El Mundo

El separatismo ya es la segunda preocupación de los españoles

Para el 29 por ciento de los ciudadanos es uno de los principales problemas por detrás del desempleo, frente al 7,8 por ciento que lo citaba hace un mes

Miércoles 08 de Noviembre de 2017

La crisis abierta por el desafío soberanista en Cataluña es ya la segunda preocupación de los españoles por detrás del desempleo, según un sondeo de referencia publicado ayer. Ante la pregunta de cuál es el mayor problema actual de España, un 29 por ciento respondió "la independencia de Cataluña" en el barómetro del organismo oficial Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) para octubre, frente al 7,8 por ciento que lo hizo en septiembre.

El desempleo en España fue mencionado por un 66,2 por ciento, la cuota más baja desde el inicio de la crisis económica en el año 2008. Por detrás de Cataluña se sitúan la corrupción y el fraude (28,3), los políticos y partidos (27,5) o los problemas económicos (21,9).

Sin los últimos acontecimientos

El barómetro se realizó en base a entrevistas a 2.487 personas entre el 2 y el 11 de octubre, días marcados por el referéndum ilegal realizado en Cataluña por el gobierno regional de Carles Puigdemont el 1º de octubre y la declaración de independencia propuesta y suspendida el 10 de octubre por el ahora ex "president".

No recoge en cambio los últimos giros en la situación, incluyendo la resolución que aprobó el Parlamento catalán el 27 de octubre para crear una "república soberana" o la destitución del "Govern" de Puigdemont por parte del Ejecutivo central de Mariano Rajoy. Tampoco otros episodios como la salida de Puigdemont a Bélgica, el envío a prisión de parte de sus ex consejeros o la convocatoria a las elecciones autonómicas del 27 de diciembre, tres puntos que volvieron a marcar la actualidad hoy.

En una entrevista con Catalanya Radio concedida en Bruselas, Puigdemont se mostró ayer "preparado" por si la Justicia belga decide entregarlo a España, aunque confió en que su presencia en la capital europea sirva para "internacionalizar" la crisis. "Puede ocurrir que sea un presidente de la Generalitat preso", lanzó el líder independentista. Puigdemont quiere ser candidato de su Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCAT) en las elecciones del 21 de diciembre, pero no se descarta que entonces se encuentre en prisión provisional como algunos de sus ex consejeros.

Imputados

Tanto el "president" destituido como su ex gabinete regional están imputados por varios presuntos delitos derivados de su plan independentista. Ocho de ellos se encuentran ya en prisión desde el jueves, mientras que Puigdemont y cuatro ex consejeros quedaron en libertad vigilada tras entregarse el domingo a la policía belga.

Unos 200 alcaldes independentistas de municipios de toda Cataluña organizaron ayer un acto de protesta en Bruselas al que acudió el propio Puigdemont. La candidatura del ex "president" Puigdemont dependerá en parte de si su PDeCAT llega a un acuerdo para acudir a las elecciones en bloque con Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y otras fuerzas soberanistas. El plazo para inscribir coaliciones termina en las próximas horas.

Lo que sí quedó claro es que no habrá una lista conjunta de los partidos contrarios a la independencia, según confirmó ayer la liberal Inés Arrimadas (Ciudadanos), jefa de la oposición en Cataluña. "No podemos plantear una candidatura única, porque somos proyectos diferentes", dijo en un encuentro con corresponsales extranjeros. "Lo que queremos es que cada uno presente su proyecto y su candidato y luego que hablemos y pactemos, que es lo que hemos hecho siempre".

Diversos sondeos reflejan una victoria de ERC el 21 de diciembre, pero la caída del PDeCAT de la antisistema Candidatura de Unidad Popular (CUP) podría dificultar que se repita la mayoría absoluta independentista. Las encuestas coinciden también en pronosticar el crecimiento de Ciudadanos, aunque el frente "constitucionalista" tampoco sumaría mayoría propia con los socialista del PSC y el Partido Popular (PP) de Rajoy.

La escalada de tensión y las vertiginosas semanas que viene viviendo España tuvieron su influencia electoral no solo en Cataluña, sino también en el resto del país. Según el barómetro del CIS, Ciudadanos se disparó tres puntos hasta un 17,5 por ciento de intención de voto a nivel nacional, colocándose así a un punto del izquierdista Podemos, que retrocedió dos puntos hasta un 18,5 por ciento y es el gran perdedor en el sondeo. El PP de Rajoy seguiría ganando unas elecciones con un 28 por ciento del voto, seguido por los socialistas del PSOE con un 24,2 por ciento, aunque ambas fuerzas ceden algunas décimas en comparación con la anterior encuesta del CIS en julio.

Izquierda Unida, la mejor nota

Con respecto a la valoración de líderes políticos, la mejor nota es para Alberto Garzón, coordinador federal de Izquierda Unida (IU), con un 3,85 puntos. Le siguen Albert Rivera, líder de Ciudadanos (3,75) y el socialista Pedro Sánchez (3,61), jefe de la oposición. El conservador Rajoy obtiene una calificación de 3,02 puntos y se sitúa por encima de Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, que se queda en 2,67 unidades y es el peor valorado entre los líderes de los cuatro grandes partidos a nivel nacional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});