El Mundo

En Nicaragua, Ortega aceptó las condiciones del diálogo exigidas por la Iglesia Católica

El presidente sandinista debió admitir una investigación de la CIDH sobre los 53 muertos y 60 desaparecidos por la represión de las protestas.

Martes 15 de Mayo de 2018

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) convocó a un diálogo nacional para mañana, para buscar una salida a la grave crisis que vive el país tras casi un mes de protestas contra el gobierno sandinista de Daniel Ortega reprimidas con extrema violencia. La Iglesia logró que Ortega acepte una investigación internacional de la ola de violencia.

El fin de semana hubo nuevas manifestaciones, saqueos e incendios en Masaya, segunda ciudad de Nicaragua. Hasta el momento han muerto al menos 53 personas desde el inicio de las protestas el 18 de abril, casi todas a manos de la policía o grupos armados del sandinismo.

"Después de escuchar el clamor de una gran mayoría de la sociedad y conscientes de la gravedad de la situación que vivimos en el país, y aún cuando las circunstancias para dicho diálogo no son las más idóneas, anunciamos el inicio del mismo para este miércoles 16 de mayo a las 10 de la mañana", afirmó el presidente del CEN, cardenal Leopoldo Brenes, en rueda de prensa. El líder religioso dijo esperar "que el diálogo aborde estructuralmente el tema de la institucionalidad del país con el objetivo de ir allanando el camino hacia su democratización". Llamó además a buscar "un ambiente propicio de tolerancia y respeto".

El clero fijó la fecha luego de que Ortega autorizara el ingreso de una misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), tras la represión de las protestas iniciadas el 18 de abril, y que hasta ahora dejan al menos 53 muertos, más de 400 heridos, unos 60 desaparecidos, decenas de negocios y casas saqueadas y quemadas y detenciones ilegales.

Ortega —ex jefe guerrillero sandinista que gobernó durante los años 80 y retornó al poder en 2007— había aceptado un diálogo para buscar una salida a la crisis más fuerte que enfrenta en sus 11 años de gobierno, pero no había dado los pasos exigidos por la Iglesia. Uno de esos requisitos era l una misión de la CIDH con el fin de "aclarar las muertes y desapariciones de nicaragüenses".

Recién ayer el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, anunció que el gobierno nicaragüense había permitido el ingreso de una la misión de la CIDH y divulgó una carta del canciller Denis Moncada con fecha del domingo.Ortega accedió tras fuertes presiones por parte de Estados Unidos, la OEA, amplios sectores de la sociedad nicaragüense y las crecientes manifestaciones que buscan una democratización del país y su renuncia a la presidencia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario