos tres niños, tras los ataques contra el hospital y los alrededores, y 31 en toda las zonas de Alepo controladas por la insurgencia. La organización de médicos no acusó a ninguna de las partes beligerantes por los ataques aéreos, pero pidió una investigación internacional.

Responsables. La agencia de noticias estatal siria SANA, por su parte, no se refirió al bombardeo contra el hospital apoyado por MSF, pero sí informó sobre "ataques terroristas" —como denomina a todos los ataques de grupos opositores armados— contra la ciudad de Alepo, en el noreste del país, muy cerca de la porosa frontera con Turquía. En estos ataques al menos 22 personas murieron y otras 88 resultaron heridas en la zona este de la ciudad, controlada por el ejército.

SANA acusó a la milicia islamista Frente al Nusra —la rama local de Al Qaeda— de atacar con artillería de cohetes y francotiradores un hospital diferente al de MSF, llamado de Al Razi, adonde fueron enviadas todas las víctimas de los atentados contra viviendas de ayer en esa parte de la ciudad. Sólo en ese ataque fallecieron cuatro civiles.

Violaciones a la tregua. Horas después, una nueva ola de bombardeos aéreos contra dos barrios controlados por la oposición armada mataron a otras 20 personas, informó el Observatorio y la Defensa Civil Siria, una red de activistas antigubernamentales de base que denuncian los bombardeos y combaten en sus regiones. Pese a que en ese país árabe rige una tregua desde finales de febrero pasado, las violaciones de uno y otro lado han sido constantes. Alrededor de 200 civiles murieron sólo en esta última semana, casi la mitad de ellos en Alepo y sus alrededores.

El gobierno sirio, en cambio, reaccionó ante la escalada militar con una carta oficial a la Secretaría General de la ONU y al Consejo de Seguridad, en la que pidió a la comunidad internacional que condene los "ataques terroristas" en esa ciudad, desligándose de toda responsabilidad. Inmediatamente, Estados Unidos respondió acusando a Damasco de ser el único autor del bombardeo que destruyó al hospital apoyado por MSF, un centro médico vital en una zona que hace tiempo es uno de los principales frentes de batalla del país.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario