El Mundo

En Brasil cedía muy lentamente el masivo paro de camioneros

Los camioneros brasileños tardaban ayer en desmovilizarse, pese a las concesiones hechas por el presidente Michel Temer la noche del domingo.

Martes 29 de Mayo de 2018

Los camioneros brasileños tardaban ayer en desmovilizarse, pese a las concesiones hechas por el presidente Michel Temer la noche del domingo. La huelga, que alcanzó ayer ocho días de duración y provoca la paralización creciente de los servicios, también causó una reacción negativa de los mercados, derrumbando a la estatal Petrobras.

Ministros del gabinete llamaron a los camioneros a suspender la huelga, que ha causado escasez de alimentos y paralización creciente del transporte de pasajeros por falta de combustible, entre otros problemas. Los ministros del presidente Michel Temer dijeron que el gobierno no puede hacer más de lo que ha hecho para satisfacer sus demandas. Los ministros hablaron horas después que el presidente Temer anunció, la noche del domingo, una serie de medidas en favor de los camioneros. Temer anunció un recorte del 10 por ciento en el precio del gasoil por 60 días. También se reducirán los peajes y se establecerán tarifas de transporte mínimas, dos demandas clave de los camioneros. "Estamos en el límite de lo que podemos hacer", dijo el ministro de Finanzas Eduardo Guardia.

Pero no quedaba claro cuántos camioneros aceptaban la propuesta del gobierno. Varios gremios dijeron ayer que comenzarían a desmovilizar sus bloqueos pero que necesitan varios días para hablar con sus bases. Otros gremios mantuvieron silencio. La semana pasada, un preacuerdo alcanzado entre varios sindicatos y el gobierno fue ignorado por miles de camioneros. Ayer, miles de escuelas estaban cerradas y muchos vuelos fueron cancelados. En los supermercados los estantes estaban vacíos.

El desbloqueo de piquetes era así inorgánico, parcial y muy lento, prolongando de hecho la medida de fuerza por al menos un día más. Recién al anochecer podían apreciarse mejoras en el transporte en algunas ciudades y rutas. Así, camiones con combustible empezaron a circular en varias ciudades, entre ellas Brasilia, pero aún se reportaban bloqueos en una veintena de los 27 Estados brasileños. Ocho de los 54 aeropuertos del país estaban sin combustible y los supermercados prácticamente sin alimentos frescos; en la mayor ciudad del país, San Pablo, funcionaba el 70 por ciento de la flota de autobuses. Y muchas universidades suspendieron sus clases.

En el puerto de Santos, el mayor de América latina, los transportistas autónomos (propietarios de un camión) que bloquean la entrada se pronunciaron por la prolongación del movimiento. Algunos gremios se dijeron dispuestos a desmovilizarse, pero pidieron tiempo para consultar sus bases. "La expectativa es que en el día de hoy las manifestaciones cesen y los camioneros vuelvan a trabajar. Aún existen algunos puntos de bloqueo, pero la huelga reivindicativa fue resuelta", afirmó el secretario general de la Presidencia, Carlos Marún.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});