El Mundo

El principal opositor de Chávez pidió asilo como refugiado político en Perú

El líder de la oposición venezolana Manuel Rosales, quien llegó a Lima junto a otras 20 personas que también se oponen al gobierno del presidente Hugo Chávez, solicitó ayer asilo político en Perú, en momentos en que Caracas evalúa pedir su captura a nivel internacional. Rosales, que declinó asistir a una corte de su país que evalúa un juicio por corrupción en su contra, llegó a Lima la semana pasada junto a tres de sus hijos y un grupo de tres familias venezolanas que critican la "revolución socialista" de Chávez, dijo una fuente cercana al político.

Miércoles 22 de Abril de 2009

Lima. — El líder de la oposición venezolana Manuel Rosales, quien llegó a Lima junto a otras 20 personas que también se oponen al gobierno del presidente Hugo Chávez, solicitó ayer asilo político en Perú, en momentos en que Caracas evalúa pedir su captura a nivel internacional. Rosales, que declinó asistir a una corte de su país que evalúa un juicio por corrupción en su contra, llegó a Lima la semana pasada junto a tres de sus hijos y un grupo de tres familias venezolanas que critican la "revolución socialista" de Chávez, dijo una fuente cercana al político.

El actual alcalde de Maracaibo, que se enfrentó a Chávez en las presidenciales de 2006, se ha mantenido en la clandestinidad desde fines de marzo, afronta en su país un proceso por presunto enriquecimiento ilícito cuando fue gobernador del estado de Zulia, entre 2000 y 2004.

"Esta mañana (por ayer) se presentó la solicitud de asilo territorial por parte de este líder venezolano", dijo el abogado y legislador peruano Javier Valle Riestra, quien se identificó como defensor de Rosales. "He decidido representarlo debido a que la orden de captura en su contra no es viable, ya que se trata de un acto político", aseguró el influyente abogado peruano quien fue jefe de gabinete durante el gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000).

Rosales también cuenta con la asesoría en Lima del legislador oficialista Jorge del Castillo, ex premier peruano y considerado la mano derecha del presidente Alan García. El jefe de Estado peruano, un ferviente promotor del libre mercado, ha criticado fuertemente las políticas de izquierda en Latinoamérica, lideradas por Chávez. La oposición venezolana afirma que la acusación contra Rosales forma parte de una ofensiva de Chávez para criminalizar a sus adversarios mientras intenta sortear la crisis económica global.

Prófugo de la Justicia. El ministro del Interior y Justicia de Venezuela, Tareck El Aissami, aseguró en Caracas que si Rosales no se presenta en los tribunales “será un prófugo de la Justicia y en consecuencia se activarán los mecanismos que se determinen para su captura internacional”. El funcionario venezolano declaró que Rosales está siendo sometido a la Justicia por un delito común y no político.

Horas antes, el canciller peruano, José Antonio García Belaunde, había dicho que si Rosales solicitaba asilo político sería “un trámite bastante rápido”.

Dirigentes del partido de Rosales, Un Tiempo Nuevo (UNT), dijeron que el político considera que la investigación en su contra en Venezuela está manipulada, ya que Chávez anunció meses atrás su decisión de apresarlo. La Fiscalía venezolana acusa al opositor de no poder justificar unos 68.000 dólares de su declaración jurada de patrimonio del período 2002-2004. El delito contempla una pena por entre 3 y 10 años de cárcel. Rosales alega que los ingresos adicionales a su salario por más de 60.000 dólares se derivan de su actividad agropecuaria. Además precisa que los declaró a la autoridad tributaria, pero que las pruebas consignadas para justificarlos ante la Contraloría no fueron admitidas.

García Belaunde afirmó que la llegada de Rosales no perjudicará las relaciones entre Perú y Venezuela. “Creo que la relación de Venezuela y Perú marcha por un buen carril, está desarrollándose muy bien, muy cordialmente y así va seguir”, refirió el diplomático. Las relaciones diplomáticas entre Caracas y Lima se tensaron durante las presidenciales de 2006, cuando Chávez apoyó la candidatura del ex militar nacionalista Ollanta Humala, rival de García.

Antecedentes. Si Perú acoge a Rosales, no sería la primera vez que este país andino otorgue asilo a opositores venezolanos. Según la Cancillería peruana, otros tres dirigentes han recibido refugio en los últimos años, entre ellos Carlos Ortega, uno de los promotores de una huelga para forzar la renuncia de Chávez a fines de 2002. Ortega, quien se asiló en Perú en 2007, se escapó en 2006 de una prisión militar venezolana, donde cumplía condena por rebelión y conspiración.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS