El Mundo

El presupuesto del gobierno italiano hace sonar las alarmas

El plan de gastos de la Liga y el Movimiento 5 Estrellas lleva el déficit fiscal al 2,4% del PBI. La Bolsa cayó y hay alarma entre los socios europeos

Sábado 29 de Septiembre de 2018

El mercado bursátil de Italia cayó pronunciadamente ayer, luego de que el nuevo gobierno populista anunció un abrupto aumento del gasto público que dejará al déficit en 2,4% del producto bruto interno. La reacción del mercado fue inmediata, así como la de los analistas financieros. La Unión Europea prefirió mantener la calma, pero su desacuerdo resulta evidente. Italia es la tercera economía de la zona euro y desde que gobierna la coalición populista es causa de continua preocupación entre sus socios del continente.    

   La enorme deuda pública italiana, superior al 132% del PBI, se agranda con un déficit fiscal a la suba, como el aprobado ahora por el gobierno de la coalición populista.

   El índice bursátil italiano cayó 4,6%, equivalentes a 22 mil millones de euros, luego que el gobierno anunció sus proyecto de presupuesto por primera vez desde que asumió hace tres meses. Los socios de la coalición de gobierno, el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga, obtuvieron dinero para cumplir sus promesas de campaña, como un ingreso para desempleados y un impuesto universal. El ministro de Hacienda, el independiente Giovanni Tria, había prometido que el déficit no pasaría del 2%.

   El líder del 5 Estrellas, el vicepremier Luigi Di Maio, calificó el texto aprobado como "un presupuesto del pueblo. Estas medidas históricas son una victoria. No es una victoria para el gobierno sino para los ciudadanos. Es un presupuesto que nos permite relanzar las inversiones y el crecimiento". La meta de déficit para 2019 es notablemente más alta que la de 1,6% fijada para 2018 por el gobierno anterior, pero sigue estando por debajo del tope de 3% fijado por la UE. La UE ha estado presionando a Italia a reducir su déficit a fin de hacer bajar su deuda, la más abultada de Europa.

   El presupuesto presentado contempla un gasto extra de 27.000 millones de euros, incluyendo una prohibición de aumentar el impuesto al valor agregado, un ingreso básico garantizado, la derogación de las reformas al sistema de pensiones y un impuesto universal. Para financiar el plan, el gobierno anunció una amnistía fiscal, una revisión de gastos y modificaciones a las exenciones fiscales.

   A diferencia del vendaval bursátil, las autoridades comunitarias han reaccionado con calma. En ocho meses se harán las elecciones al Parlamento Europeo. La Comisión Europea, brazo ejecutivo d e la UE, prefiere centrar el debate en la defensa de las libertades, los valores fundamentales y el Estado de derecho, un terreno en el que los movimientos populistas se defienden con dificultades.

    En Bruselas se apunta a una voluntad de entendimiento, siempre y cuando el gobierno del premier Giuseppe Conte y, sobre todo, los líderes Di Maio y Matteo Salvini (Liga), no violen el marco presupuestario europeo. "No tenemos intención de ir al conflicto", aseguró Di Maio tras celebrar el presupuesto, que incluye muchas de las demandas del 5 Estrellas, como 10.000 millones de euros para combatir la pobreza, una pensión mínima de 780 euros y una partida de 1.500 millones de euros para indemnizar "a las víctimas del sector bancario".

   La primera prueba para el gobierno italiano llegará este lunes, en la reunión mensual del Eurogrupo (ministros de Economía y Hacienda de la zona euro). Los ministros habitualmente más duros (Alemania, Holanda y otros países del norte) podrían aprovechar para llamar al orden a su colega italiano, que les había anunciado un presupuesto más restrictivo. El primer ministro holandés, Mark Rutte, ya se ha mostrado ayer "muy preocupado" y ha señalado que "más allá de lo que le parezca a la Comisión, este tipo de políticas altera a los mercados". Aun así, nadie parece todavía dispuesto a romper puentes con Roma. El choque, de producirse, llegaría en la reunión del Eurogrupo de noviembre. Italia es la primera gran economía europea que tiene un gobierno de signo populista.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario