El Mundo

En Honduras derogan el estado de excepción antes de recibir a la OEA

El gobierno de facto derogó el decreto que limitaba los derechos civiles en Honduras, en un importante gesto de apertura ante las inminentes negociaciones con la OEA. El estado de excepción se impuso cuando el presidente derrocado Manuel Zelaya hacía llamados a la rebelión a sus seguidores desde la embajada de Brasil, donde se refugió el 21 de septiembre.

Martes 06 de Octubre de 2009

Tegucigalpa. — El gobierno de facto derogó el decreto que limitaba los derechos civiles en Honduras, en un importante gesto de apertura ante las inminentes negociaciones con la OEA. El estado de excepción se impuso cuando el presidente derrocado Manuel Zelaya hacía llamados a la rebelión a sus seguidores desde la embajada de Brasil, donde se refugió el 21 de septiembre.

El presidente designado, Roberto Micheletti, afirmó durante una rueda de prensa, en la que participó la congresista norteamericana republicana Ileana Ros-Lehtinen, que el decreto "queda derogado completamente". El decreto prohibió las reuniones de más de 20 personas, cerró medios de comunicación, como Radio Globo y Canal 36, críticos de la gestión del gobierno de facto y partidarios de Zelaya, y permitió a las autoridades mantener detenidos por más de 24 horas a los que, según su criterio, generaban "acciones terroristas y de sedición".

Al preguntársele si aquellos medios recobraban de inmediato su frecuencia, Micheletti dijo que ahora "tendrán que acudir a los tribunales para rescatar su derecho de estar en el aire". Al hacer un balance sobre los cien días de gobierno, Micheletti dijo que el país ha seguido adelante a pesar del conflicto. Y acusó al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, de haber planificado una campaña en contra de su gobierno. "Ha sido difícil por la lucha montada de Hugo Chávez, lo señalo como de los hombres que ha tenido aquí montada una campaña de odio, una campaña de pleito entre los mismo hondureños", denunció. "Jamás habíamos visto quemar autobuses, quemar negocios, como sucedió en días anteriores".

Dijo que la decisión de ordenar el decreto, el 26 de septiembre, fue precisamente "porque teníamos conocimiento de que estaban planificando más de este tipo de conductas y no lo íbamos a permitir". La derogación del decreto entrará en vigencia hoy, cuando sea publicada en el diario oficial La Gaceta.

Por su lado, la republicana Ros-Lehtinen expresó su respaldo a Micheletti, a quien llamó un hombre "honrado y legítimo presidente" de Honduras, y calificó las elecciones presidenciales del 29 de noviembre como una "oportunidad genuina" para resolver el conflicto. Y para que el gobierno del presidente Barack Obama "rectifique" su posición en torno al conflicto. Obama, como por lo demás todos los otros mandatarios americanos, se niegan a reconocer a Micheletti.

Por su parte, Zelaya, derrocado por un golpe militar el 28 de junio, propuso ayer a Micheletti firmar "de inmediato" el Acuerdo de San José, que impulsa el presidente costarricense Oscar Arias. Este documento propone reinstalar a Zelaya en su cargo, algo que Micheletti considera inaceptable. Este punto ha bloqueado las negociaciones,que se espera destrabar mañana, en una decisiva visita de cancilleres americanos. En su texto, Zelaya afirma que la embajada de Brasil es "el marco de seguridad nacional e internacional para la suscripción de este acuerdo por ambas partes y garantiza transparencia e imparcialidad, lo mismo que respeto a la integridad física".

La OEA ratificó desde Washington que la delegación llegará mañana a Tegucigalpa, liderada por el secretario general, José Miguel Insulza. Esta formación buscará tener éxito allí donde hasta ahora ha fracasado. Es decir, en lograr que tanto el bando de Micheletti como el de Zelaya cedan en puntos centrales de sus reclamos, de modo de llegar a una salida a la crisis.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario