El Mundo

El Reino Unido pedirá una prórroga a la UE para iniciar el Brexit

A iniciativa de la primera ministra Theresa May, el Parlamento aprobó postergar del 29 de marzo al 30 de junio el procedimiento de salida.

Viernes 15 de Marzo de 2019

El Parlamento británico votó por amplia mayoría solicitar una postergación de la fecha fijada para comenzar la salida del Reino Unido de la Unión Europea, prevista inicialmente para el 29 de marzo, hasta el 30 de junio. La Cámara de los Comunes votó por 412 votos a favor y 202 votos en contra por esta opción, impulsada por el gobierno de la primera ministra Theresa May. La petición deber ahora ser trasladada a la UE, que es la que tiene la última palabra sobre el asunto complejo asunto.

Empieza pues de nuevo, en la larga "telenovela" del Brexit, otro período de negociaciones para la primera ministra May, que tendrá que convencer a Europa de que permita una ampliación más allá del 29 de marzo. El desgastante proceso de dar forma al Brexit comenzó de manera inesperada la noche del 23 de junio de 2016, cuando el "no" venció inesperadamente al "sí" que impulsaba el entonces primer ministro David Cameron en el referendo sobre la salida de la UE. Cameron renunció al día siguiente, lo que dio fin a su prometedora carrera, y comenzó el arduo período de Theresa May, a cargo de llevar al Reino Unido fuera de la Unión Europea, tal como votó aquel día la mayoría de los británicos. Pero han sido dos años y medio llenos de idas y vueltas, dudas, crisis políticas y un creciente pesimismo sobre el futuro de una Gran Bretaña aislada de sus vecinos y ex socios.

Un "sí" condicionado

La moción aprobada ayer solicita la extensión hasta el 30 de junio del Brexit, pero siempre y cuando el Parlamento apruebe el acuerdo con la UE presentado por la primera ministra antes del 20 de marzo. En caso contrario, May ya ha avisado que solicitará una prórroga más alta, aunque todo debe ser acordado con la UE. La moción se llevó ayer 412 votos frente a 202.

Con el objetivo es evitar una salida caótica de la UE, los diputados respaldaron la moción de May de una prórroga del plazo de negociación hasta el 30 de junio, si el Parlamento aprueba el pacto de Brexit antes del 20 de marzo, víspera del Consejo Europeo. En el segundo caso, Reino Unido tendría que justificar ante sus 27 socios europeos "el propósito" de la prórroga y, si la concedieran en Bruselas, el país debería concurrir a las elecciones europeas que se celebrarán entre el 23 y el 26 de mayo. Algo bastante alocado, por decir lo menos. Algunos juristas consideran que la UE podría eximir a Londres de estas elecciones.

La UE ha reiterado que si Londres pide ampliar las negociaciones mediante la extensión del artículo 50 del Tratado de Lisboa (que regla la salida de un país miembro), deberá explicar el motivo, cómo prevé consensuar una propuesta mayoritaria en el Parlamento y qué tipo de relación desearía tener con el bloque comunitario una vez fuera. No parece que los británicos estén en condiciones de cumplir ninguna de esas condiciones, pese a los dos años y medio transcurridos desde la votación. Sin embargo, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, afirmó ayer que en sus conversaciones previas al Consejo Europeo del 21 y 22 de marzo, pedirá a los líderes comunitarios que acepten una prorroga "larga" si el Reino Unido decide replantearse su estrategia. La petición deberá ser aceptada por unanimidad por los Estados miembros de la UE.

Antes del 21 de marzo, May confía convencer al ala dura de su partido y a los diez diputados del Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte para que aprueben al tercer intento su acuerdo con Bruselas, con las "garantías legales y vinculantes" sobre la "salvaguarda" irlandesa logradas en su último viaje relámpago a Bruselas. Este asunto es el nudo principal para lograr el voto positivo (ver aparte).

Por otra parte, la Cámara de los Comunes ha rechazado ayer por una amplia mayoría (334 a 85) una enmienda a favor de un segundo referéndum sobre la salida de la UE. La votación no es sin embargo significativa por la abstención casi en bloque del Partido Laborista, que consideró que la votación es prematura, a la espera de que se clarifique el proceso del Brexit. La enmienda fue presentada por la ex laborista Sarah Wollaston, integrada en el recién creado Grupo Independiente.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});