El Mundo

El régimen norcoreano destruirá sus instalaciones para ensayos nucleares

Kim Jong-un permitirá que la prensa presencie la voladura de los túneles de ingreso a Punggye-ri a fin de mes, antes de la cumbre con Trump

Domingo 13 de Mayo de 2018

Corea del Norte desmantelará su campo de pruebas nucleares este mes, antes de la histórica cumbre con Estados Unidos, y para ello aseguró ayer que volará sus túneles frente a los medios extranjeros invitados. La exhibición en Punggye-ri, en el noroeste del país, será otro paso en la ofensiva de encanto de Kim Jong-un. El diálogo negociado por Corea del Sur ha visto cómo las relaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte iban desde los insultos personales y amenazas de guerra del año pasado hasta la cumbre entre Kim y el presidente estadounidense, Donald Trump, del 12 de junio en Singapur.

La reunión será la primera en la historia de los dos países, tras décadas de diferencias, por el conflicto surgido al término de la Segunda Guerra Mundial, cuando la península coreana se dividió en dos países: uno comunista, apoyado por la Unión Soviética, y otro capitalista, apoyado por Estados Unidos. Pero los escépticos advierten que Pyongyang todavía tiene que hacer un compromiso público para entregar su arsenal, que incluye misiles capaces de alcanzar Estados Unidos. Washington está buscando la "completa, verificable e irreversible desnuclearización" del Norte. Punggye-ri ha acogido los seis ensayos nucleares del Norte, el último y de lejos el más poderoso en septiembre del año pasado, que Pyongyang dijo que era una bomba H.

¿Terreno inutilizable?

Kim dijo que el desarrollo de la fuerza nuclear del Norte estaba completo y que ya no necesita el campo. Se ha programado una ceremonia para el desmantelamiento de la instalación entre el 23 y el 25 de mayo, dijo el Ministerio de Exteriores norcoreano, según la agencia de noticias oficial KCNA. Los túneles del campo de pruebas serán volados y sus entradas completamente bloqueadas, dijo el comunicado del ministerio. Todas las instalaciones de observación e institutos de investigación serán eliminados, dijo, "y la zona circundante del campo de pruebas será cerrada completamente". Periodistas de China, Rusia, Estados Unidos, Reino Unido y Corea del Sur podrán cubrir el evento en el lugar para mostrarlo "de manera transparente". No obstante no está claro que el anunciado cierre sea más que un mero gesto: geólogos chinos señalaron a finales de abril que el terreno sobre el que levantaba la instalación había resultado dañado y quedado inutilizable por los ensayos nucleares subterráneos realizados por Pyongyang. Además no descartaban una alta radioactividad en el lugar. Pero expertos de la web "38 North" del Instituto coreano-estadounidense especializada en Corea del Norte consideraron que las instalaciones sí seguían siendo aptas para pruebas nucleares. Durante la cumbre intercoreana, Kim respondió a los más escépticos señalando que no sólo cerraría las partes de la instalación que han quedado inutilizables.

Este es el último movimiento en la rápida sucesión de acontecimientos en la península coreana que comenzaron en los Juegos Olímpicos de Invierno en el Sur. Las tensiones han ido creciendo durante años, ya que los programas de armas nucleares y misiles balísticos de Corea del Norte fueron sometidos a múltiples rondas de sanciones cada vez más estrictas por parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Estados Unidos, la Unión Europea, Corea del Sur y otros. Además, Trump amenazó el año pasado al Norte con "fuego y furia".

Pero desde los Juegos en Pyeongchang, Estados Unidos y Corea del Norte han acordado una reunión sin precedentes en Singapur, mientras que Kim ha visitado en dos ocasiones China para reunirse con el presidente, Xi Jinping, algo que no había hecho desde que llegó al poder hace seis años. Kim y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, afirmaron el mes pasado su compromiso con el objetivo de "alcanzar, a través de una completa desnuclearización, una península coreana libre de armas nucleares" en una cumbre en la Zona Desmilitarizada que divide sus países. Pero la frase es un eufemismo diplomático abierto a la interpretación por ambas partes.

Gesto de buena voluntad

Corea del Norte lleva mucho tiempo queriendo ver el fin de la presencia militar estadounidense y el paraguas nuclear sobre el Sur, pero invadió a su vecino en 1950 y es la única de las dos Coreas que posee armas nucleares. Esta semana, el Norte liberó a tres coreano-estadounidenses que había detenido, aprovechando la segunda visita en dos meses del secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo. Pompeo prometió el viernes que Estados Unidos trabajaría para reparar la economía de Corea del Norte, paralizada por las sanciones, si Pyongyang renunciaba a su arsenal nuclear. Los periodistas preguntaron al líder de la diplomacia estadounidense sobre el significado de esa frase, que Washington ha repetido sin cesar, y específicamente le pidieron saber si una desnuclearización "completa, verificable e irreversible" implicaría inspecciones a las plantas nucleares de Corea del Norte. "Creo que hay un acuerdo completo sobre cuáles son los objetivos finales", dijo Pompeo, quien rechazó ofrecer más detalles.

Este es el segundo gesto de buena voluntad de Kim desde que se anunció la reunión para destrabar el conflicto y que Estados Unidos retire las sanciones impuestas al régimen por su programa nuclear. En medio de ese proceso, esta semana fueron liberados tres estadounidenses que estaban presos en Corea del Norte.

Una península libre de armas nucleares y un acuerdo de paz definitivo que cierre la guerra de Corea (1950-53) fueron los objetivos fijados por Kim y Moon durante la histórica cumbre intercoreana de abril.

Vuelta de página, según el programa mundial de alimentos

El máximo responsable del Programa Mundial de Alimentos de la ONU dijo ayer que parecía que Corea del Norte "gira una página en la historia", tras una visita de cuatro días al país. David Beasley dijo que había disfrutado de un acceso sin precedentes al hermético país, estando dos días en Pyongyang y dos en el campo, acompañado por escoltas gubernamentales. Beasley declaró que había sin duda un problema de hambre en Corea del Norte pero no al nivel de la hambruna de los 1990. La economía norcoreana ha sido asolada por su propia mala gestión y las sanciones internacionales por el programa de armas nucleares. "Hay una sensación de girar una página nueva en la historia", dijo Beasley, de 61 años, ex gobernador de Carolina del Sur.

Bueyes tirando de arados

Beasley describió la agricultura que presenció fuera de la capital, Pyongyang, en un país donde solo la quinta parte de la tierra es cultivable. "Una de las cosas más poderosas que vi fue en el campo (es primavera, están cultivando). No hay mecanización. Tienes bueyes tirando de arados, hombres y mujeres en los campos", dijo Beasley. "Está muy estructurado, muy organizado, cada centímetro de tierra está siendo trabajado con rastrillos, azadas y palas y están literalmente plantando cultivos hasta el borde de la carretera, por los terraplenes, usando cada superficie disponible porque es una tierra principalmente montañosa".

   Un informe dirigido por la ONU en marzo dijo que la escasez crónica de alimentos y la malnutrición eran generalizadas. Alrededor del 41% —10,5 millones de personas— sufrían malnutrición, dijo. Unos 18 millones de norcoreanos, el 70% de la población incluyendo a 1,3 millón de niños menores de cinco años, dependen del sistema de distribución pública para raciones de cereales y papas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario