El Mundo

El Reino Unido se suma a la coalición que bombardea al Estado Islámico

Lo aprobó el Parlamento en forma abrumadora a pedido de Cameron. También participarán Bélgica, Holanda y Dinamarca. Cazas aliados bombardearon refinerías y oleoductos.

Sábado 27 de Septiembre de 2014

El Reino Unido se sumó a la ofensiva aérea contra el Estado Islámico en Irak, tras recibir autorización del Parlamento. También Bélgica, Holanda y Dinamarca pusieron cazas a disposición de la ofensiva. A la vez, Turquía, país limítrofe con Siria, dejó entender que podría unirse a la coalición. En tanto, la ofensiva continúa, en especial sobre el complejo de refinerías y oleoductos en poder del grupo terrorista. EEUU, los países árabes del Golfo y Francia atacan las posiciones del Estado Islámico en Siria en forma casi permanente. Los blancos elegidos por el Pentágono y sus aliados son materia de cuestionamiento: los kurdos sirios siguen sufriendo el ataque de los milicianos islámicos y aún no recibieron ayuda de los aviones occidentales y árabes. La situación en el Kurdistán sirio generó el exilio masivo de unos 200.000 civiles hacia Turquía.

Los diputados británicos dieron luz verde por 524 votos a favor y 43 en contra a sumarse a la ofensiva. Pero si el gobierno del premier David Cameron quiere extender la campaña a Siria, como ha hecho Washington desde el lunes a la noche, tendrá que volver al Parlamento (Bagdad ha pedido a varios gobiernos extranjeros esa ayuda, a diferencia de Damasco). "Se trata de una misión que va durar no solo meses sino años, pero creo que tenemos que estar preparados para ese compromiso", advirtió Cameron a los diputados. El líder de la oposición laborista, Ed Miliband, dio su apoyo al gobierno pero dijo que hará falta algo más que bombardeos. "Tenemos que aprender las lecciones del pasado y ser claros con los británicos, eso significa disponer de una estrategia global, humanitaria y política, además de militar", sostuvo Miliband.

Sobre el terreno, los ataques aéreos continuaron con toda intensidad, en especial sobre el principal recurso económico del grupo terrorista sunita: las refinerías, campos y oleoductos que controlan y que le proveen según estimados unos dos millones de dólares diarios de ganancias. Aviones norteamericanos lanzaron 10 nuevos ataques contra instalaciones petrolíferas del EI en el este de Siria y posiciones del grupo en el vecino Irak. Debido a la presión de los ataques, el Estado Islámico debió suspender la extracción de petróleo en seis campos que controla en Deir Ezor, en el este de Siria (ver mapa), quedándose así sin su mayor fuente de ingresos, informaron habitantes de la zona. "La extracción del petróleo cesó a causa de la situación de inseguridad. Todos los campos están parados con la excepción del Coneco que suministra el gas necesario para la producción eléctrica de seis provincias", afirmó Leith al Deiri, que vive en la ciudad de Deir Ezor. "La extracción en los campos se ha suspendido temporalmente. No hay intermediarios ni clientes que vayan a los campos porque tienen miedo de los bombardeos", aseguró Rayan al Furati, quien se fue de Deir Ezor hace diez días pero sigue en contacto con habitantes de la provincia siria. "Antes había mucha gente y había que esperar cuatro días para ser servido", añadió, y precisó que "ninguno de los campos sufrió daños porque los ataques de la coalición se centraron en las refinerías".

Desde julio, el EI controla la mayoría de la provincia petrolera siria de Deir Ezor y la mayor parte de los campos petroleros de la región, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), una ONG con sede en Gran Bretaña y una extensa red de observadores en toda Siria. El EI producía hasta ahora más petróleo que el gobierno sirio. El Ministerio de Petróleo sirio estima que los yihadistas extraen 80.000 barriles diarios, mientras que la producción gubernamental cayó hasta los 17.000 barriles diarios.

El Reino Unido no fue el único en anunciar su participación en la campaña estadounidense. Holanda, Bélgica y Dinamarca pusieron a disposición de la coalición escuadrillas de avione, mientras que Australia y Grecia anunciaron la entrega de material militar a los combatientes kurdos en Irak. Aún más importante, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que la posición de su país había cambiado tras la liberación de un grupo de rehenes turcos, dando a entender que podría unirse a la coalición internacional. Turquía es el único miembro asiático de la Otán. Erdogan, sin embargo, negó hasta ahora el uso de las bases de la Otán en Turquía para la ofensiva contra el EI.

Alarma en Kurdistán. Pese a los bombardeos, el Estado Islámico (EI) estrechó el cerco de la norteña ciudad siria de Kobani, cerca de la frontera con Turquía. Luego de casi una semana de bombardeos, este frente no recibió la atención de los aviones aliados. Desde hace una semana las milicias islámicas avanzan sobre la zona kurda siria, provocando el exilio masivo de unos 200.000 civiles hacia Turquía. Dirigentes kurdos sirios reclamaron ayer casi desesperamente que los aviones aliados ataquen las líneas del EI en torno a Kobani, para ayudar a los milicianos kurdos, como hicieron semanas antes en torno a Irbil, la capital del Kurdistán iraquí. Las autoridades turcas han tenido que enfrentar además la creciente presión de kurdos turcos que quieren cruzar a Siria para sumarse a la defensa de Kobani.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario