El Mundo

El sillón vacío del Nobel de la paz marcó la entrega del galardón

El disidente chino Liu Xiaobo fue reconocido con el premio Nobel de la paz en una ceremonia en Oslo, que fue rechazada por Pekín como una farsa, y dedicó su galardón desde la cárcel a las "almas perdidas" en la represión de Tiananmen...

Sábado 11 de Diciembre de 2010

Oslo. — El disidente chino Liu Xiaobo fue reconocido con el premio Nobel de la paz en una ceremonia en Oslo, que fue rechazada por Pekín como una farsa, y dedicó su galardón desde la cárcel a las “almas perdidas” en la represión de la plaza Tiananmen en 1989. Liu, de 54 años, fue condenado a 11 años de prisión en 2009 por reclamar cambios democráticos. En Pekín, la policía reforzó la seguridad en puntos clave, incluyendo la plaza Tiananmen y el departamento de Liu, donde se cree que su esposa está bajo arresto domiciliario. Las autoridades no permitieron a los disidentes viajar a Oslo.
  En vez de entregar la medalla y mención Nobel a Liu, simplemente fueron depositados en su silla en la ceremonia en el ayuntamiento de Oslo ante los vítores de los asistentes. Un gran retrato del galardonado, con anteojos y sonriente, colgaba en el lugar.
  La actriz noruega Liv Ullmann leyó el alegato final que el defensor de derechos humanos hizo durante su proceso judicial. El 23 de diciembre de 2009 fue condenado en Pekín a 11 años de prisión por “incitar a socovar el poder del Estado”. “Lleno de optimismo espero el advenimiento de una futura China libre. Porque no hay ningún poder que pueda frenar los anhelos de libertad de las personas, y China finalmente se convertirá en una nación regida por la ley, donde los derechos humanos reinen”, decía el discurso.
Diferente. Fue la primera vez que un ganador bajo detención en China no estuvo formalmente representado desde que la Alemania nazi prohibió al pacifista Carl von Ossietzky asistir a la ceremonia en 1935. Varios laureados encerrados o detenidos han sido representados por su familia, pero China no permitió que ningún cercano de Liu viajara a Oslo.
  Los mil asistentes se pusieron de pie para una ovación cuando el presidente del Comité Nobel noruego, Thorbjoern Jagland, llamó a la liberación de Liu. “Liu dijo a su esposa que le gustaría dedicar el premio de la paz de este año a «las almas perdidas del 4 de junio». Es un placer para nosotros cumplir con ese deseo”, sostuvo Jagland.
  China parecía haber bloqueado sitios web de noticias occidentales, como los de la BBC y la CNN, mientras que la prensa estatal no mencionó la ceremonia, más allá de un comunicado condenando el galardón.
  Cerca de 40 manifestantes opuestos a Liu realizaron una protesta en Oslo. En algún momento, los manifestantes contra Liu empujaron a rivales con carteles de “Liberen a Liu Xiaobo” y posteriormente destrozaron sus pancartas.

"Más que yo"

El presidente de Estados Unidos y premio Nobel de la paz 2009, Barack Obama, afirmó que Liu Xiaobo se merece el galardón de la Academia sueca “mucho más” que él mismo. “Los valores que (Liu) encarna son universales, su lucha es pacífica y debería ser liberado lo antes posible”, dijo el mandatario en un mensaje emitico por la Casa Blanca.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS