El Mundo

El Senado de EEUU desactivó el sistema de pinchaduras telefónicas

Una votación dejó a la temible Agencia Nacional de Seguridad (NSA) sin el intrumento legal para hacer "recolección masiva de datos". Pero sería momentáneo.

Martes 02 de Junio de 2015

La Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense suspendió ayer su polémico programa de "recolección masiva de datos telefónicos", o sea, de pinchaduras telefónicas generalizadas, mientras el Congreso buscaba aprobar una nueva ley que renueve la vigencia de procedimientos de vigilancia que el gobierno considera vitales para rastrear a extremistas y espías.

La clausura del programa, un punto de inflexión en la estrategia de seguridad del país posterior a los atentados islamistas del 11 de septiembre de 2001, comenzó a regir a la medianoche, luego de una inusual sesión parlamentaria en la que un senador republicano bloqueó un intento de extender la anterior ley que la amparaba. No se espera una solución antes de hoy, en el mejor de los casos, y el senador que provocó el estancamiento, Rand Paul, se jactó de lo que consiguió. "Ayer, forcé la expiración del programa de espionaje ilegal de la NSA", escribió Paul en Twitter. Rand Paul es senador de Kentucky y precandidato republicano.

Para reemplazar el controvertido programa de la NSA, que fue suspendido al expirar ayer a primera hora el artículo 215 de la llamada Ley Patriota, el gobierno demócrata del presidente Barack Obama ha impulsado una nueva norma, denominada "Ley de Libertad de Estados Unidos", que ya tiene media sanción de la Cámara de Representantes. Pero no fue aprobada por el Senado y entonces venció la norma anterior, suspendiéndose así las pinchaduras masivas de teléfonos que permitía. La nueva ley, que pondrá fin a la recolección masiva de datos telefónicos y creará un sistema más focalizado, superó un paso clave cuando el Senado aprobó iniciar su debate, luego de que el líder de la mayoritaria bancada republicana, Mitch McConnell, y otros republicanos depusieran su oposición a su redacción actual. Sin embargo, en la misma sesión, Rand Paul frustró el intento de McConnell de obtener una extensión temporaria del artículo 215, que buscaba evitar que la NSA y el FBI queden con sus poderes de vigilancia disminuidos hasta la aprobación de la "Ley de Libertades". La nueva norma estaba ayer estancada en el Senado, y McConnel y otros republicanos querían introducirle enmiendas.

Al reanudarse las sesiones, el senador republicano anunció que buscará tres cambios a la ley ya aprobada por los representantes, que acabarían con la recolección masiva de datos telefónicos luego de una transición de seis meses durante la cual la NSA podría acceder a los registros de las compañías telefónicas. "Celebraremos una votación sobre la legislación tan pronto como sea posible", dijo McConnell sin dar detalles, a la CNN. Otros legisladores republicanos, como el representante Kevin McCarthy, dijeron que lo mejor sería que los senadores aprueben la ley tal como está escrita.

La expiración legal afecta no sólo la capacidad de la NSA de recolectar los "metadatos" telefónicos dentro de Estados Unidos sino que también restringe, al menos temporalmente, el poder del FBI para obtener información en investigaciones de espionaje y contraterrorismo. "Llamamos al Senado a asegurar que esta expiración irresponsable de autoridades sea de tan corta vida como sea posible", dijo el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest. Rand Paul, un republicano libertario, ha liderado una activa campaña contra el programa de la NSA, que considera violatorio de las libertades individuales y del derecho a la privacidad.

Snowden. El debate sobre la vigilancia telefónica comenzó luego de que Edward Snowden revelara un amplio programa por el cual la agencia recopilaba millones de registros telefónicos, no sólo dentro del país, sino también fuera de él, algo no amparado por la "Ley Patriota" de tiempos de George W. Bush. La actitud de Paul enojó a algunos de sus compañeros de partido, que ahora han visto cómo los poderes de vigilancia de los principales organismos de seguridad han expirado cuatro meses después de haber tomado control total del Congreso el Partido Republicano. Muchos de ellos dicen que Paul piensa más en su candidatura que en la seguridad nacional. El senador y ex candidato presidencial John McCain se quejó de que para Paul "es una mayor prioridad la recaudación de fondos (de campaña) que la seguridad de la nación".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS