El Mundo

El vice de Ecuador, condenado por corrupción, perderá el cargo

Jorge Glas está preso por recibir u$s14 millones en sobornos. El plazo de 90 días de ausencia temporal expiró anoche. El Parlamento elegirá sucesor

Miércoles 03 de Enero de 2018

La situación del hasta ahora vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, condenado a seis años de prisión por corrupción, quedó en medio de una polémica debido a que su ausencia temporal por detención, que anoche se convirtió en definitiva, daría lugar a que sea elegido un sucesor, aunque su abogado considera que no existen causales para esa instancia. Si efectivamente se considera que Glas estuvo 90 días fuera del cargo, el gobierno debe enviar una lista con nombres de posibles sucesores a la Asamblea Nacional (AN) para que ésta escoja a su reemplazante.

La clave de la cuestión parece centrada en los conceptos de "abandono del cargo" y de "fuerza mayor" que, para el abogado de Glas, Eduardo Franco Loor, no se aplican en su caso.

El Parlamento tiene el deber de "elegir a la vicepresidenta o vicepresidente, en caso de su falta definitiva, de una terna propuesta por la presidenta o presidente de la República", dice la Constitución ecuatoriana en su artículo 120. Los nombres de la terna de reemplazantes que enviará el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, se desconocen, pero serán perfiles de personas "que le den coherencia y continuidad al programa de gobierno por el que votaron los ecuatorianos", declaró el secretario de Gestión Política, Miguel Carvajal. Este mecanismo constitucional dejaría sin efecto el juicio político que se encuentra en pleno trámite en la Comisión de Fiscalización de la Asamblea y que busca destituir y censurar a Glas por el delito de cohecho, una de las causales para enjuiciar al vicemandatario.

Glas está detenido desde el 2 de octubre de 2017, acusado de corrupción y sentenciado por la Corte Nacional de Justicia a seis años de reclusión como autor de un delito de asociación ilícita, por recibir más de 14 millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht. La Fiscalía lo acusó del delito y pidió prisión preventiva para él y su tío, Ricardo Rivera, el ex contralor Carlos Pólit, prófugo en Estados Unidos, y para otras 15 personas, seis de las cuales no fueron aún detenidas. La sentencia de seis años emitida el 13 de diciembre no cierra el proceso, ya que todavía se están tramitando los alegatos de la defensa y otros recursos hasta que la condena sea definitiva.

La pérdida del cargo de Glas se enmarca en el virtual quiebre de la gobernante Alianza País (AP) y en el alejamiento de sus dos líderes, el presidente Moreno y su antecesor Rafael Correa. Glas, reelegido vice en abril de 2017, se alineó con el ex jefe del Estado, mientras crecían las acusaciones de corrupción en su contra. Moreno le retiró las funciones de manejo de sectores estratégicos (electricidad, petróleo, puertos y otros) y, después de cuatro meses como vicepresidencia, llegó la detención por indicios de corrupción.

Como reemplazo temporal está en el cargo la ministra de Vivienda, María Alejandra Vicuña, a quien Moreno encargó la coordinación de la consulta popular que preguntará a los ecuatorianos el 4 de febrero sobre siete temas de política, economía y ambiente. Glas es el funcionario de más alto nivel en Latinoamérica en ser sancionado por la justicia en el marco de la trama de sobornos de Odebrecht y es el primer vicepresidente ecuatoriano detenido y sentenciado por corrupción.

Odebrecht, la constructora más grande de América latina, admitió en diciembre de 2016 que desde 2001 pagó sobornos por más de 785 millones de dólares en 12 países, diez de ellos latinoamericanos, para asegurarse la adjudicación de obras públicas. El defensor del todavía vice, Franco Loor, insistió ayer en que su defendido "no ha abandonado el cargo", sino que está sin funciones por el decreto de Moreno.

Ese decreto "no constituye un hecho de fuerza mayor", por lo tanto no aplica el artículo 150 de la Constitución de la República relativo a la ausencia temporal ni tampoco a la falta definitiva, señaló el letrado. Ese artículo señala como causas de ausencia temporal las mismas que se aplican al presidente, por lo que remite al 146 que señala como razón "la enfermedad y otra circunstancia de fuerza mayor que le impidan ejercer su función durante un período máximo de tres meses, o la licencia concedida por la Asamblea Nacional". "No hay ausencia temporal, no hay falta definitiva y peor abandono, por cuanto ya el propio presidente le retiró las funciones en agosto de 2017 mediante decreto ejecutivo 100 y el decreto ejecutivo no puede ser interpretado como una «fuerza mayor» para poder lograr que el presidente envíe una terna" para reemplazar a Glas, recalcó Franco Loor.

Para el abogado, sería "absolutamente inconstitucional" que Moreno mande una terna para que la Asamblea Nacional escoja de entre los tres candidatos al eventual sucesor de Glas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario