El Mundo

En Turingia no quieren escuchar evocaciones de Weimar y los ‘30

Martes 11 de Febrero de 2020

Fue en Turingia donde Hitler logró un primer pacto local con los conservadores que permitió a su partido minoritario hacerse un lugar en la política alemana en los años 30. La asociación con la actual jugada política da lugar a protestas en Erfurt, la capital del Estado. "Se están equivocando", afirma uno de los clientes de un bar junto al expendedor de cerveza, "ni esto es Weimar ni nosotros somos nazis". "Tantos escrúpulos con la extrema derecha pondrán a Turingia en manos de la extrema izquierda", se queja una profesora de primaria, "lo contrario que en los años 30". "Sí que hay una similitud con Weimar", discute el politólogo de la Universidad Humboldt, Herfried Münkler, "tanto si creemos que liberales y conservadores pactaron de antemano con AfD, como si cayeron en su trampa, que yo creo que es el caso, no han estado a la altura. Tenemos una generación de políticos diseñados por agencias de imagen sin capacidad táctica o estrategia. Sufrimos una crisis de personal político. Solo hay que ver la alegría e ingenuidad con la que Kemmerich aceptó el resultado de la votación, sin entender siquiera que le estaban metiendo un gran gol". El politólogo Claus Leggewie recomienda "sin caer en el miedo de Weimar, sin alarmismo, preguntarnos dónde estamos realmente. La patente del desastre de Weimar fue la crisis económica, hoy hablaríamos de inestabilidad social y psicológica, y de la decadencia de las grandes familias políticas".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario