El Mundo

El presidente de Paraguay, Abdo Benítez, está enfermo de dengue

El mandatario suspendió parte de su agenda y permanecerá en observación. Padece el serotipo 4 que transmite una clase de mosquito.

Jueves 23 de Enero de 2020

El presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, padece un cuadro de dengue, aunque se encuentra "estable, asintomático" y de momento se descarta su internación, confirmó ayer el ministro de Salud de esa nación, Julio Mazzoleni.

La confirmación llegó después de que el mandatario se ausentara el martes de varias actividades prevista en su gira en Alto Paraná a raíz de una indisposición de salud no especificada que desató los rumores sobre un eventual caso de dengue.

Tras avisar que sentía dolores, mareos y fiebre, fue trasladado rápidamente en avión hasta la capital, Asunción, donde llegó alrededor del mediodía.

En una conferencia de prensa, Mazzoleni —que estuvo con él en los actos oficiales— informó que tras realizarle los análisis pertinentes se comprobó la existencia de la enfermedad.

Abdo Benítez tiene el serotipo 4 del dengue, una enfermedad transmitida a través del mosquito Aedes aegypti, reportaron los medios locales.

Mazzoloeni aseguró que el gobernante "ya no tiene los síntomas de la enfermedad, pero que de igual forma guardará reposo por al menos dos días y cumplirá sus actividades oficiales en Mburuvicha Roga, la residencia presidencial, sin necesidad de internación".

"Está en muy buen estado general. Va a cumplir su agenda con restricciones. Está asintomático y vamos a estar controlándolo en estas 24 a 48 horas y, en base a su evolución, estará retomando sus funciones normales", abundó el funcionario.

Mazzoleni resaltó que los efectos de la enfermedad varían en cada persona y destacó que el presidente "es un hombre muy sano que no toma ningún medicamento".

El ministro refirió además que la cartera a su cargo tiene stock de medicamentos para tratar el dengue por al menos tres meses más.

"Las notificaciones por posibles casos de la enfermedad suman unas 3.500 y se espera que este número se duplique próximamente. Los casos confirmados suman unos 1.800 y hay dos fallecidos a causa del dengue", concluyó.

Los meses de verano favorecen la reproducción del mosquito Aedes aegypty, vector del dengue. La enfermedad tiene cuatro serotipos, uno de los cuales, el 2, produce riesgo de vida.

Hospitales colapsados

Paraguay activó la alerta sobre un fuerte repunte de casos que desde principios de mes colapsa los hospitales públicos y que ya dejó como saldo los dos fallecidos confirmados y 12 muertos más bajo sospecha, según reportaron autoridades sanitarias.

En Brasil, que el año pasado registró más de dos millones de casos, y Bolivia, que suele ser otro de los países con mayor circulación del virus, hasta el momento presentan los casos habituales para la época del año.

Sin embargo, el tránsito de personas que habitualmente se produce con los países limítrofes y la presencia del serotipo 4 en Paraguay disparó las alarmas en la Argentina.

Mazzoleni dijo que "La situación en Sudamérica es complicada. El área más afectada por el dengue es Paraguay, tanto el departamento central como Asunción donde están teniendo un brote epidémico; el resto tanto el sur de Brasil como Bolivia por ahora tienen los mismos casos de todos los años".

El argentino Manuel Espinosa, biólogo de la Fundación Mundo Sano, dijo que en nuestro país "el sector salud está atento a la presencia de cuadros febriles y personas sospechosas para disparar la alerta".

"En esta época ante esos síntomas la primera sospecha debe ser dengue y actuar en consecuencia", aseguró Espinosa, quien enumeró las señales a las que hay que estar atento: fiebre alta que aparece rápidamente, dolor de cabeza, dolor de articulaciones y musculares, dolor retroocular (atrás de los ojos).

"Ante un cuadro de esas características, que no presenta síntomas respiratorios, la recomendación es no automedicarse, no tomar aspirina y consultar al médico", aconsejó el biólogo, quien aconsejó hidratarse bien, ya que "tomar agua es muy importante".

En el norte argentino

Manuel Espinosa, coordinador de enfermedades transmitidas por mosquitos de la Fundación Mundo Sano, sostuvo que si bien “en la Argentina todos los años hay probabilidad de casos, de epidemia todavía no se puede hablar porque si bien ya empezó el periodo de transmisión, aún no se llega al pico, que es a partir de febrero”. Aseguró que “las áreas siempre más afectadas son el NOA (Salta y Jujuy), que por ahora viene sin brote, y el NEA (Misiones, Corrientes, Chaco, Formosa)”, donde están más complicados y hubo más casos”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario